24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La lideresa de Ciudadanos, jerezana de nacimiento y catalana de adopción, vive sus momentos más críticos en un partido en descomposición

Inés Arrimadas en la encrucijada: Retrato de la mujer que ha hecho tambalear la política española

Inés Arrimadas
Inés Arrimadas / TVE
Inés Arrimadas está en el centro de la actualidad política. Las mociones de censura en algunos territorios contra Gobiernos del PP vuelven a poner en el ojo del huracán a la formación naranja que presenta importantes divisiones internas y críticas que cada vez se van haciendo más públicas. Arrimadas busca su forma de mantenerse en el poder dentro de un partido en descomposición desde su batacazo en las elecciones generales de noviembre de 2019 y en las recientes elecciones catalanas.

El pasado miércoles un terremoto sacudió la política española. Una moción de censura en Murcia lo desencadenó todo. Ciudadanos, en el Gobierno de la región junto al PP, se unió al PSOE para, mediante este procedimiento, expulsar a los conservadores del ejecutivo murciano.

El miedo a que pasara lo mismo en Castilla y León y Madrid hizo que la presidenta de esta última comunidad, Isabel Díaz Ayuso, convocara elecciones acusando a su vicepresidente, Ignacio Aguado de C's, de traición. 

A la una del mediodía de este mismo miércoles, Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid y líder de Ciudadanos en esta región, salía ante los medios para comunicar que Isabel Díaz Ayuso dimitía y convocaba elecciones. Pocos minutos después, Más Madrid (Iñigo Errejón) y el PSOE de Iñaki Gabilondo presentaban una moción de censura en la Asamblea de Madrid que trataba de impedir la convocatoria de elecciones hecha antes por Díaz Ayuso.

Ignacio Aguado e Inés Arramidas. 

Tal y como adelantó Elcierredigital.com todos estos movimientos se pactaron hace un mes entre los dos partidos. Por el PSOE lo hicieron tres miembros destacados de la formación socialista: su número tres Santos Cerdán, del que elcierredigital.com ya hizo una semblanza y al que bautizamos con el apodo de "el hombre invisible del PSOE"; Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno; y José Luis Ábalos, en su condición de Secretario de Organización del PSOE.

Por parte de Ciudadanos, y aquí viene la gravedad del asunto, sólo eran conscientes de estas conversaciones y conocedores de su contenido dos hombres: Carlos Cuadrado, vicesecretario primero y número dos de la formación y José María Espejo-Saavedra, vicesecretario adjunto, diputado en Cortes Generales y exvicepresidente segundo del Parlament de Cataluña, además de por supuesto, la propia Inés Arrimadas. Por algo fueron apodados en su día "los sargentos" de Arrimadas.

"Dulce pero decidida"

Desde que se hiciera con el poder del partido naranja, Inés Arrimadas, ha intentado superar el fracaso que dejó su predecesor y gran valedor suyo, Albert Rivera. "Es una mujer de trato agradable, dulce en su tono de voz, casi nunca se crispa, pero eso no le resta decisión. Si tiene que defender una decisión lo hace", cuenta a Elcierredigital.com una persona que conoce muy bien a la lideresa naranja. 

"Lo que peor lleva es la traición. Ha convocado el Consejo para el lunes y, seguramente, va a ser implacable con los que han hecho declaraciones un poco fuera del tiesto. Si la traicionas, o ella lo interpreta así, se siente dolida en lo personal y es difícil remontar esa impresión", añade nuestra fuente.  "Puede que siga habiendo sorpresas y que alguna gente salga del partido por decisión suya aunque luego lo vendan como una dimisión", advierten, sobre una mujer que, a punto de cumplir los 40 años, ha vuelto a poner patas arriba el tablero de la política nacional. 

De origen jerezano

Inés Arrimadas García nació el 3 de julio de 1981 en Jerez de la Frontera (Cádiz) siendo la menor de los tres hijos y dos hijas del matrimonio formado por Rufino Arrimadas e Inés García, originarios del pueblo salmantino de Salmoral.

El día de su boda con Xavier Comas. 

Fue en los años setenta cuando la familia Arrimadas se trasladó a Jerez donde el padre montó un despacho de abogados. Rufino también coqueteó con la política siendo concejal del ayuntamiento jerezano por la UCD (Unión de Centro Demócratico). Arrimadas padre sí agotó la legislatura, siendo edil hasta 1983.

Aunque de pequeña quería ser arqueóloga, finalmente pudo más la tradición paterna y estudió Derecho en Sevilla, además de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Pablo de Olavide. Completó su formación con una beca Erasmus en la ciudad francesa de Niza.

Tras completar sus estudios a los 24 años, inició su trayectoria laboral durante un año y medio como responsable de departamento de calidad y administración de la empresa MAT en el Campo de Gibraltar. Fue con su siguiente trabajo en la empresa D’Aleph cuando se trasladó a Barcelona, ciudad clave en su posterior salto a la vida política.

La heredera de Rivera

En un mitin en el Teatro Romea de Barcelona en 2010, después de asistir a un evento electoral de 'Ciutadans', fue cuando decidió interesarse por el partido que lideraba Albert Rivera y que por entonces era sólo de ámbito catalán.

Era la época en la que el partido naranja se vendía como de centro-izquierda, convirtiéndose en un problema para el Partido Socialista Catalán (PSC) del que captaba votantes de las zonas obreras, hartos de que el partido tradicional de izquierdas no fuera claro en las posiciones soberanistas.

Inés Arrimadas y Albert Rivera. 

Así, poco a poco, fue ocupando distintos puestos en el partido convirtiéndose en una de las personas de confianza de Albert Rivera. Sus funciones pasaron por el desempeño de portavoz adjunta y de portavoz de su grupo parlamentario en las Comisiones Parlamentarias de Empresa y Empleo; Políticas de Lucha contra el Desempleo; Igualdad; Juventud y Reforma horaria; Consejo Asesor del Parlamento sobre Ciencia y Tecnología (CAPCIT); y Comisión de Investigación sobre la quiebra de Spanair. En junio de 2015 resultó elegida portavoz del grupo parlamentario.

Fue tras ganar como líder de Ciudadanos en Cataluña las elecciones a la Generalitat el 21 de diciembre de 2017, con 36 escaños, cuando muchos comenzaron a vislumbrar que su papel en el partido era indespensable y una candidata con capacidad de aglutinar gran cantidad de votos.

Un salto a la política nacional que finalmente la ha consolidado como la heredera de Rivera, tras el descalabro de Ciudadanos en las elecciones generales del 10-N. Las semanas siguientes supusieron una auténtica sangría y no pararon de generar titulares en la prensa.

La marcha de otros conocidos dirigentes naranjas como Juan Carlos Girauta, que dejó la política para convertirse en tertuliano televisivo. O de José Manuel Villegas, que finalmente fichó por un despacho de abogados, donde también trabaja su exlíder y amigo Albert Rivera, fueron desangrando al partido.

La formación naranja siguió rompiéndose tras anunciar Arrimadas que diría sí a continuar con el Estado de Alarma como proponía el Gobierno de Sánchez. Dos días antes de la votación también salió con cajas destempladas Marcos de Quinto, uno de los fichajes estrella de Albert RiveraUn pasado reciente, el del hoy abogado ejerciente y novio de la cantante Malú, que parece no querer seguir Inés Arrimadas, que está dispuesta a marcar su rumbo propio en un partido político que parece en permanente riesgo de desaparecer como arena entre los dedos después de haber sido, en sus mejores momentos, la tercera fuerza más votada del país.

COMPARTIR: