27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Denuncia una “limpieza étnica de libro” y advierte que “Erdogan, presidente turco, es un peligro para la paz y la estabilidad mundial”

El diputado Jon Iñarritu en la guerra de Nagorno-Karabaj: “Hay riesgo de genocidio contra el pueblo armenio”

Jon Iñarritu comprobando los restos de la destrucción / Foto: cuenta oficial de Twitter de Jon Iñarritu.
Jon Iñarritu comprobando los restos de la destrucción / Foto: cuenta oficial de Twitter de Jon Iñarritu.
El conflicto de Nagorno Karabaj está alterando el equilibrio de poderes en el Cáucaso. En las últimas semanas, elcierredigital.com ha informado sobre el desarrollo de una guerra que se ha recrudecido recientemente a consecuencia de la utilización de armas prohibidas por la Comunidad Internacional y ataques indiscriminados a civiles. Hoy, contactamos con Jon Iñarritu, Diputado en las Cortes por Guipúzcoa, que se ha desplazado directamente al epicentro del conflicto.

Tal como ha estado informando elcierredigital.com, la situación en Nagorno Karabaj es límite. Armenios y azeríes pugnan por la supremacía de esta región en un conflicto étnico que esconde intereses que implican a poderosos agentes a nivel internacional. En los últimos días, la guerra se ha recrudecido y ambos bandos se han acusado mutuamente de utilizar armas prohibidas como municiones de fósforo blanco y bombas en racimo contra la población civil. El incumplimiento sistemático de las múltiples treguas que se han alcanzado hasta la fecha gracias a la mediación externa tensa aún más la cuerda.

Jon Iñarritu, Diputado de las Cortes Generales por Guipúzcoa y miembro de Euskal Herria Bildu (EH Bildu), se ha desplazado a Nagorno Karabaj para observar con sus propios ojos los horrores de este conflicto y mostrar la “solidaridad” con el pueblo armenio. Desde allí, lleva días denunciando la crisis humanitaria aparejada a la desolación de la guerra a través de sus redes sociales. Elcierredigital.com ha contactado con él para informar sobre la situación desde la experiencia que está viviendo a pie de campo.

- ¿Por qué motivo se ha desplazado a Nagorno Karabaj?

- Me he desplazado a Nagorno Karabaj porque desde el País Vasco tenemos una relación de amistad que viene de hace muchas décadas con el pueblo armenio en general, y con el pueblo de Artsaj en particular. De hecho, el Parlamento Vasco ha reconocido Artsaj como estado independiente. Además, nuestros partidos, Euskal Herria Bildu, pero también otros como el PNV, tienen relaciones bilaterales con las instituciones de Artsaj. Con lo cual, en un momento tan duro como es una ofensiva decidida única y exclusivamente por Azerbaiyán con ayuda de Turquía, hemos venido con el fin de mostrar nuestra solidaridad al pueblo armenio, observar la catástrofe que se está produciendo y denunciar que el mundo esté mirando hacia otro lado mientras aquí se está produciendo una limpieza étnica del pueblo armenio. Hay riesgo de que se produzca un nuevo genocidio contra esta población.

- ¿Cómo está siendo su experiencia en una zona tan dañada por el horror de la guerra?

- La guerra, como siempre, es un drama. En este momento, la mayoría de la población de Artsaj está desplazada, tanto internamente como refugiada en Armenia. Tanto Turquía como Azerbaiyán están utilizando armas prohibidas como son las bombas de racimo y de fósforo blanco. De igual forma, se están buscando víctimas civiles y se están atacando sus infraestructuras (colegios, escuelas, mercados, iglesias…etc.). Es obvio que el objetivo es la limpieza étnica. Esperemos que se pueda evitar.

- Pese a las múltiples treguas que han acordado azeríes y armenios desde el inicio de las hostilidades, los combates se suceden ¿En qué punto está el conflicto en este momento?

- Los llamamientos al cese de la violencia por parte de los tres copresidentes del Grupo de Minsk, el señor Putin, el señor Macron y el señor Trump, no han dado fruto teniendo en cuenta que Azerbaiyán ha decidido romperlos pocos minutos después de haberlos firmado. Es obvio que la participación en el conflicto de Turquía está influyendo más que negativamente sobre la resolución de esta situación. Hoy mismo (6/11/2020), en la capital, Stepanakert, se ha vivido una situación muy dura. Ha habido bombardeos continuos durante toda la noche, con víctimas civiles. Se está buscando que la población salga para tener un territorio liberado antes de intentar conquistarlo militarmente. Como diferentes agencias y medios han publicado, Turquía ha desplazado a la zona miles de mercenarios yihadistas desde zonas en conflicto como Siria. Esto ha introducido un nuevo elemento de inestabilidad en la zona, que no solamente afecta al sur de Artsaj, sino a toda la región. Pedimos que las autoridades internacionales intervengan para investigar y tomar medidas contra los responsables de la utilización de material no convencional y de atentar contra objetivos civiles. Se han visto imágenes terribles de decapitaciones y ejecuciones de prisioneros de guerra. Los hechos son muy graves.

- Como ha comentado, en las últimas horas ha trascendido información sobre la utilización de armas prohibidas como municiones de fósforo blanco o bombas de racimo sobre la población civil. ¿Estamos a las puertas de una crisis humanitaria?

- La utilización de armamento no convencional está más que probada. No estamos a las puertas de una crisis humanitaria, de hecho, ya estamos dentro de ella. Si tenemos en cuenta la situación de los desplazados, los bombardeos a estructuras básicas y la proximidad del invierno, la situación que podemos encontrarnos puede ser kafkiana. Es algo más que una crisis humanitaria. Es una limpieza étnica de libro. Las autoridades internacionales tienen la responsabilidad de prevenir este tipo de situaciones. En este sentido, esperemos que se tomen medidas contra Turquía y Azerbaiyán, que son quienes están, de manera unilateral, llevando este conflicto a una población pacífica y democrática como es la de Artsaj.

- El respaldo bélico de actores aparentemente ajenos al conflicto parece evidente. ¿En qué medida están apoyando militarmente Turquía y Rusia a las fuerzas azeríes y armenias?

- Armenia tiene un acuerdo militar de defensa con Rusia que se circunscribe únicamente al territorio de Armenia. No afecta a Nagorno Karabaj. Por otro lado, Azerbaiyán tiene el apoyo de su hermano mayor, Turquía, no solamente en cuestiones de armamento y entrenamiento militar, sino que, como señalan varias agencias, está guiando y presionando al propio Aliyev (presidente de Azerbaiyán) para que continúe en la guerra a pesar de los llamamientos de diferentes instituciones internacionales y del grupo de Minsk. Detrás de ello, se adivina que pueda estar el desarrollo del plan de neo-otomanismo por parte del señor Erdogan y del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo Turco, que Erdogan preside). Hay que tener en cuenta que no solamente está produciendo inestabilidad en el Cáucaso, sino que también está incendiando todas las zonas regionales próximas a Turquía. En el Mediterráneo, con asuntos como puedan ser Libia, Chipre o Grecia, y en Oriente Medio, con su participación e incursiones en el Kurdistán sirio (Rojava), en el norte de Irán y ahora en la zona del Cáucaso. Erdogan es un peligro para la paz y la estabilidad mundial. Por eso, este conflicto hay que leerlo más en clave geopolítica que por el hecho de que Aliyev haya buscado la cohesión interna por medio de la generación de otro conflicto.

- En redes sociales ha manifestado la necesidad de una intervención de la Comunidad Internacional, ¿cree que esta llegará pronto?

- Yo creo que la clave está en la intervención inmediata de la Comunidad Internacional. Los copresidentes ni siquiera han logrado un alto al fuego humanitario. Yo creo que tanto Naciones Unidas, como el Consejo de Europa, la propia OTAN de la que Turquía es miembro y la Unión Europea deben intervenir para que cese esta limpieza étnica y por fin se establezcan las bases para una solución dialogada. No hay salida militar al conflicto. Esta solo puede llegar a través del diálogo y la negociación. Esperemos que la ayuda llegue rápido porque la situación, como digo, es dramática.

COMPARTIR: