20 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Milagros, la hija de una familia que acogió a Luisito en Entrevías, lo confirmó a elcierredigital.com tras ver la noticia en Telemadrid

El hijo primogénito de El Fary, José Luis Cantero Rodríguez, murió hace un año en Madrid

Exclusiva José Luis Cantero Rodríguez /
José Luis Cantero Rodríguez / "Aquí hay madroño" (Telemadrid).
El peor de los presagios se cumplió. Una vecina y amiga de Luisito, el hijo primogénito de El Fary, confirmó ayer que José Luis Cantero Rodríguez falleció hace aproximadamente un año en la habitación que tenía alquilada en el humilde barrio madrileño de Entrevías. Adela Cantero, su hermana, lo buscaba desde hacía tiempo y elcierredigital.com publicó ayer lunes este llamamiento desesperado de Adela que no conocía su paradero desde hacía dos años.

"Luisito murió hace un año o así. Estaba muy malito del cáncer y falleció en casa después de irse del hospital Gregorio Marañón, donde estaba ingresado". Así resume Milagros, una vecina del madrileño barrio de Entrevías, el triste final de José Luis Cantero Rodríguez, el hijo primogénito de El Fary que buscaba su hermana de padre, Adela Cantero de Miguel, desde hace un tiempo.

Luisito en una imagen de Telemadrid.

Milagros llamó anoche a elcierredigital.com después de que el reportaje sobre la búsqueda de Adela que dio este diario tuviese repercusión en el programa de televisión "Aquí hay madroño" de Telemadrid, donde ella tuvo conocimiento del llamamiento familiar. Milagros explicó que "murió hace un año aproximadamente, lo ingresaron en el hospital, pero él no quiso quedarse y fue a morir a casa. Vivía con otro chaval llamado Miguel. Tenía una pensión y había dejado las drogas.  Él se tomaba una cerveza de vez en cuando. Jugaba al mus en una bodega de la calle Mudela y aquí todo el mundo lo conocía".

Milagros cuenta que conocieron a Luisito porque un familiar suyo cumplió condena con él hace muchos años, primero en Carabanchel y luego en Aranjuez y "cuando mis padres iban a comunicar pues aprovechaban y lo visitaban a él. Estaba muy solo y a mis padres les daba pena. Luego cuando salió venía aquí a comer a casa algunas veces, no tenía donde ir, le dimos ropa de mi hermano y de alguna manera, lo adoptamos porque nadie se ocupaba de él. Luego alquiló una habitación aquí muy cerca", recuerda Milagros, que añade que "iba todos los sábados a comer al bar de un amigo en Aranjuez porque conocía allí a alguien que le daba alguna ayuda de vez en cuando".

Perseguido por la tragedia

Se da la circunstancia de que en enero de este mismo año, unos meses después de que Luisito falleciera el destino golpeó trágicamente a Miguel A., propietario de la casa donde el hijo de El Fary ocupaba una habitación alquilada desde que salió de la prisión de Aranjuez. 

Incendio en la casa donde vivía El Fary.

El 26 de enero de 2019 un incendio devastaba el piso que había sido el último hogar de Luisito. Eran las seis de la mañana cuando las llamas arrasaban el tercero A. El fuego, originado por causas desconocidas dejó tres muertos, entre ellos Miguel A., el dueño del piso, y un matrimonio sexagenario que no pudo escapar del humo y la falta de oxígeno. Miguel, el casero de Luisito, trató de avisar a sus vecinos de lo que ocurría llamando a varias puertas pero corrió la misma suerte que ellos y falleció un día después en el hospital.

Llamamiento de Adela

Elcierredigital.com publicó el lunes el desesperado llamamiento de la hermana de José Luis, Adela Cantero de Miguel, que contaba la triste historia de su hermano. José Luis estuvo casi toda su vida enganchado a las drogas, fue politoxicómano y pasó la mitad de su existencia en diferentes cárceles españolas. La familia no tenía ni tan siquiera una buena fotografía de él.

José Luis es el hijo mayor de José Luis Cantero Rada, el cantante El Fary, fallecido en el año 2007 de un cáncer fulminante y su hermana Adela lo buscaba. Luisito nació el 7 de junio de 1966 y falleció con 52 años, víctima de un tumor de próstata y de un cáncer de riñón. José Luis era fruto de la relación de José Luis Cantero, el Fary, con Ana Rodríguez Abad, ambos ya fallecidos.

Desde muy joven José Luis, nacido en Madrid, tuvo problemas con las drogas y se enganchó pronto a ellas. Sólo tuvo contacto con su hermana Adela Cantero de Miguel, fruto de la relación de el Fary durante 10 años con Pilar de Miguel, que nació dos años después que José Luis. Su hermana Adela Cantero contaba a elcierredigital.com que "yo me lo traje a mi casa de Alicante hace diez años, intentamos que dejara las drogas y el juego. Se gastó los 300 mil euros de la herencia de nuestro padre en apenas un año y aunque lo llevé al médico y quisimos ayudarlo no hubo manera".

Adela Cantero buscaba a su hermano desde hace unos meses.

José Luis había estado unos 20 años en prision por varios delitos de robo. Era politoxicómano, pero en una de sus salidas penitenciarias su hermana Adela lo recogió y José Luis aprovechó para reclamar su parte de la herencia de El Fary, 300.000 euros, que gastó, según su hermana "en drogas y juegos online, porque estaba enganchado al juego también" y recuerda que "volvió a las andadas aquí en Alicante y cuando se acabó el dinero, robó un coche y lo estrelló, luego entró en una tienda, les dijo a las chicas que se metiesen dentro de las cortinas y luego salió a esperar a la policía sentado en un banco". El dinero lo agotó en apenas un año y el hijo de El Fary no tenía donde ir.

Durante un tiempo el dinero de la herencia se lo estuvo administrando su abogado, Ramón Fernández de Mera, pero luego Luisito se lo reclamó y, evidentemente, se lo dio. Su abogado logró que evitase la prisión por última vez, donde querían meterlo por conducir sin carnet. En 2017 un informe médico presentado por su abogado dice que padecía cáncer de próstata y  de riñon y que tenía que acudir a diálisis con frecuencia, también destacaba que era "consumidor activo de cocaína y heroína", aunque su amiga Milagros contaba que ya lo había dejado. Su informe medico también decía que Luisito padecía hepatitis C sin tratar y una EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Adela reconocía que "aunque me duela mucho reconozco que cuando estaba en la cárcel estaba más tranquila porque sabía que estaba controlado" y añadía que dejó la prisión hace dos años y "desde entonces no sabemos si está vivo o muerto y sus hermanas de Aranjuez nunca han querido saber nada de él". Precisamente, la última cárcel donde cumplió condena fue la de Aranjuez, en Madrid.

Su únicca hermana, Adela, decía entender la postura del resto de hermanos y no criticaba que los pequeños, Raúl y Javier Cantero Olmedilla, que nacieron de la relación de El Fary con Conchi Olmedilla, no hayan querido saber nada de su hermano, al igual que las dos hermanas por parte de madre, que viven en Aranjuez: "Yo también tenía a mis hijas pequeñas entonces en casa y no quería que vieran aquello así que le alquilé un piso, que dejó sin pagar y tuve que pagar yo cuando lo volvieron a meter en la cárcel".

Viva imagen de su padre

Adela no guardaba ninguna foto de Luisito, "pero era la viva imagen de su padre", recuerda su abogado. El 19 de febrero de 2013 José Luis salió de la cárcel de Navalcarnero y un  juzgado penal de Almería le requirió para que cumpliese una pena de dos años y seis meses de prisión, pero José Luis nunca hizo caso a la requisitoria y no llegó a ingresar en la cárcel.

Otra imagen de José Luis ofrecida por "Aqui hay madroño", de Telemadrid.

La hermana de José Luis, Adela, temía el lunes que su hermano hubiese corrido la peor de las suertes "porque tenía tumores cancerígenos", aunque reconoce que "aquí en casa le llamábamos "el gato" porque tenía siete vidas, tuvo varios accidentes con coches robados e incluso una vez le atropelló un camión y sobrevivió, pero si está muerto pues me gustaría saber donde fue enterrado", pero el peor de los presagios parece haberse cumplido. Ahora, la prioridad es saber donde reposan los restos mortales.

COMPARTIR: