07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mató a sus víctimas en Madrid en 2016, huyó a su país, fue detenido en 2018 y está protegido por la Contrainteligencia Militar de Maduro en Caracas

Localizamos en Venezuela al asesino del triple crimen de Usera, el exmarine Hanid Ortiz

El presunto asesino será juzgado en Venezuela.
El presunto asesino será juzgado en Venezuela.
Después de dos años de impases entre los tribunales españoles y el Supremo venezolano, el juez Juan Carlos Peinado ha trasladado el expediente casi listo contra Hanid Ortíz, el responsable del triple asesinato de Usera en 2016. Fue detenido en 2018, pero las autoridades de Venezuela se negaron a extraditarlo, aún teniendo orden de captura en la INTERPOL. Ahora, serán los tribunales de Caracas, los que decidan la suerte del asesino.

El juez instructor Juan Carlos Peinado, del Juzgado 41 de Madrid ha tirado la toalla con respecto a la extradición de Hanid Ortíz, por el triple asesinato de Usera. Peinado ha enviado el expediente de la causa que apunta a Ortíz como culpable a un tribunal de Venezuela para que sea analizado y juzgado en el país caribeño, donde se encuentra detenido desde hace un año.

Este militar americano, de origen venezolano, estaba unido sentimentalmente al médico alemana Irina Trippel, que había acudido a España a realizar unos cursos de aprendizaje en medicina. Durante ese período de tiempo, había mantenido relaciones sexuales y sentimentales con el abogado peruano Víctor Joel Salas, en cuyo bufete aparecieron muertas las tres personas. Fue gracias al tapón de una botella de agua encontrado en la escena del crimen como la policía logró resolver el brutal asesinato.

En el expediente que ha remitido el juzgado de Madrid a Carcas, se da casi totalmente probado que: Hanid-Ortiz se desplazó a España desde Alemania, donde residía, al tener conocimiento de la relación que mantenía su compañera, la médico alemana, con el abogado peruano. Lo hizo en un coche Volkswagen Polo desde Alemania hasta España.

Maritza Osorio, una de las víctimas.

Una vez en la capital de España, Dahud Hanid-Ortiz se desplazó inmediatamente hasta el despacho del abogado peruano, sito en la calle Marcelo Usera, vía principal del distrito del sur de Madrid. Dahud llegó en torno a las 14:00 de la tarde. Lo primero que hizo fue preguntar por el abogado Victor Joel Salas a las dos chicas que compartían el despacho con él, su secretaria Maritza Osorio (46) y la abogada Elisa Consuegra (31). Maritza, inmediatamente, llamó al abogado por teléfono para indicarle que había una persona muy nerviosa que le buscaba en su lugar de trabajo.

La investigación policial asegura que el abogado, intuyendo de inmediato la gravedad del caso, no apareció por allí. Según fuentes judiciales, el militar se introdujo en el baño de la oficina. Allí sacó un machete que llevaba consigo. Nada más salir del servicio, degolló a Elisa y le clavó el machete cerca del tórax. Al darse cuenta del asesinato de su compañera, Maritza cogió una palanqueta que había en el despacho del abogado peruano para defenderse. Salas la tenía allí guardada ante posibles amenazas. No era la primera vez que las sufría. Sin embargo, a Maritza todo se le volvió en contra. La fortaleza del militar americano era muy superior a la suya. Hanid-Ortiz le arrebató la palanqueta y con ella le destrozó la cabeza.

Con los dos cadáveres en el suelo y durante varias horas, Dahud esperó pacientemente a que llegara el abogado peruano, al que buscaba para matar. En torno a las 5 de la tarde, apareció en el despacho alguien a quien no esperaba. Era el ciudadano ecuatoriano John Pepe Castillo Vega, un cliente que iba a buscar al bufete unos papeles de su hijo. Al encontrarse la puerta entreabierta se introdujo en el despacho y el ex militar, creyendo que se trataba de su objetivo, le golpeó varias veces en la cabeza con la palanqueta que el letrado tenía escondida para protegerse. Le destrozó el cráneo, provocándole la muerte inmediata.

La policía venezolana y su falta de fiabilidad

Por su parte, las autoridades venezolanas dan poca confianza a la justicia española. Desde Caracas no se daba información oficial, hasta que fue publicado por dos medios locales. Tras la petición de información del juez, la policía de Venezuela confirmó que el fugado si se encontraba detenido en el país.

Fuentes relacionada con el caso del triple crimen de Usera, que conmocionó a la sociedad española en junio de 2016, han confirmaban a El Cierre Digital que la policía venezolana sí montó un operativo liderado por el Comando Nacional Antiextorsión de la Guardia Bolivariana para detener a este presunto asesino en el año 2018. Fue arrestado en Ciudad Guayana, en el Estado venezolano de Bolívar, y posteriormente trasladado Dirección General de Contrainteligencia Militar, situada en Caracas.

Elisa Consuegra otra de las víctimas.

El hecho no se supo con claridad hasta que el periódico El Nacional de Caracas y el portal cubano 14YMedio.com se hiceron eco de la detención de ese ex militar por funcionario del CONAS. Por lo que las autoridades concluyeron que Dahud Hanid-Ortiz sí que fue detenido e identificado. “Otra cosa es que a día de hoy siga detenido en DGCIM. A lo mejor lo que está haciendo a la policía bolivariana es esconderlo” afirman de la defensa de los tres asesinados.

Los cadáveres en Usera.

La Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela detuvo el 13 de octubre de 2018 Dahud Hanid-Ortiz, un exmilitar estadounidense de origen venezolano acusado del triple crimen cometido en un despacho de abogados del distrito madrileño de Usera en 2016. La policía venezolana montó un operativo liderado por el Comando Nacional Antiextorsión de la Guardia Bolivariana para detener a este presunto asesino. Fue arrestado en Ciudad Guayana, en el Estado venezolano de Bolívar, y posteriormente trasladado a la Dirección General de Contrainteligencia Militar, situada en Caracas.

La justicia española emitió hace casi dos años una orden de búsqueda y captura y entrega internacional para que en el momento que fuera detenido pusieran al ex militar americano a disposición de los tribunales españoles.

“No extraditan venezolanos por ningún crimen”

El alto Tribunal venezolano respondía negativamente a la solicitud de extradicción de Dahud Hanid Ortiz, de 48 años, un exmilitar americano, pero con nacionalidad venezolana, acusado en España de tres asesinatos ocurridos en el madrileño barrio de Usera el 22 de junio de 2016.

El titular del juzgado de Instrucción número 41 de Madrid, Juan Carlos Peinado García, había cursado la orden de extradicción, tras la detención del sospechoso gracias a una orden internacional emitida a Interpol, pero ahora los jueces venezolanos niegan la extradicción con el único argumento de que Hanid tiene nacionalidad venezolana.

El abogado Víctor Joel Salas.

El tribunal venezolano respondía así a una solicitud del Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid que investiga a Hanid Ortiz por el asesinato de John Pepe Castillo, Maritza Osorio y la abogada Elisa Consuegra.

Aunque la noticia tomó por sorpresa a los jueces españoles, es algo normal en Venezuela. Según explica el presidente de la Fundación Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto a elcierredigital.com: “la constitución prohíbe de cualquier forma la extradición de ningún venezolano a otro país, independientemente del crimen que haya cometido”.

Nieto se refiere al artículo número 6 de la constitución venezolana que reza: “La extradición de un venezolano no podrá concederse por ningún motivo; pero deberá ser enjuiciado en Venezuela, a solicitud de parte agraviada o del Ministerio Público, si el delito que se le imputa mereciere pena por la ley venezolana”.

Dahud Hanid-Ortiz (54 años) es natural de Venezuela. Se formó en el Estado de Arizona y pasó 19 años de su vida en el Ejército de los Estados Unidos. Durante su carrera militar recibió una distinción corazón púrpura por heridas en Irak. De hecho, durante su servicio en el Ejército sufrió diferentes lesiones físicas y mentales.

COMPARTIR: