01 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue declarada culpable de tres asesinatos y otros dos intentos frustrados, por los cuales no mostró arrepentimiento alguno

Joanna Dennehy, asesina en serie: La primera mujer condenada por un jurado a cadena perpetua en el Reino Unido

Joanna Dennehy, asesina en serie
Joanna Dennehy, asesina en serie
Joanna Dennehy con solo 31 años años se convirtió en una asesina en serie tras acabar con la vida de tres hombres. Su deseo, según confesaría más tarde, era ser una criminal tan famosa como Bonnie y Clayde. Fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por la naturaleza de sus crímenes.

Joanna Dennehy nació en 1982 en Harpenden a las afueras de Londres. Su infancia, según fuentes cercanas, fue bastante feliz y normal, pero todo cambió a la entrada en la adolescencia. Su carácter cambió repentinamente y comenzaron los comportamientos extraños, se escapaba del instituto, fumaba, bebía y se enfrentaba continuamente a sus padres. A los 13 años se escapó de casa por primera vez con un chico cinco años mayor que ella pero regresó al poco tiempo por falta de dinero. Dos años después, a sus 15, empezó una relación con John Treanor, de 20 años, con quien se acabo mudando poco tiempo después.

En cuestión de cuatro años se quedó embarazada dos veces y tuvo un niño y una niña por los que intentó dejar el alcohol y las drogas, pero, cuando su segundo hijo era aún muy pequeño volvió a caer en el mundo del alcohol y las fiestas lo que le hacía llegar a casa ebria y bastante agresiva. Una de esas noches, en 2009, Dennehy amenazó a Treanor con una daga de 15 centímetros lo que provocó que este huyera llevándose a sus hijos con él.

Carrera criminal

Antes de comenzar con los asesinatos, concretamente en 2012, fue condenada por agresión y diagnosticada de trastorno de personalidad antisocial. A su salida de prisión, Joanna se puso en contacto con una agencia inmobiliaria de Peterborough para buscar alojamiento. Encontró una habitación en un piso compartido gracias a Kevin Lee, copropietario de la agencia. Lee le conseguía algún trabajo como su ayudante, sobre todo le acompañaba en algunos desalojos de viviendas, lo que le daba acceso a casas vacías sin propietarios.

En una de esas propiedades, el 19 de marzo de 2013, cometió su primer asesinato. Lukasz Slaboszewski de 31 años recibió un mensaje de Dennehy citándole en una casa para pasar un rato juntos. En cuanto llegó recibió una puñalada mortal en el corazón convirtiéndose en la primera víctima de la asesina en serie. Ella misma arrastró el cadáver hasta un contenedor de basura cercano y, demostrando que no tenía arrepentimiento ninguno, mostró el cuerpo a una niña de 14 años que pasaba por allí.

El segundo crimen llegó unos 10 días después cuando apuñaló a su compañero de piso, John Chapman de 56 años, en el cuello y en el corazón.

Su última víctima mortal fue Kevin Lee a quién atrajo a su casa prometiendo favores sexuales. Le asaltó asestándole varias puñaladas en los pulmones y el corazón. Como remate final del crimen, vistió el cadáver de Lee con un vestido negro de lentejuelas, lo que más tarde en el juicio se consideraría una prueba de que los asesinatos se cometieron por una motivación sádica y sexual.

Víctimas de Dennehy/ Infobae

Para deshacerse de los dos últimos cadáveres, Joanna Dennehy contactó con Gary Stretch quién, no solo le ayudó a transportar los cuerpos a una zanja rural, sino que, el 2 de abril, llevó a Joanna a intentar cometer otro asesinato después de que esta le dijera que quería divertirse.

Ambos llegaron a la zona de Hereford en pleno día y, escogiendo totalmente al azar, Dennehy apuñaló por la espalda a Robin Bereza mientras paseaba a su perro. Pocos minutos después cometió la misma acción contra John Rogers. Las dos víctimas lograron sobrevivir tras ser trasladados al hospital. Los vecinos llamaron a la policía tras los ataques y gracias a las cámaras de seguridad y la descripción que aportaron los testigos, Joanna y su cómplice fueron detenidos.

Joanna Dennehy fue condenada por una sentencia de jurado a cadena perpetua por tres asesinatos y dos intentos de asesinato. La condena está justificada debido a la premeditación existente a la hora de cometer los crímenes y a su falta de arrepentimiento. Su cómplice, Gary Stretch fue condenado también a cadena perpetua pero con posibilidad de libertad condicional al cumplimiento de 19 años de condena.

COMPARTIR: