21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Vicepresidente Segundo y titular de Derechos Sociales y Agenda 2030 gratificó además con más de 40.000 euros a sus dos secretarios de Estado

Los "favoritos" de Pablo Iglesias: Quince altos cargos de su Ministerio han cobrado más de un millón de euros

Julio Rodríguez, Ione Belarra, Pablo Iglesias, Ignacio Álvarez, Joseba Miren García Celada y Santiago Jiménez.
Julio Rodríguez, Ione Belarra, Pablo Iglesias, Ignacio Álvarez, Joseba Miren García Celada y Santiago Jiménez.
El ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que dirige el vicepresidente segundo Pablo Iglesias dispone de un presupuesto para este año 2021 de 3.836 millones de euros. Una gran parte de ese dinero, en concreto 2.919 millones, dependen de los presupuestos generales del Estado y el resto, 917 millones de euros llegarán de los fondos europeos. También de los presupuestos dependen los sueldos de 16 altos cargos, Iglesias incluido, que se repartieron en 2020 casi 1,2 millones de euros.

Una parte de esa partida se destina a sueldos de altos cargos públicos. Podría parecer que quien más cobra es el jefe de todo el organigrama, Pablo Iglesias Turrión, ministro y vicepresidente segundo del Gobierno. Sin embargo, su sueldo el pasado año fue como el de otros ministros, 77.173,77 euros.

Directamente de Pablo Iglesias depende su Gabinete, el Real Patronato sobre Discapacidad, la Secretaría de Estado de Derechos Sociales, la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 y la Subsecretaría de Derechos Sociales y Agenda 2030.

En total, todo el equipo de Pablo Iglesias cobra 1.182.434,70 euros que se reparten entre el propio Iglesias y sus 15 personas de confianza que ocupan todos los puestos altos del organigrama. El sueldo medio es de 74.000 euros anuales.

Llaman la atención algunas de las remuneraciones finales, que al acabar el año superaron los cien mil euros aunque en muchos casos ocuparon sus cargos entre el 15 y el 18 de enero de 2020.

Los dos secretarios generales y el subsecretario que dependen de Iglesias directamente, superan con creces su sueldo. Esto se debe al famoso complemento que todos los ministros pueden repartir a discreción. Hay una gran opacidad sobre el famoso complemento de productividad. Se sabe quién los concede pero no cuándo, si se reparte mensualmente o se abona a fin de año, si hay una evaluación sobre los objetivos y cuáles son.

Ignacio Álvarez Peralta en un curso de verano.

En este caso, Ignacio Álvarez Peralta, secretario de Estado de Derechos Sociales, Ione Belarra Urteaga, secretaria de Estado para la Agenda 2030 y Joseba Miren García Celada son los tres altos cargos que se habrían repartido los alrededor de 40.000 euros anuales de este complemento para cada uno por decisión privada de Pablo Iglesias.

El reparto viene recogido por ley en el BOE, que señala que estos altos cargos "(…) percibirán el complemento de productividad que, en su caso, y de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.1.E del presente real decreto-ley, les asigne el titular del Departamento, dentro de los créditos previstos para tal fin".

¿Qué dice el citado artículo?  Pues que "el complemento de productividad retribuirá el especial rendimiento, la actividad y dedicación extraordinarias y el interés o iniciativa con que se desempeñen los puestos de trabajo. Cada Departamento ministerial u organismo público determinará, dentro del crédito total disponible (…) las cuantías parciales asignadas a sus distintos ámbitos orgánicos, territoriales, funcionales o de tipo de puesto. Así mismo, determinará los criterios de distribución y de fijación de las cuantías individuales del complemento de productividad, de acuerdo con las siguientes normas:

- La valoración de la productividad deberá realizarse en función de circunstancias objetivas relacionadas con el tipo de puesto de trabajo y el desempeño del mismo y, en su caso, con el grado de participación en la consecución de los resultados u objetivos asignados al correspondiente programa.

- En ningún caso las cuantías asignadas por complemento de productividad durante un período de tiempo originarán derechos individuales respecto de las valoraciones o apreciaciones correspondientes a períodos sucesivos".

Uno de los factores para tener derecho a este complemento puede ser algo tan sencillo para el común de los mortales como trabajar por las tardes. Además, hace unos meses los altos cargos de Unidas Podemos tenían limitado su sueldo a tres salarios mínimos interprofesionales, es decir, 950 euros por 3, un total de 2.850 euros. Sin embargo, con el nuevo sistema aprobado por la comisión ética del partido morado, los secretarios de Estado, subsecretarios, viceconsejeros autonómicos y directores o subdirectores generales entregarán entre un 15% y un 35% de su salario a la formación, que decide el destino de ese dinero.

El sueldo de Iglesias y un desfase de 40 mil euros

El sueldo asignado a Pablo Iglesias es de 79.746 euros anuales en 2020, pero cobró 2.573 euros menos porque llegó al cargo el 13 de enero. Por lo tanto, su sueldo real fue inferior, de 77.173 euros.

En cambio, según el BOE de 22 de enero del año pasado, los secretarios de Estado percibieron un sueldo de 14.097 euros anuales, a los que se incluyen dos complementos: Destino (22.914 euros) y el específico (35.755 euros). Un total de 72.766 euros. Además, los meses de junio y diciembre tienen derecho a percibir una paga extraordinaria de 2.346 euros (710 euros más la parte proporcional del complemento de destino). Así, un secretario de Estado ingresó, aproximadamente, y con el BOE en la mano, cerca de 77.300 euros. Sin embargo, esa no es la cantidad real que cobraron, hay un desfase de unos 40.000 euros.

Irene Montero e Ione Belarra en el Congreso.

Por ejemplo, en el portal de Transparencia del propio ministerio aparece reflejado que el sueldo del secretario de Estado de Derechos Sociales, Ignacio Álvarez, fue de 121.173 euros, mientras que la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, percibió 118.248 euros. En el caso de la segunda, además tiene derecho a cobrar la indemnización libre de impuestos del Congreso de los Diputados por ser diputada por Navarra, en total catorce pagas de 1.959 euros. A Álvarez le "cayeron" 43 mil euros por productividad y a Belarra otros 40 mil.

Es decir, en el caso de Belarra son 14 pagas de 1.959 euros por ser diputada electa por una circunscripción distinta a Madrid, en total 27.938 euros anuales exentos de tributación. Sumemos, Ione Belarra cobró, por un lado, más de 118.000 euros por ejercer de secretaria de Estado y 28.000 euros del Congreso de los Diputados con solo 33 años y una experiencia en política como cargo electo de menos de cinco años.  No está nada mal la carrera de Belarra hasta la cima de la política.

Pero averiguar el sueldo real no es tan fácil, ya que el secretario de Estado, Ignacio Álvarez Peralta, es funcionario de carrera y en su sueldo se incluyen cinco trienios de antigüedad. Además, al militar en Podemos ambos tienen que donar un porcentaje al partido. Es decir, que cuanto más abultada sea su nómina mejor también para Podemos. En comparación con otros partidos, Ciudadanos obliga a sus cargos públicos a donar el 8% del sueldo. Ignacio Álvarez Peralta es Doctor en Economía Internacional por la Universidad Complutense de Madrid, licenciado en Economía (premio extraordinario fin de carrera) por la Universidad Complutense de Madrid.

Ione Belarra, Ignacio Álvarez y Pablo Iglesias en el Congreso.

Álvarez fue profesor del Departamento de Estructura Económica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) e investigador del Instituto Complutense de Estudios Internacionales. Anteriormente trabajó como profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Valladolid (UVA), y también como asesor en el Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

Funcionario de carrera del Cuerpo de Profesores de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid por la especialidad de Economía (oposición aprobada en 2002, actualmente en excedencia). Es también autor de numerosos artículos académicos en revistas científicas, y coautor de diversos libros. Habla inglés y francés, según su currículum oficial. Su jefe de Gabinete es un castellano manchego, exlíder de la gestora de Podemos en Castilla-La Mancha y profesor de Macroeconomía de la Universidad regional, Jorge Uxó.

La imagen de Podemos

Pero la verdadera punta de lanza e imagen destacada de Podemos es la diputada Ione Belarra, secretaria de Estado para la Agenda 2030. Belarra conoció a la ministra de Igualdad, Irene Montero, en los pasillos de la Universidad Autónoma de Madrid mientras las dos cursaban estudios de Psicología. Durante la baja de maternidad de Montero y en periodos vacacionales, Belarra hizo de sustituta en funciones de coordinación y portavocía parlamentaria. Tiene 33 años y su jefa de Gabinete es Selma Villa, socióloga y profesora, que había sido asesora del Grupo Parlamentario Unidas Podemos en Galicia, hasta que se incorporó al equipo de Belarra, donde tiene rango de subdirectora general.

                                                                                                 Joseba Miren.

Por otra parte, el tercer dependiente de Iglesias es el subsecretario de Derechos Sociales y Agenda 2030, Joseba Miren, que cobró el pasado año 108.494 euros. Pero su sueldo, según  el BOE rondaría los 70.000 euros, la diferencia es el complemento de productividad ya mencionado, concedido a dedo por Iglesias. Es licenciado en Derecho (Universidad Complutense de Madrid). Año 1984. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado desde 1986 y posee un Máster en Dirección de Proyectos Informáticos (DISTIC y NCC-España).

Otro de los cargos que superó el umbral de los cien mil euros fue el jefe de Gabinete de Iglesias, José Julio Rodríguez Fernández, que cobró 102.961,25 euros por 11 meses y medio de trabajo. El currículum de Julio Rodríguez es de sobra conocido, ya que fue militar y piloto de caza y alcanzó el grado de general del Aire. Entre 2008 y 2011 ocupó el cargo de JEMAD, Jefe del Estado Mayor de la Defensa, nombrado por el presidente Rodríguez Zapatero.

El director adjunto al Gabinete, por debajo de Rodríguez, es Santiago Jiménez, que cobró 89.173 euros, incluidos cinco trienios de antigüedad. Jiménez es licenciado en Derecho y pertenece al Cuerpo Diplomático. En 2008 fue nombrado Consejero Técnico en la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno. Como diplomático ha trabajado en Egipto, Siria y Emiratos Árabes. En agosto de 2019 fue nombrado subdirector general en la Oficina de información Diplomática en el Ministerio de Asuntos Exteriores hasta ocupar el puesto actual en el Gabinete de Iglesias. El siguiente en el escalafón es el secretario General Técnico, Rubén Baz, que cobró 85.978 euros. Baz es licenciado en Derecho (Universidad de Salamanca), máster en Dirección Pública y Liderazgo Institucional (Universidad de Vigo) y ha realizado los Programas Ejecutivos de Liderazgo Público del IE Business School y en Gobernanza del Sector Público de ESADE. Funcionario de carrera del Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado (actualmente en excedencia) y de la Escala Técnica de Gestión de OO.AA. del Estado.

Directamente dependiendo de Ione Belarra, la secretaria de Estado para la Agenda 2030, está la Dirección General de Políticas Palanca para el Cumplimiento de la Agenda 2030, a cuyo frente se encuentra Gabriel Castañares. Es muy difícil saber qué significa exactamente lo de "Políticas Palanca", pero el sueldo de Castañares es de 78.973 euros anuales. Su currículum dice que es licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Autónoma de Madrid (2006) con una estancia anual de investigación en la Universidad de Wageningen (Países Bajos) donde presentó el proyecto de fin de carrera. Es postgrado Universitario de Experto en Transporte Terrestre y Máster en Gestión de Calidad y Medio Ambiente y cuenta con formación adicional en cooperación internacional al desarrollo y medio ambiente, movilidad sostenible, eficiencia energética, energías renovables y agricultura ecológica.

Su currículum laboral antes de llegar al ministerio es amplio. "Hasta su nombramiento pertenecía al personal de estructura de dirección de la Entidad Pública Empresarial RENFE-Operadora, como Jefe de Gestión y Eficiencia Energética, empresa a la que se había reincorporado en 2017 y donde, entre otros proyectos, ha coordinado el Plan de Lucha Contra el Cambio Climático de Renfe y ADIF para 2030. Desde 2017 también había colaborado como experto nacional de la Comisión Europea en materia de energía, emisiones y transporte en proyectos de asistencia e intercambio técnico con países de Oriente Medio.

Con anterioridad fue jefe de Proyectos de Energía y Clima en la Unión Internacional del Ferrocarril (UIC), en París, entre 2015 y 2017, donde destacaron la elaboración en coordinación con la Agencia Internacional de la Energía de publicaciones anuales sobre indicadores de Energía y Carbono, y la realización de una guía de aplicación del estándar de reporte GRI en los informes de sostenibilidad, además de la organización de la conferencia internacional sobre sostenibilidad en el sector ferroviario de Viena 2016, enfocada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Hasta 2015 había desempeñado su carrera profesional en RENFE-Operadora como técnico de Estudios de Sostenibilidad de la Gerencia de Medio Ambiente, en donde se había incorporado en plantilla en 2008, habiendo comenzado como becario en 2007. Durante esta etapa, entre otros proyectos, participó en la elaboración de los primeros Informes de RSE y Sostenibilidad de la empresa y en actividades internacionales relacionadas con la sostenibilidad en el sector.

Con anterioridad había desempeñado su actividad laboral en otras empresas públicas estatales como el Grupo Tragsa, en proyectos de Sistemas de Información Geográfica y cartografía ambiental en 2006 y en la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos en 2005", todo ello según el Portal de Transparencia del Ministerio.

Dependiendo de la Secretaría de Estado de Derechos Sociales hay tres Direcciones Generales: El director general de Políticas de Discapacidad, Jesús Ángel Celada, cobra 88.796 euros; el director general de Derechos de la Infancia y de la Adolescencia, Gabriel González-Bueno, 78.973, euros y la directora general de diversidad familiar y servicios sociales, Patricia Bezunartea, 68.850 euros. Bezunartea llegó al cargo el 13 de marzo y por eso cobró menos.

Patricia Benuzartea.

Del Subsecretario de Derechos Sociales y agenda 2030 dependen una secretaría general técnica, el director general de Derechos de los Animales, Sergio Antonio García, 78.973 euros.

En general los sueldos hacen referencia a 11 meses y medio de trabajo, ya que todos fueron nombrados a partir del 15 de enero de 2020. Pero por ejemplo, el director general para las Familias y la Infancia, Ángel Parreño, estuvo en el cargo desde el 1 de enero hasta el 4 de febrero y, por ese tiempo, percibió 8.255 euros.

A todos estos sueldos hay que sumar los de los organismos públicos adscritos a la Secretaría de Estado de Derechos Sociales, como la exdirectora general del Injuve (Instituto de la Juventud), Ruth Carrasco, que recibió 9.927 euros desde su incorporación el 1 de enero, hasta su salida el 10 de febrero de 2020. Después de ella, ocupó el cargo María Teresa Pérez, quien percibió 99.669 euros anuales, con lo que es más que probable que el sueldo de Pérez acabe superando en realidad los cien mil euros. El director del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), Manuel Martínez, ganó, desde el 1 de enero hasta el 30 del mismo mes, 8.300 euros; y fue sustituido por Luis Alberto Barriga, quien ha percibido este 2020 un sueldo de 87.817 euros. Los directores generales también pueden cobrar complemento de productividad.

Además, todo esto sin contar con que el ministerio de Iglesias tiene 18 asesores. Dependiendo del nivel (28-30), el sueldo base de estos cargos de libre designación oscila entre los 45.600 y los 52.000 euros, según publicó Newtral en noviembre de 2020 tras recibir varias respuestas incompletas de los ministerios. Con los complementos, la retribución ascendía a entre 62.000 y 78.000 euros, por persona.

COMPARTIR: