04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sectores como el metalúrgico, bien pagado, alertan de la falta de personal, así como los hosteleros denuncian falta de trabajadores para cubrir plazas

La mano de obra cualificada escasea en España: Problemas de formación y remuneración

El Cierre Digital en Tornero.
Tornero.
El paro se ha reducido en el segundo trimestre de 2022 en un 17,62%. A pesar de esto, algunos sectores profesionales alertan de la falta de mano de obra cualificada. Fuentes del sector metalúrgico afirman que, pese a ser un trabajo bien pagado, tienen escasez de personal. Empleados de la hostelería, sin embargo, alertan también sobre la falta de trabajadores en un trabajo exigente y mal remunerado.

La última encuesta de población activa del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente al segundo trimestre de 2022 arroja datos que, a simple vista, parecen esperanzadores. Una reducción del 17,62% en los desempleados, lo que supone que, de los más de 3.000.000 de parados, se haya reducido la cifra a 2.919.400. La tasa de paro se sitúa en 12,48, la más baja en los últimos tres años. Pese a esta reducción, algunas empresas siguen denunciando la falta de trabajadores.

Sectores como la hostelería, el metalúrgico y el de la construcción son los que más sufren la falta de mano de obra cualificada para estos puestos. La construcción, pese a ser un sector en alza antes de la pasada crisis del 2008, ahora se ve acuciada por la falta de trabajadores cualificados que quieran dedicarse a ello.

En algunos casos, no tiene tanto que ver con la profesión a desarrollar, como con la duración del contrato. "Algunos puestos de trabajo son eventuales, y la gente no quiere que se les dé de alta en la Seguridad Social para no perder el paro. Muchos de ellos piden trabajar en negro", comenta un empresario hotelero a elcierredigital.com. Esta situación laboral estaría llevando a un fomento de la economía sumergida.

Sin embargo, son otras muchas las ofertas con contratos más amplios y buena remuneración. Recientemente, la empresa cervecera Mahou ha ofertado hasta 27 ofertas de trabajo con sueldos mínimos de más de 1.700 euros para puestos de técnicos de gestión, conductores y administrativos entre otros. Unos sueldos competentes que no deberían ser un problema a la hora de encontrar empleados.

Según ha podido conocer elcierredigital.com, otro de los trabajos que ofrece altos salarios es el de los resineros. Estos profesionales son los encargados de extraer la resina de los árboles —para lo que hay que tener formación la tala de estos— para su posterior uso como combustible. Un trabajo actualmente con mucha oferta debido a la necesidad de ofrecer alternativas a los actuales combustibles del mercado.

La educación, el gran fallo

Elcierredigital.com también ha podido hablar con fuentes del sector metalúrgico, uno de los sectores que están sufriendo la falta de personal cualificado a pesar de los salarios competitivos. “A pesar de la amplia demanda que estamos teniendo ahora de este tipo de profesionales, los jóvenes no optan por este tipo de trabajo aun estando muy bien remunerados. Les priman otros tipos de trabajos y no se decantan por aprender un oficio con muy buenas salidas”, explican a este diario.

Según continúan relatando, “la media de edad de los operarios supera ampliamente los 50 años de edad y no existe un relevo generacional. No hay torneros, no hay matriceros, soldadores, caldereros…”.

Soldador.

Esta falta de empleados, tal y como afirman, podría deberse a la educación. “Es un fracaso total de la educación y de no haber apostado por la Formación Profesional. Se ha perdido la figura del aprendiz, que ha estado durante muchos años en el sistema de trabajo de España. A un empresario ahora le es muy difícil contratar a un trabajador y pagarle el 100%, como si fuera un peón”, comentan.

A pesar de estar bien pagado, estas fuentes afirman que son trabajos duros, con unas condiciones de trabajo que llevarían a los posibles futuros empleados a decantarse por otras opciones. “Los chavales que llegan al taller tienen que estar pendientes de una máquina. En verano hace calor, en invierno hace frío y no quieren estar ahí con esas condiciones”.

La hostelería: mucha oferta, poca demanda

Con la llegada del verano, el sector de la hostelería suele poner de manifiesto la escasez de trabajadores para cubrir la jornada estival. Este verano fueron ofertados más de 1.000 puestos en la web de empleo Randstad y se denunció la falta de unos 50.000 camareros desde que comenzó la pandemia. Unos datos que demuestran la falta de personal en el sector.

En una conversación con elcierredigital.com, una empleada de una conocida franquicia de comida rápida confirmaba que la falta de personal es latente para los trabajadores: “El problema que veo es falta de personal. Los fines de semana, sobre todo, cuando hay más carga de trabajo. Acaba habiendo muy poca gente dentro de cocina y en barra atendiendo al cliente, así que acabas siendo una persona para hacer las tareas que deberían hacer tres”. La empleada añadía que “no puedes hacer todo lo que te han pedido que hagas, porque te faltan manos y te falta tiempo”.

Trabajador de la hostelería.

Aunque la falta de personal no es el único problema al que se enfrentan los trabajadores de hostelería. Uno de ellos es la jornada laboral que, según afirman muchos empleados, se alarga más horas de las estipuladas, lo que hace imposible la conciliación. “Son horarios que no te permiten hacer una vida normal, sobre todo si vas a trabajar fines de semana y vas a trabajar festivos, que es cuando la gente suele librar y cuando suelen irse de vacaciones. Vas como al contrario del mundo”, explicaba la trabajadora a elcierredigital.com. “Te pueden avisar con muy poca antelación para recortarte horas, para añadirte… No es un trabajo con el que puedas hacer una planificación”, añadía.

Este problema podría verse solventado con un salario acorde pero tampoco parece ser el caso del sector, que mantiene a sus empleados con sueldos, en muchas ocasiones, por debajo del mínimo estipulado por convenio. Este estipula que “la jornada máxima semanal será de promedio 40 horas de trabajo efectivo para un trabajador a tiempo completo”. Para esta cantidad de trabajo, cada comunidad autónoma establece el sueldo base para cada categoría que, en el caso de Madrid, ronda los 1.000 euros en el caso de los jefes de cocina, cocineros o encargados.

“No cubre en absoluto el sueldo el tipo de trabajo que estás haciendo y la saturación. Es un trabajo demasiado exigente, piden hacer muchísimas cosas a una sola persona y muchas veces ni siquiera cubren las vacantes que necesitan, para poder recortar”, explicaba la empleada a elcierredigital.com, afirmando que, además de salarios bajos, se ofertan menos plazas de las necesarias.

Trabajos inusuales, pero bien remunerados

El trabajo en la hostelería y sus duras jornadas laborales y sueldos precarios es un tema que se ha debatido en numerosas ocasiones ya que, con sueldos acordes, quizá habría menos escasez de empleados. Sin embargo, hay otros trabajos que pese a tener buenos sueldos —como los mencionados del sector metalúrgico—, buscan empleados insistentemente.

La falta de personal de algunos de ellos viene dada por lo inusual del puesto. Sexador de pollos hasta trabajadores en la tienda de souvenirs de la Antártida son algunos de los puestos de trabajo mejor pagados.

El trabajo de sexador de pollos —es decir, poder identificar si un pollo es macho o hembra en unos segundos— tiene un sueldo anual de 55.000 euros, es decir, 4.500 euros brutos al mes.

Sexador de pollos.

Otros trabajos inusuales, como el de probador de camas para empresas de colchones, se remuneran con 2.400 euros mensuales. Los escritores de manuales de instrucciones también tienen entre manos un trabajo poco común, y podrían cobrar por ello más de 5.000 euros al mes.

Para oficios como el anteriormente mencionado de trabajador en la tienda de souvenirs de la Antártida, el sueldo ronda los 2.000 euros, y ni siquiera se exige a sus trabajadores cualificación.

Todo esto hace que existan numerosas opciones de trabajo en el mercado laboral con las que reducir significativamente la cifra del paro. Algo que todavía parece una asignatura pendiente pese a los puestos de trabajo ofertados.

COMPARTIR: