04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La asociación que conformaron varias pacientes aprovechó la trágica situación de Silvia Idalia para hacer presión al centro del que es dueño Rafa Tena

Imputan por extorsión a cuatro de las supuestas afectadas por la Clínica estética CEME: Exigían un dinero

Exclusiva
/ Clínica estética CEME.
El pasado 22 de junio de 2022, Rafael Tena –dueño de CEME– interponía ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid una denuncia contra una presunta 'asociación de afectadas por CEME'. Según la demanda, esta asociación fue creada antes de la mediatización del caso de Silvia Idalia que utilizó posteriormente para hacer presión a la clínica. Ahora, el juez ha imputado por extorsión a cuatro de las mujeres supuestamente afectadas por CEME.

Tras el trágico final de Silvia Idalia, paciente de la clínica de cirugía plástica y estética CEME –pero cuya muerte, tal y como indica un informe pericial, fue causada por una infección "ajena a la clínica" y que "no hubo mala praxis"–, elcierredigital.com ha podido conocer en exclusiva la imputación por extorsión a cuatro mujeres supuestamente afectadas por dicho centro. 

El pasado 22 de junio de 2022, Rafael Tena –dueño de CEME– interponía ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid una denuncia por delitos de "descubrimiento y revelación de secretos, extorsión y presentación de testigo falso en juicio". Estas acusaciones hacían referencia a una asociación de 'mujeres afectadas por CEME' creada antes de la mediatización del caso de Silvia Idalia y utilizada posteriormente para hacer presión a la clínica, según la denuncia.

Tal y como se indica en el escrito, al que elcierredigital.com ha tenido acceso, "amenazan incluso, no con una demanda judicial, sino con comentarios negativos sobre la clínica y quieren como contraprestación una indemnización de más de 30.000 euros". A partir de pruebas gráficas de conversaciones de Whatsapp, reseñas negativas en Google y llamadas telefónicas, el juez ha imputado a cuatro de las mujeres que conforman la 'asociación' por un delito de extorsión.

Rafa Tena, dueño de CEME, en un vídeo publicado en YouTube.

En la denuncia también aparecen reflejados los perjuicios causados a la clínica por las supuestas acciones llevadas a cabo por las mujeres miembros de esta 'asociación': "Varias mujeres, después de acceder al Instagram de las afectadas de CEME han cancelado su cita. Incluso una paciente nos ha manifestado que 'la estaban presionando para que no se operara' con nosotros".

El mediático caso de Silvia Idalia

El caso de Silvia Idalia, la mujer que tras someterse a una operación estética en la clínica CEME sufrió una infección generalizada por la que fue ingresada en estado grave en el Hospital de La Paz de Madrid, puede dar un giro importante. 

La defensa del Centro Europeo de Cirugía Plástica y Estética S.L. ha pedido al Juzgado de Instrucción nº 42 de Madrid que se incluya en la causa un informe pericial a cargo del doctor Francisco Javier Cobo Reinoso, Jefe de Sección del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal.

Según el informe, Silvia sufrió "una complicación infecciosa denominada fascitis necrotizante, descrita previamente tras los procedimientos de cirugía plástica, pero excepcional". 

El trabajo del doctor Cobo Reinoso resuelve que "las bacterias implicadas en la fascitis necrotizante sufrida por la paciente no son de adquisición hospitalaria ni transmitidas a partir de personal o el entorno sanitario, sino procedentes de la microbiota (flora) de la paciente". 

Se señala así que "el diagnóstico de la fascitis necrotizante puede ser difícil de establecer en las primeras horas o días de su presentación, pues los signos locales (crepitación, necrosis, dolor desproporcionado a la palpación) en la zona intervenida pueden aparecer después de manifestaciones generales inespecíficas (fiebre, malestar)".

Silvia Idalia.

El informe señala que "la paciente fue atendida en el hospital Pío XII-CEME, realizándose exploración de las heridas, tomas de constantes y exploraciones analíticas y al detectarse signos generales de afectación general (sistémica) se procedió a su traslado a un centro de mayor complejidad".

El informe concluye que "de la documentación revisada no se deduce infracción de la lex artis médica en los profesionales sanitarios que atendieron a la paciente hasta su traslado al Hospital La Paz".

COMPARTIR: