20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Juez Sánchez Franco de la Audiencia Provincial de Madrid determinó en su día que el dueño de Ferrovial tenía que pagar seis millones a la guionista

Piden a Anticorrupción investigar el divorcio de Rafael del Pino al que ahora el Supremo rebaja a 840.000 euros el pago a su exmujer Astrid Gil-Casares

Exclusiva Boda de Astrid Gil-Casares y Rafael del Pino.
Boda de Astrid Gil-Casares y Rafael del Pino.
El Tribunla Supremo ha rebajado a 840.000 euros la indemnización que el dueño de Ferrovial, Rafael del Pino, deberá pagar a su exmujer. Una denuncia presentada por un empresario ante la Fiscalía Anticorrupción sobre un pleito que le enfrenta al Deutsche Bank y contra el juez de la Audiencia Provincial de Madrid, Ángel Sánchez Franco, ha puesto el foco sobre su actuación en sonados casos de divorcio como los de Rafael del Pino y Miguel Blesa, en los que el magistrado habría actuado de ponente.

El Tribunal Supremo (TS) ha estimado en parte el recurso del empresario Rafael del Pino por la sentencia de su divorcio y rebaja bastante la cantidad económica que el empresario dueño de la multinacional Ferrovial debía pagar a su ex mujer, Astrid Gil Casares. Así se ha rebajado la cuantía indemnizatoria de seis millones de euros a tan solo 840.000 euros.

Este fallo del Alto Tribunal pone fin a uno de los procesos de divorcio más tensos de los últimos años en las altas esferas españolas. El fallo supone la revocación de una sentencia anterior de la Audiencia Provincial de Madrid, que dictaminó que Del Pino debía abonar en concepto de pensión compensatoria a favor de su esposa 75.000 euros mensuales y una indemnización de 6 millones de euros. Ahora serán 7.000 euros al mes por cada una de las tres hijas, es decir, 21.000 euros.

Esto llega después de la exclusiva publicada por Elcierredigital.com sobre que la Fiscalía Anticorrupción decidió investigar al juez de la Audeinmcia Provincial de Madrid, Ángel Sánchez Franco, por sus actuaciones, entre las cuales se encuentran sonados y controvertidos divorcios, como el de Rafael del Pino  o el del fallecido banquero Miguel Blesa

La denuncia, interpuesta ante la Fiscalía Anticorrupción este pasado 29 de noviembre ampliaba la ya registrada ante este órganismo público fechada unos meses antes sobre un asunto que afectaba también a un pleito contra el Deutsche Bank, del que elcierredigital.com ha informado ampliamente en números anteriores.

Ángel Sánchez Franco es actualmente magistrado en la Sección 24 de la Audiencia Provincial de Madrid y allí recayó la sentencia sobre el divorcio de Rafael del Pino. El denunciante, el empresario J. G. C., también denunció la supuesta actuación de este juez en pleitos a favor de la entidad Deutsche Bank y en contra del denunciante. Por aquel caso se incoaron por parte de la Fiscalía Anticorrupción las diligencias de investigación 70/2019.

Nueva denuncia

Ahora, para argumentar la nueva denuncia interpueta ante Anticorrupción se recoge en una parte de este escrito que "sin perjuicio de que pueda completar la información en sucesivos escritos, y todo ello según voy teniendo acceso a ella, quiero poner en conocimiento de esa Fiscalía lo que al parecer viene siendo habitual en relación con el señor Sánchez Franco en el órgano judicial en el que se integra (...)" y añade que "por los propios comentarios del señor Sánchez Franco, hechos de esta naturaleza han sucedido en procedimientos en los que ha sido parte don Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, y don Miguel Blesa, presidente de Bankia, ya fallecido, entre otros".

El denunciante se refiere a las sentencias de divorcio dictadas en su día por Ángel Sánchez Franco en las millonarias separaciones de Blesa y Del Pino. El más sonado fue, sin duda, la del divorcio del presidente de Ferrovial y la guionista de cine Astrid Gil-Casares, cuya sentencia de Sánchez Franco fue recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, que ahora ha echado por tierra todo lo que el ponente del caso, el magistrado Sanchez Franco dictaminó.

El divorcio del dueño de Ferrovial, Rafael del Pino, y su exmujer Astrid Gil-Casares fue una de esas separaciones que hacen tambalearse los juzgados madrileños y cenáculos de poder de La Villa y corte.

Un divorcio millonario 

La Sección 24 de la Sala de lo Civil de la Audiencia Provincial de Madrid acordó el pasado mes de julio conceder a Astrid Gil-Casares la cantidad de seis millones de euros y aumentar de 50.000 a 75.000 euros mensuales la pensión compensatoria impuesta por el Juzgado de Primera Instancia y de Familia número 25 de Madrid.

Astrid Gil-Casares, ex mujer de Rafel del Pino/ Europa Press. 

Esta controvertida decisión contó con el visto bueno del presidente de la Sección 24 de la Audiencia Provincial de Madrid, Francisco Javier Correas González, pero con el voto particular contrario del magistrado José Ángel Chamorro Valdés, que consideraba que con esta decisión se vulneraban los principios de la legitimidad.

De esta forma, según las infomaciones ofrecidas en exclusiva porelcierredigital.com, el sueldo que percibiría Astrid Gil-Casares (900.000 euros anuales durante un plazo máximo de cinco años), superaba en más de diez veces los ingresos de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno (en torno a 80.000 euros anuales).

Los argumentos del ponente Sánchez Franco para conceder a Astrid Gil Casares los 6 millones de euros fueron que la exmujer de Rafael Del Pino dejó su cargo como financiera para dedicarse durante una década a sus hijos y que, a pesar de ser guionista de películas actualmente en cartelera y de estar dada de alta en el régimen de autónomos, no había recibido contribuciones importantes. También justificaba que la cantidad era acorde al alto standing económico del presidente y dueño de la constructora Ferrovial, Rafael del Pino.

La sentencia de la Sección 24 además de otorgar estos seis millones de euros indemnizatorios a Astrid Gil-Casares también le concedió una pensión compensatoria de 75.000 euros mensuales. Eso sí, le quitó la ayuda a la vivienda de 10.000 euros mensuales, manteniendo los 7.000 euros a cada una de sus tres hijas en común con Rafael del Pino.  

Nunca se ha confirmado, pero son muchos los medios que aseguraron que el exmatrimonio firmó un pacto de silencio para no hablar de su vida en común. Más ahora, al saltar Astrid Gil-Casares al mundo del cine, donde debutó hace unos meses como guionista con la comedia ¿Qué te juegas?,

Dicen que "esto puede ahora ponerla de nuevo en el punto de mira por lo exótico de su historia y que incluso, se le buscará tres pies al gato, a la hora de analizar el guión que ha escrito, aunque en su caso, parece confirmarse la máxima de que la mejor película es la realidad", señalan fuentes de su entorno.

La caída de Miguel Blesa con una mujer de fondo

También el caso del divorcio del ex banquero fallecido Miguel Blesa planea sobre la actuación del magistrado Sánchez Franco. Los últimos años del banquero Miguel Blesa estuvieron marcados inevitablemente por los escándalos y el desprestigio de su figura. En lo sentimental, las cosas parecían irle mejor, ya que su segunda esposa, Gema Gámez, se mantuvo fiel a él. Por ella de se separó de María José Portela, madre de Cus, la única hija del banquero.

Gema y Miguel Blesa, ella 26 años más joven que el banquero, se casaron en 2013 y tras su boda se instalaron en una gran casa cerca del Parque del Conde de Orgaz, en Madrid. Cuatro años después el banquero se quitaba la vida.

María José Portela y Miguel Blesa a finales de los 90. 

De su primera esposa, María José Portela, apenas hay imágenes porque siempre se ha caracterizado por su discreción. De 69 años de edad, María José conoció a Blesa en la localidad de origen de ambos, la ciudad jienense de Linares. Tras su boda se trasladaron a vivir a Madrid.

Llevaban varios años casados cuando en noviembre de 1981 nació su única hija Cus. Todo parecía marchar sobre rueda hasta que Gema Gámez entró en la vida de Blesa. Ella trabajaba en Caja Madrid en el departamento de Mercado de Capitales. Dicen que por Gema el banquero perdió la cabeza y se decidió a dejar su mujer e iniciar un divorcio complicado a principios del año 2000.

Portela y Blesa se habían casado en gananciales por lo que el divorcio fue duro y supuso una batalla por el reparto de los bienes que el matrimonio había acumulado en sus años de matrimonio. Ella solicitó una importante indemnización, ya que nunca había trabajado al encargarse de velar por la vida familiar.

Miguel Blesa y Gema Gámez/ Europa Press.

La ruptura generó graves tensiones familiares. Hasta tal punto que Blesa acudió sin Gema a la boda de su hija Cus con Miguel Vallterra de Simón en 2010. El enlace se celebró en el extremeño Cortijo de Mónico, y entre los asistentes se contaban nombres ilustres como el de José María Aznar y Jaime de Marichalar.

María José Portela y Miguel Blesa mantuvieron las formas ante tan populares invitados a pesar, de lo duro que fue su divorcio, que ahora se pide investigar por posibles y presuntas irregularidades en la decisión judicial del magistrado Ángel Sánchez Franco. 

COMPARTIR: