08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacido en Madrid hace 30 años, es campeón de Kickboxing y Muaythay y utilizó esta técnica para desfigurar la cara de su compañero de celda

Inicio del juicio a Jesús Romero: Mató a golpes a un preso tras ingresar en la cárcel de Soto del Real por apuñalar a un usuario del Metro

Romero dando una patada en torneo de boxeo
Romero dando una patada en torneo de boxeo
En el día de hoy se retoma el jucio contra Jesús Romero. Le piden 12 años de cárcel por acabar con la vida de su compañero de celda en la madrileña cárcel de Soto del Real. Los acontecimientos que se van a juzgar sucedieron en la tarde del 26 de diciembre de 2018, justo un día después de que este expero en kickboxing ingresaria en este centro penitenciaro por apuñalar a un hombre en el metro de Madrid el día 24 de diciembre de ese mismo año de 2018.

El día de hoy se reanuda el juicio contra Jesús Romero Hernández, de 30 años, por el asesinato de Juan José Buján, de 57 años, su compañero de celda en la prisión madrileña de Soto del Real. Los hechos se produjeron a las 20:30 horas del día 26 de diciembre de 2018, un día después de que Romero ingresara en esta cárcel de Madrid. 

La Fiscalía acusa a Romero de atacar a su compañero de la celda nº 18 con la clara intención de acabar con su vida. El juicio arrancó el pasado mes de marzo en la fase de presentación de pruebas. Sin embargo, al decretarse el Estado de Alarma como consecuencia de la pandemia del coronavirus Covid-19 se paralizó toda la actividad judicial. Ahora, este proceso se retoma. 

Fue la tarde del 26 de diciembre de 2018 cuando, según el escrito de acusación, Jesús Romero, tras el cierre de las celda, sobre las 20:30 hora atacó a su compañero Juan José Buján tras una pequeña discusión. Juan José lanzó un puñetazo que impactó en la cara de Romero y desató su ira. 

Romero, ducho en la artes de la lucha gracias a su experiencia en muaythay y kickboxing, se lanzó sobre su compañero de celda y comenzó a darle patadas y puñetazos ayudándose de su evidente superioridad física. Los demás reos alertaron a los guardias del enfrentamiento. Al parecer, Juan José llegó a gritar “no me mates”. Los golpes dados por Romero fueron precisos y fulminantes. 

Los golpes específicos y recurrentes en cabeza y tórax concluyeron con daños irreparables en Juan José. A las 22:42 horas, después de ser atendido por los servicios médicos, la víctima falleció por insuficiencia respiratoria aguda y shock traumático.

El asesino se encontraba en prisión preventiva.

Buján sufrió, además, varias fracturas, perdida de dientes, distintos hematomas que terminaron desfigurándole el rostro y la rotura del esternón. Según la Fiscalía, Romero tendría trastorno mixto de personalidad, por lo que presentaría rasgos límites de paranoia y narcisismo, es decir, estaría al borde de la sociopatía. No obstante, estas características psicológicas no impiden que el acusado supiese lo que estaba haciendo y sus consecuencias.

El día siguiente al asesinato de Buján, el juzgado número 1 de Colmenar Viejo decretó la prisión provisional, comunicada y sin fianza para el acusado. La Fiscalía después de analizar el caso, presentó los cargos de homicidio, según el artículo 138 y 139 del Código Penal.

Además, dispone que existe el atenuante de trastorno psíquico prevista en el artículo 21.2 de la misma ley. Por tanto, solicita que el juez condene a Romero a 12 años y cinco meses de prisión e inhabilitación absoluta. No obstante, pide tratamiento médico durante una década, externo al sistema penitenciario de salud.

Además, la Fiscalía pide que el presunto asesino indemnice a las hijas de Buján  con 150.000 euros a cada una. Más 150.000 euros a Isabel Seijas, su pareja sentimental y con 6.500 euros a su padre.  

En prisión por apuñalar a un hombre en el metro

Jesús Romero ingresó un día antes de estos acontecimiento en Soto del Real por apuñalar a un hombre en el metro de Madrid el 24 de diciembre de 2018, dos días antes de acabar con la vida de Juan José. 

Tras ser detenido, pasó a disposición judicial. En concreto al Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid que decretó su ingreso en el Centro Penitenciario Madrid V, Soto del Real produciéndose el ingreso el día 25 de diciembre. Un día después sucedieron los acontecimientos que acabaron con la muerte de Juan José Buján, que se le había asignado como compañero de celda, en la número 18 de la citada prisión madrileña. 

Los familiares de la víctima aseguran que los funcionarios sabían de la condición de peligrosa de Romero y debían haberlo ingresado en el módulo preceptivo para estos presos. El criterio no es compartido por la Fiscalía que considera que la actuación ha sido correcta por parte de los funcionarios de Soto del Real.

COMPARTIR: