14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la cárcel, Zoilo, Álvaro, Pablo, Alfonso, José María y Javier, los seis hijos del empresario jerezano con Teresa Rivero al borde del desahucio

Las sonadas bodas de los Ruiz Mateos, que les han emparentado con familias de abolengo y pedigrí de España

El empresario fallecido José María Ruiz Mateos y sus seis hijos, hoy día,  en prisión.
El empresario fallecido José María Ruiz Mateos y sus seis hijos, hoy día, en prisión.
La saga de los Ruiz Mateos-Rivero no sólo cuenta con las siete hijas del matrimonio sino que también son importantes las esposas de sus seis hijos varones encarcelados por los escándalos de Nueva Rumasa. Las hijas políticas de Teresa Rivero han hecho piña con su suegra en uno de los peores momentos en la vida de la que fuera presidenta del Rayo Vallecano. Todas pertenecen a importantes familias con poder y pedigrí en la vida económica, social, política y aristocrática de España.

Elcierredigital.com adelantó en exclusiva que Teresa Rivero, viuda de José María Ruiz-Mateos, sería desahuciada. La casa donde vive Teresa Rivero en Aravaca (Madrid) era de su hijo Alfonso y, cuando Nueva Rumasa entró en quiebra, esta casa pasó a manos de Ángel de Cabo, el profesional que los seis hermanos escogieron para liquidar Nueva Rumasa y tapar sus agujeros.

La mansión de Somosaguas, ubicada en Pozuelo de Alarcón (Madrid), que fuera su célebre cuartel general durante muchos años, también la perdieron igualmente por la quiebra de Nueva Rumasa. Un conocido banco se quedó con ella y la sacó a subasta. Sin embargo, sí lograron salvar la vivienda de José María Ruiz Mateos hijo, que se la quedó en subasta pública su cuñado y yerno de Teresa Rivero, Joaquín Bohórquez, por cerca de 800.000 euros en efectivo. 

Es el nuevo drama al que tiene que hacer frente la que fuera presidenta del Rayo Vallecano tras el encarcelamiento de sus seis hijos varones. Junto a ella, como una piña, se han mantenido las esposas de sus hijos Zoilo, Álvaro, Pablo, Alfonso, José María y Javier.

Sus influyentes relaciones

El verdadero representante de los negocios familiares siempre ha sido Zoilo, que es el segundo hijo y el mayor de los varones. Se dedicaba  a acompañar como representante de su padre en las citas profesionales y también era el encargado de escribir las cartas oficiales del grupo para las relaciones institucionales y mediáticas en la campaña de Nueva Rumasa, por ejemplo.

Junto a él estaba Javier, que llevaba toda la tesorería de los nuevos negocios de la Nueva Rumasa. Fue el encragado de recomprar en concurso de acreedores por tres millones de euros la Bodega Marqués del Campo Nuvblo, que en su día perteneció a la familia Ruiz Mateos. Actualmente a esta bodega se le denomina Nubori y pertenece al grupo Nueva Rumasa.

Luego figura Álvaro, el benjamín de la saga, nombrado consejero de Nueva Rumasa y encargado de la división alimentaria del grupo, una de las secciones fundamentales en la estructura del negocio.

Y, por supuesto, José María hijo, el consejero delegado del grupo Nueva Rumasa. Era el encargado de cerrar en última instancia todas las operaciones y de acompañar a su padre allá donde fuera. Este último, siempre ha sido la viva imagen del empresario jerezano, con sus mismas expresiones y su aparente buen talante negociador. Fue también la persona que decidió la emisión de los célebres pagarés de Nueva Rumasa y la venta del Grupo a Ángel de Cabo. para ello contaba con la colaboración estrecha de su familiar, Alfonso Barón, quien manjeba el dinero de Nueva Rumasa en el extranjero. 

Zoilo Ruiz-Mateos. 

A su vez, para los negocios inmobiliarios y lo referente al tema de los hoteles figuraba específicamente Pablo.  Mientras que Alfonso era el encargado de la división de las bodegas del grupo Nueva Rumasa en Jérez de la Frontera.

Otra de sus hermanas, Rocío, es la que se encargaba de cuidar la imagen pública del patriarca y de la familia a través de un pequeño gabinete de prensa que tenía montado en el garaje del mismo domicilio familiar de Somosaguas, donde también trabajaba su hermana Almudena. Ambas no tenían experiencia profesional pero estaban al tanto de las decisiones empresariales de sus hermanos. En este garaje-oficina, era donde se cocía el día a día de los Ruiz Mateos. ,

También aparecía, en su día, dentro del holding otra de las féminas de la saga, Begoña, que fue la que más quebraderos de cabeza dío en su día a la familia debido a su separación traumática del que fuera su marido Carlos Perrau de Pinnick. Este singular personaje fue en su día uno de los líderes de la Agrupación Ruiz Mateos, partido político con el que llegaron a conseguir en las elecciones de 1989 dos escaños en el parlamento europeo, uno de ellos fue precisamente para el ex yerno del empresario jerezano. Consiguió 609.171 votos. También se había presentado en 1987 a las elecciones, pero sólo consiguió 116.761 votos, un 0,60 por ciento y no consiguió escaño. El patriarca invirtió en esta operación política 52 millones de las pesetas de entonces.

Pero, ahora Begoña se ha convertido en la peor enemiga de sus hermanos varones y en el bastión para encontrar y saber donde se encuentra la fortuna familiar, para algunos aún escondida a nombrs de supuestos testaferros. Fue la única de las hermanas que se quedó al lado de su padre en sus últimos días de vida y quiere conocer dónde está el dinero que sus hermanos amasaron durante muchos años al lado de su padre. Su entorno afirma que "la apartáron a ella y sus hermanas de la administración. Intentaron dar a entender que era la mala de la película y les ha salido mal".   

Bodas de alto standing

Los descendientes de Ruiz Mateos siempre se han entremezclado con familias de abolengo y pedigrí. Zoilo, el varón mayor, está casado con Carmen Fernández Durán.

José María con Cristina Figueroa, hija de Agustín Figueroa y Magdalena del Alcázar. Es por tanto sobrina del cantante Raphael y de Natalia Figueroa Gamboa y, a su vez, prima de Marta Chavarri. Así, la mujer de José María Ruiz Mateos Rivero es nieta de los marqueses de Santo Floro y descendiente de la saga del conde de Romanones.

Precisamente, Natalia Figueroa y su hermano Agustín mantuvieron duros litigios judiciales por el título del marquesado de Santo Floro. Aunque inicialmente el título lo ostentaba Agustín Figueroa, finalmente los tribunales de Justicia dieron por dos veces la razón a su hermana Natalia, quien hoy lo ostenta.

Boda de Javier Ruiz Mateos con  Lavinia Mateos de Bonilla. 

Fue uno de los inversores que salió muy perjudicado del bussiness con varios millones de euros de perdida del presunto fraude de los pagarés de Nueva Rumasa, fue Agustín Figueroa, en una operación donde le introdujo su yerno José María. Pero para evitar en su día un escándalo familiar y mediático, los hijos de Ruiz Mateos le dieron una cervecería muy conocida que poseían en la madrileña plaza de Santa Ana, y que era uno de sus negocios tapados.

También Alfonso, el noveno de la saga, contrajo matrimonio con Alejandra Cruz-Conde, abogada e integrante de una de las familias andaluzas más solventes y poderosas. Los Cruz-Conde estuvieron muy vinculados a la entidad financiera de la Iglesia Católica, Caja Sur, y también son propietarios del palacio cordobés Torre Cabrera.

Además, Javier, undécimo en el escalafón, contrajo nupcias en el otoño de 2001 en Jerez con Lavinia Mateos de Bonilla, su novia durante más de cuatro años; y Pablo, el décimo de los hijos, que se casó en septiembre de 2002 con Mara Castillo Lapetra, que trabajaba como enfermera.

Por último, el benjamín de la saga Álvaro se casó en mayo de 2011 en Córdoba con Ana Suárez de Lezo, hija del influyente abogado Rafael Suárez de Lezo, con despacho al lado de la sede del PP en Madrid. El padre de Ana ejerce de abogado en negocios urbanísticos, uno de ellos es la urbanización Sotogrande, en Cádiz. Este es el único matrimonio de los seis hijos encarcelados que se ha roto oficialmente. Fue en 2015. Fue una ruptura muy extraña. Ana se casó en septiembre de 2018 con el empresario Yago Calderón.

Este es la mapa de los seis hijos varones Ruiz-Mateos. En la proxima entrega elcierredigital.com detallará pormenorizadamente de los enlaces de las siete féminas del clan Ruiz Mateos, que ahora deberán apoyar a su madre Teresa Rivero en su próximo deshaucio, en un duro momento para un clan con una vida familiar que va de más a menos.

COMPARTIR: