28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La detención del clan del Jabalí, que contaba con su propio narco-poblado en la Cañada Real, ha alertado sobre la implicación de este grupo oriental

Así opera en España la mafia china, una de las más peligrosas junto a la italiana y la turca

Marihuana incautada al clan del Jabalí.
Marihuana incautada al clan del Jabalí.
España es uno de los destinos preferidos de los fugitivos internacionales y de las mafias para refugiarse de la Justicia de su país. La desarticulación del clan del Jabalí ha puesto en el foco mediático a la mafia china, que trabaja comprando barato y vendiendo caro, con meticulosidad y discreción. Además, otras mafias como la italiana y la turca están instaladas en nuestro país.

Tras la detención del clan del Jabalí, que ha llegado a tener su propio narco-poblado en la Cañada Real con 22 parcelas anexas, la mafia china se encuentra en el foco mediático tras conocerse su implicación en este caso. La forma de trabajar de esta mafia oriental se basa en la meticulosidad y en la discreción.

El funcionamiento de esta organización criminal china es muy sencillo. Compra la marihuana en nuestro país a un precio bajo y la vende cara en Reino Unido, donde los clientes de esta droga se cifran en más de dos millones.

En su modus operandi destaca su ingeniosa forma de transportar la carga, que expiden a través de envíos de paquetería y por vía marítima, con una cada vez más sofisticada metodología. Pero lo que más llama la atención, es la discreción de sus miembros quienes, a pesar de ganar millones, viven en casas comunes y poseen coches que no son especialmente lujosos. Por otra parte, el blanqueo de sus beneficios, en la mayoría de los casos, se produce a través de negocios que son totalmente legales, complicando la labor de los agentes y cuerpos de seguridad.

Sin embargo, a pesar de su meticulosidad a veces quedan cabos sueltos. El año pasado la policía desarticuló la banda ‘Bang de Fujian’, integrada por los clanes familiares de los Lin y los Zengh Wei. En esta investigación, cuyo epicentro estaba en Cataluña, fueron detenidas 65 personas y desarticuladas 13 fábricas.

España refugio de las mafias

España es uno de los destinos preferidos por los fugitivos internacionales y de las mafias para refugiarse de la Justicia de su país. Este caso, en el que está presente la mafia china, recuerda a los de los capos de la mafia italiana, también instalados y arrestados en nuestro país después de años en busca y captura.

A lo largo de los años han sido muchos los traficantes de la mafia italiana que se han ido asentando dentro de las fronteras españolas. Desde aquí, clanes como la Camorra napolitana, la 'Ndrangheta calabresa, la Stidda siciliana y, en menor medida, la Cosa Nostra controlan los movimientos de cocaína desde países latinoamericanos como Colombia y Venezuela para posteriormente distribuirla por Italia y el resto de Europa. 

Para eludir la justicia de su país, estos capos de la droga se ocultan bajo identidades falsas consiguiendo pasar desapercibidos durante años. Sin embargo, las investigaciones policiales no cesan hasta que dan con sus paraderos.

Un caso reciente fue el de Gioacchino Gammino, un hombre de 61 años de Campobello di Licata, en busca y captura por fugarse de la prisión de Rebibbia (Roma) donde cumplía condena por asesinato, que fue detenido en Galapagar el pasado 17 de diciembre. Los hombres de la DIA (Dirección Investigación Antimafia), coordinados por el fiscal de Palermo Francesco Lo Voi, seguían a Gammino, jefe del grupo mafioso 'Stidda', desde el 26 de junio de 2002.

Captura de Google Maps por la que se localizó a Gioacchino Gammino.

La búsqueda del capo italiano durante casi 20 años concluyó gracias a una captura de Google Maps que le retrataba en la Avenida de los Voluntarios del municipio madrileño, en frente de la tienda de frutas y verduras 'El huerto de Manu'. Gammino, que se escondía bajo el nombre falso de Manuel, también regentaba 'La cocina de Manu', un restaurante cerrado en 2014. A pesar del tiempo transcurrido y las arrugas de su rostro envejecido, el italiano fue reconocido por su inconfundible cicatriz en el lado izquierdo de la barbilla.

Después de ser arrestado tras una persecución policial de película, Gammino le espetó a los policías: "¿Cómo me encontrasteis? No había llamado a mi familia durante diez años”, según expresa el medio local italiano Corriere della Calabria. Considerado uno de los 100 prófugos más buscados en Italia, ahora se espera que cumpla cadena perpetua. Se cree que forma parte del comando que el 29 de agosto de 1989 asesinó por error a un transeúnte en Campobello di Licata, como parte de la sangrienta disputa entre la Cosa Nostra y la Stidda, una "mafia rebelde" generalizada en Agrigento.

Sin embargo, la mafia italiana no es la única que está asentada en nuestro país. La mafia de la heroína turca también permanece asentada en España. Así lo demostró la última detención en Toledo, en enero, a un capo que traficaba con esta sustancia estupefaciente junto a otras nueve personas arrestadas. En esta operación, se intervinieron hasta 55 kilogramos de heroína en la provincia toledana, desde donde el detenido –del que no se conoce su identidad– importaba la droga que procedía de Países Bajos para enviarla a Madrid, Castilla y León, Extremadura y el resto de Castilla-La Mancha.

COMPARTIR: