17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La AUGC de Madrid presenta una denuncia ante el Defensor del Pueblo por la custodia de presos en los Juzgados, competencia de Policía Nacional

Nuevo capítulo de la pelea entre Policía y Guardia Civil: Se culpan de asumir competencias del otro en los Juzgados y hospitales

Un autobús de traslado de presos de la Guardia Civil.
Un autobús de traslado de presos de la Guardia Civil.
LA AUGC, asociación que defiende los intereses de los guardias civiles, ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo para denunciar que asumen trabajos competencia de la Policia Nacional, como es la custodia de presos dentro de hospitales y Juzgados. Es un nuevo episodio en esta guerra sorda que viene denunciando elcierredigital.com desde hace semanas.

La Guardia Civil ya se ha hartado de custodiar a los presos dentro de los Juzgados y centros hospitalarios donde tiene competencia la Policía Nacional. Por ello la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC)  en Madrid ha puesto una queja ante el Defensor del Pueblo, al estimar que esta labor no es competencia de los agentes de la Benemérita.

Los traslados de presos desde las cárceles hasta los juzgados sí es competencia de la Guardia Civl, pero no su custodia dentro de los edificios, que en la capitales de provincia como Madrid son vigilados por Policía Nacional y en otras por Etzaintza o Mossos d´Esquadra. Se da un nuevo episodio así en la guerra sorda que mantienen ambos cuerpos policiales desde hace unas semanas y que salió a la luz durante la búsqueda de la fallecida Blanca Fernández Ochoa.

En este nuevo episodio ha sido la AUGC de Madrid quien ha acudido al Defensor del Pueblo porque asegura que la normativa vigente no se cumple, "lo que conlleva además una conculcación de los derechos fundamentales de ciertas personas internas en los centros penitenciarios de la Comunidad de Madrid", señala un portavoz de la AUGC.

Denuncia ante el Defensor del Pueblo

El pasado mes de julio, el defensor del pueblo admitió a trámite la denuncia de esta asociación, que ha motivado la apertura de un expediente contra el Ministerio del Interior. La clave, según la AUGC, es la Instrucción 08/09 de la Secretaría de Estado y Seguridad, dependiente del Ministerio del Interior, que regula las conducciones y custodia de los reclusos. En teoría esta orden se dio para mejorar "la eficacia y eficiencia" de estos traslados, ya que "suponen un esfuerzo considerable en cuanto a efectivos, horas de servicio, vehículos y otros medios a emplear, con el consiguiente coste económico y perjuicio para otros servicios, fundamentalmente los de seguridad ciudadana".

Esta orden refleja que "la custodia de los internos fuera de los establecimientos penitenciarios corresponderá al cuerpo policial que tenga asignada la competencia territorial en el lugar de estancia".

Traslado de un detenido por parte de la Guardia Civil.

La AUGC expone en su denuncia ante el Defensor del Pueblo que: "La custodia de los detenidos efectuada por el Cuerpo Nacional de Policía en Madrid capital y la custodia de internos que se trasladan desde los siete centros penitenciarios que hay en la Comunidad de Madrid a las sedes judiciales y urgencias hospitalarias, situadas en la capital, corresponde al Cuerpo Nacional de Policía", una medida que, según la AUGC, incumple siempre el Ministerio del Interior.

Trasladaron 8.500 presos el año pasado

Según las cifras de la Asociación en 2018 la Guardia Civil custodió, no solo transportó, a 8.500 presos, un trabajo que debería haber hecho la Policía Nacional. "Este trabajo de custodia impide que la Benemérita pueda seguir haciendo más conducciones de presos, en lo que sí tiene competencia, vulnerando así los derechos fundamentales de los internos, que tienen que anular sus citas médicas en hospitales por falta de agentes". En los dos últimos años, 2017 y 2018, "se ha dejado de realizar el traslado interurbano de más de 700 internos recluidos en la Comunidad de Madrid, los cuales quedaron sin recibir asistencia sanitaria en sus consultas programadas".

 La misma asociación de guardias civiles también se queja de las condiciones laborales  de sus agentes femeninas: "Las guardias en las sedes judiciales de plaza Castilla y Julián Camarillo se desarrollan sin disponer de unas instalaciones, vestuarios o aseos dignos, en los que incluso a las agentes femeninas se las puede observar en momentos que precisan intimidad. Al no ser competencia de la Guardia Civil la prestación de los servicios de custodia en las sedes judiciales de la capital, la Dirección General de la Guardia Civil no posee una unidad específica, con puestos de catálogo, para cumplimentar dichos servicios, y cada día se reúnen entre 40 y 60 efectivos detraídos de la Unidad de Protección de Seguridad".

COMPARTIR: