04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Comenzó con solo 14 años en el Teatro Calderón y con 15 años montó ya su primer espectáculo que tituló "Pinceladas" hasta interpretar a Elvis Preysler

Muere a los 88 años por coronavirus el Príncipe Gitano, uno de los grandes de la canción española

El Príncipe Gitano durante una actuacion.
El Príncipe Gitano durante una actuacion.
Ha muerto, a los 88 de edad, víctima del coronavirus, uno de los grandes de la canción española, Enrique Castellón Vargas, más conocido como el "Príncipe Gitano". Hermano de Dolores Vargas, 'la Terremoto', comenzó su vida artística con solo 14 años. Ahora vivía en una residencia de la tercera edad donde la enfermedad le sorprendió. Nació en Valencia, quiso ser torero, pero era demasiado peligroso para él. Cambió los ruedos por los escenarios y montó el primero con solo 15 años. Descanse en paz.

Este miércoles ha fallecido el actor, bailarín y cantante Enrique Castellón Vargas, más conocido como 'El Príncipe Gitano'. Tenía 88 años y ha sido víctima del coronavirus en la residencia de mayores en la que vivía, según ha confirmado la fundación AISGE.

El Príncipe Gitano ha sido uno de los más grandes de la canción española. Su voz rotunda, su baile flamenco agresivo y su siempre pelo negro "zaino" eran parte de sus muestras más representativas de su personalidad. Cantó cientos de temas, pero quizá la más popular fue su versión de un tema de Elvis Presley, 'In the ghetto'. Una conocida periodista que hacía Radiofórmula en la década de los 90 contaba como anécdota que un día llamó el propietario de la emisora para quejarse porque había puesto una canción en inglés y solo estaba permitida música en español. La periodista le dijo: "Es una canción del Principe Gitano, una de las mejores versiones que nunca se han hecho de Elvis". 

La canción que se había escuchado en las ondas era una versión de El Príncipe Gitano sobre un tema de Elvis Presley, 'In the ghetto'. Un tema que fue reconocido, incluso, por la propia Fundación Elvis Preysler como una de las mejores versiones nunca realizadas de "In the Ghetto".

Nacido en el valenciano barrio de Ruzafa se crió en el seno de una familia gitana dedicada a la venta ambulante y a los tratos de ganado. He hizo carrera artística en Madrid tras recorrer media España junto a su familia, practicando a la perfección el cante flamenco y estilos diversos como la zambra y la rumba.

Era primo hermano del gitano Sabicas, otro grande del arte flamenco. Y entre sus seis hermanos se encuentan también el guitarrista Juan José Castellón Vargas y, sobre todo, Dolores Vargas 'La Terremoto', a quien acompañó en sus primeras interpreaciones, como "Penas de la gorriona" o "Málaga bella". Dolores Vargas murió en agosto de 2016.

Una vida dedicada al arte flamenco

A los 14 años Enrique debutó en el Teatro Calderón de Madrid en el mismo espectáculo que Lola Flores y muy poco después formó su primer espectáculo, "Pinceladas", llegando a convertirse en una gran figura de la canción española en los años 50, pese a que su pasión real era el toreo, con el que no consiguió la misma repercusión dado que "era un novillero miedoso".

Con decenas de espectáculos que recorrieron varios países a su espalda, su compañía sirvió además de plataforma de despegue para muchas otras figuras de la canci´j española, como Rocío Jurado, Carmen Sevilla o Manolo Escobar. Fue llevado al conocido programa de la televisión pública española, Cantares, con Lauren Postigo que dedicó todo un programa a su persona dada su gran aportación a la canción española. Como puede verse en el vídeo que reproducimos a continuación: 

Se cuenta que fue precisamente en uno de sus muchos espectáculos cuando Manolo Escobar escuchó de su boca por primera vez interpretar "El porompompero" y que, con su permiso, lo terminaría incorporando a su propio repertorio, siendo hoy pieza indiscutible de la canción española.

Una situación similar se repitió años después con "Tengo miedo", que terminó popularizando Rocio Jurado, "la más grande", y de nuevo con "Obí, Obá, cada día te quiero más", que obtuvo mayor repercusión en la versión que estrenaron los Gipsy Kings a finales de los años 80.

Entre los temas que sí trascendieron con su voz rotunda se encuentran «¡Ay, Mi Dolores!», «Tani» o «Cariño de Legionario» y versiones de «Delilah» y «Obladí Obladá».

Como actor destacó con papeles como el de «Brindis al cielo» (1954), su primer gran papel como protagonista cinematográfico, en una breve carrera que llegó hasta el filme «Españolear» (1969) y en la que sus personajes a menudo se presentaban como El Príncipe Gitano.

Sobre ese apodo artístico, él mismo relató que siempre le acompañaba desde niño. Rubio y de ojos verdes, ataviado habitualmente con una gorra y una capa de marinero, alguien confundió a su madre con una criada durante un paseo con su niño y en el que tuvieron un percance con un tranvía en Valencia. "Señora, pues tiene usted un principito", cuenta que le dijeron a su progenitora tras el equívoco. Y desde entonces se convirtió en un principito que pronto pasó a ser el gran Príncipe Gitano.

Descanse en Paz, un grande de la canción española.

COMPARTIR: