24 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La extinta asociación fundada por Dionisio González fue multada con 25 millones por actividades ilícitas de juego y denunciada por mala praxis laboral

Los fraudes de la Organización Impulsora de Discapacitados (OID): En el 'top 10' de los morosos de Hacienda

El Cierre Digital en
/ OID
Son 86.278.933,33 euros lo que la ya extinta Organización Impulsora de Discapacitados (OID) tiene contraída con Hacienda, ocupando el puesto 8 en su lista de morosos. En 2015 ya le impuso una sanción de 25 millones de euros "como responsable de una infracción muy grave establecida en la Ley de Regulación del Juego, al realizar actividades ilícitas". Esta asociación, fundada por Dionisio González en 1994, acumula un sinfín de escándalos que todavía hoy permanecen en el foco.

La extinta Organización Impulsora de Discapacitados (OID) ha aumentado en 16.000 euros la deuda que tiene contraída con Hacienda, que ya se sitúa en 86.278.933,33 euros. Esta polémica asociación fundada en 1994 por Dionisio González Otero tiene un lugar destacado en la lista de morosos publicada este pasado viernes, en la que ocupa el octavo lugar.

Esta organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que se suponía que luchaba por la integración del colectivo de discapacitados en España a todos los niveles, ha dejado un reguero de deudas que no tienen visos de solventarse

Parte del origen de esta deuda se debe a que en 2015 el Ministerio de Hacienda sancionó a la OID con una multa de 25 millones de euros "como responsable de una infracción muy grave establecida en la Ley de Regulación del Juego, al realizar actividades ilícitas de juego". Dicha resolución aseguraba que "la OID es una organización de ámbito estatal que imprime, distribuye y comercializa productos de lotería de carácter ilegal en todo el territorio nacional, de forma ambulante y mediante un portal de Internet". La Agencia Tributaria declaró que no tenía constancia de que esta organización tuviera una licencia que le permitiera realizar estas labores.

Además, Hacienda señaló que los vendedores trabajaban normalmente sin ningún tipo de contrato “o con un contrato de voluntariado, sin estar dados de alta como cotizantes en la Tesorería General de la Seguridad Social. Únicamente dos personas están registradas en este sistema”.

Las personas que se encargaban de la venta de los boletos de lotería de la OID se llevaban un 30 por ciento de las ventas. Teniendo en cuenta que el coste del cupón diario es de un euro, cada vendedor se llevaba 30 céntimos por boleto vendido. De esta manera, los “loteros” realizaban intensas jornadas de trabajo que llegaban, en ocasiones, a las 14 horas para poder cobrar el salario base.

OID, el fraude de los discapacitados y su heredera ONDEE

Elcierredigital.com ya desveló la deuda de más de 86 millones de euros que la Organización Impulsora de Discapacitados (OID) tiene contraída con la Agencia Tributaria. Tras ello, se descubrieron otros impagos que la sociedad “sin ánimo de lucro” tenía con otras entidades, como con la Tesorería de la Seguridad Social de las Islas Baleares.

Actualmente la Organización Impulsora de Discapacitados se encuentra liquidada tras lo dictaminado por el Juzgado de lo Mercantil de Toledo en septiembre de 2020, como ya informó elcierredigital.com. La jueza Lorena África Sánchez ordenó la suspensión administrativa de la OID por las deudas que acumulaba. 

Antes de ser liquidada, la organización "benéfica" llegó a contar con más de 4.000 trabajadores repartidos en diferentes puntos de la geografía española. Los aspirantes a vendedores llegaban hasta la OID a través de una oferta de empleo que se publicaba en un famoso medio de anuncios de todo tipo. En este anuncio se especificaba que el candidato debería ser discapacitado, tal y como reconocieron varios testigos. Aunque, como se contó en 2020 en este mismo medio, se acabó aceptando a jóvenes con discapacidad y sin ella.

Poco después, en el mismo año 2020, se fundaba la ONDEE –Organización Nacional de Discapacitados Españoles y Europeos, según su web–, con sede en Talavera de la Reina, al igual que la OID. Tal y como ya informó elcierredigital.com, el 18 de enero de 2022 la Policía de Andalucía lograba intervenir en Sevilla 650 boletos de un sorteo ilegal de la organización denominada ONDEE y que imitaba a la ONCE incluso en el modelo de los cupones. La ONDEE es heredera de la OID –Organización Impulsora de Discapacitados–, ya que se dedicaba a lo mismo.

El cuerpo policial autonómico de la Junta de Andalucía informó en sus redes sociales que se llevaron a cabo diversas labores dirigidas a la vigilancia de todo lo relativo al sorteo, consiguiendo requisar un total de 550 cupones y 100 boletos que se vendían copiando el formato de los rascas de la ONCE. Según ha informado la Policía Autonómica, la ONDEE es una lotería prohibida e ilegal que cada día organizaba un sorteo ilícito. La organización se valía del sorteo televisado de la ONCE para elegir a sus ganadores. 

ondee_y_oid

Comparación de las webs de la ONDEE y la ONCE.

También se localizaron vendedores de la ONDEE en Mieres, Avilés y Llanes, en Asturias, y la misma ONCE ha puesto en conocimiento de las autoridades la venta fraudulenta de boletos del sorteo ilegal de esta organización. Anteriormente, en febrero de 2021, el Servicio de Inspección del Juego del Gobierno de Canarias precintó también tres sedes de la ONDEE que vendían lotería sin autorización para ello.

El relato de Diego, un extrabajador de la OID

“En ningún momento te avisan que no estás dado de alta en la Seguridad Social y como la mayoría de personas que vamos allí no conocemos nuestros derechos no conocíamos ni tan siquiera que estábamos sin asegurar. Te hacen trabajar por ejemplo más de 12 horas para luego percibir seis euros”, así lo relata Diego Nevado, extrabajador de Valencia de la OID, ante elcierredigital.com.

“Yo fui elegido sin tener ningún tipo de discapacidad. Únicamente estaba desempleado, lo que ellos consideran un discapacitado social. Mi relación con la OID se rompe a raíz del trato inadecuado que recibo por parte de la delegada en Valencia y por la precariedad con la que tengo que hacer mi trabajo”, afirma Diego.

“Después de estar trabajando mucho tiempo y tras pedir la vida laboral descubro que desde abril de 2014 hasta agosto de 2015, el periodo en el que trabajo en la Organización, no tengo ni un día cotizado en la Seguridad Social. Por ende, presento una demanda de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SCAM). La empresa no comparece en la citación y me veo obligado a solicitar un abogado de oficio. Con él redacto una demanda laboral por cotizaciones. La demanda se admite. Pasan años y se celebra el juicio. Este día el abogado de la empresa decide reunirse con mi letrada para ver si hay un acuerdo. Finalmente, me pagan 800 euros a modo de indemnización”, explica Nevado.

“Un día decido marcharme de la organización y escribo un post en una red social contando mis pretensiones y que quiero ir a la televisión a declarar todo lo que he vivido dentro de la OID. Este mensaje llega a manos de la expresidenta, María Victoria Salas, la cual me responde de la siguiente forma: Eres un ignorante, atrevido, desagradecido, vago que solo te mereces estar en la calle. Espero que la ONCE coja a todos los que son como tú porque en dos días la desacreditaréis y hundiréis el monopolio. Y todos los tragones que comen en manos de la ONCE desaparecerán. Que Dios se apiade de la discapacidad cerebral que tienes”, relata con dolor todavía Diego.

Dionisio González y su mujer, María Victoria Salas. 

Por estas afirmaciones el Juzgado de primera instancia número 4 de Valencia condenó a Salas a una indemnización de 600 euros. Aún así, según relata Diego, la sentencia no es firme porque la acusada y el demandante han recurrido. 

Dionisio González

Desde su formación en 1994, Dionisio González Otero presidió y dirigió la Organización Impulsora de Discapacitados. En junio de 2017 puso fin a su mandato y la sociedad “sin ánimo de lucro” pasó a manos de su esposa, Mª Victoria Salas. En el congreso de ese día se decidió nombrar presidente honorífico a González Otero.

El expresidente de OID, a lo largo de estos años de servicio, ha construido una gran red de empresas y se ha convertido en un fanático del mundo empresarial y del negocio. Como administrador único tiene 12 sociedades con actividades muy diversas.

Entre ellas destacan la inmobiliaria Canton Celta SL, la empresa organizadora de eventos deportivos Sport Cracks Events SL, o la empresa que realiza actividades de contabilidad Aserdisca SL, que según el diario Expansión factura entre 1 y 2,5 millones de euros, entre otras empresas que comparten domicilio fiscal con la ONDEE.

Además, el medio de comunicación Moncloa.com apuntaba a que el fundador de OID también cuenta con empresas en otros países como Venezuela, Reino Unido y Malta

COMPARTIR: