16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exjefe de Gabinete de Pedro Sánchez ha fichado por el Grupo Godó y retomará su labor como consultor en la empresa que hoy maneja su mujer

El PSOE estalla contra su 'exfontanero' Iván Redondo, que estrena nueva etapa vital

/ Iván Redondo en una imagen reciente con su injerto de pelo.
Iván Redondo ha estrenado etapa vital de forma discreta por la desafortunada entrevista que le concedió a Jordi Évole. El ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez tendría varias intenciones con el cara a cara: promocionar un libro que han escrito sobre su figura, anunciar su fichaje por 'La Vanguardia' o reafirmarse en su tesis sobre su salida del Gobierno.

Varias estrellas salientes del Gobierno de España buscan su sitio: Pablo Iglesias ha fichado por varios medios para seguir influyendo con Unidas Podemos, José Luis Ábalos está inquieto por las insinuaciones que lanzan desde La Moncloa sobre su caída e Iván Redondo ha inaugurado etapa vital concediendo su primera entrevista en cuatro años.

El ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez está recibiendo multitud de críticas porque su falta de humildad y las numerosas ambigüedades exhibidas en 'Lo de Évole' le han retratado como un consultor frío que se mueve mejor en las sombras que bajo los focos televisivos.

Las intenciones de Redondo

"Me tiro por el barranco en mi trabajo, pero lo suelo hacer en paracaídas", dijo Redondo. El spin doctor tenía varias intenciones en su entrevista con La Sexta: promocionar el amable libro que ha escrito Toni Bolaño sobre su figura, anunciar su incorporación a La Vanguardia como columnista y reafirmarse en su tesis, que sostiene que dejó el Gobierno de forma voluntaria y sigue hablándose con el presidente.

El Grupo Godó también ha anunciado que Redondo ha fichado por el consejo del grupo en Madrid que preside Javier Godó, conde de Godó, y del que forman parte el consejero delegado del grupo, Carlos Godó, Santiago de Torres, Josep Piqué, Rocío Martínez Sampere, María Benjumea y Carles Casajuana, además de los miembros de la dirección de La Vanguardia.

Iván Redondo. 

El editor de La Vanguardia dice de Redondo que "es el estratega político con mejores resultados electorales del país. Un profesional independiente que tiene el reconocimiento por su trabajo de 8 Pollie Awards en Estados Unidos (los Óscar de la comunicación política). Como asesor, se muestra satisfecho de haber logrado cumplir sus objetivos a políticos tan diferentes como Pedro Sánchez, Antonio Basagoiti, Xavier García Albiol o José Antonio Monago".

No lo echaron 

Redondo quiso evaporar los nubarrones que dicen que el presidente del Gobierno lo echó del Ejecutivo por su mala campaña en la Comunidad de Madrid y su discreto encuentro público de algunos segundos con su homólogo estadounidense, Joe Biden.

"Sin duda votaré a Pedro Sánchez", explica el consultor. Que se reafirma en que hay que "saber parar" y que por eso dejó el Gobierno. ¿El motivo? Redondo lo explica: "Tiene que ver con vaciarte y con los diferentes momentos. No es novedoso. Hubo tres momentos en los que yo fui planteando mi salida".

El vasco asegura que Sánchez le ofreció un ministerio, desmintió que haya usado a Vox para dar miedo (aunque reconoció que no volvería a hacer un vídeo con tintes xenófobos, que tuteló para el 'popular' Xavier García Albiol en su etapa en Badalona) y descartó volver a trabajar para el Partido Popular ("No me veo. No me voy a ir al PP, dalo por hecho").

Enfado del PSOE 

Redondo insinuó que Pedro Sánchez debería promover una reforma constitucional, que Yolanda Díaz debería apartarse de Unidas Podemos para presentarse "con una plataforma" y aseguró que se enteró de la moción murciana poco antes de que se produjese.

Évole le metió el dedo en el ojo: "Dicen que su tumba política fueron las elecciones de Madrid, donde el PSOE quedó como tercera fuerza política, superado ampliamente por el PP, pero también por Más Madrid".

Iván Redondo. 

Y él volvió a negarse a practicar la autocrítica: "Yo, en una conversación que todo el mundo recordará con el staff del Partido Socialista de Madrid, les dije, en mi opinión profesional y de manera independiente, que apenas había un 1% de posibilidades de ganar".

Estas palabras y otras similares han provocado que desde el PSOE lo califiquen de "sinvergüenza", "mentiroso" e "irresponsable", según ha destapado La Sexta. Fuentes de Ferraz consultadas por Elcierredigital.com también confirman el enfado del partido con Redondo, al que califican de "egocéntrico".

Ganar el relato

La última entrevista que había dado Iván Redondo fue a Pablo Iglesias, que antes de que este fichase por el PSOE lo describía como "culto, rápido y sensible. Es una pena que casi siempre haya trabajado para nuestros adversarios".

Tiempo después Iglesias parecía haber cambiado de opinión sobre Redondo: "Algunos conciben la política como una partida de ajedrez donde hay que tener destreza intelectual para ganar el relato. Por eso hay una casta de spin doctors que dicen, 'yo me vendo a cualquier partido para ganar la partida de ajedrez, y da igual que sea un partido de izquierdas o de derechas'".

Eso sí, la relación entre Redondo e Iglesias no es mala tras haber compartido Gobierno. La duda es si la relación entre Sánchez y Redondo es lo positiva que el spin doctor más exitoso de España, por mucho que ahora se burlen de él desde el PP, quiere dejar caer.

Más que un ideólogo

Iván Redondo Bacaicoa, nacido en San Sebastián en 1981, proviene de una familia numerosa de la burguesía de Donosti. Es el tercero de cuatro hermanos, el cuarteto lo cierra una chica. Estudió con los jesuitas en la Universidad de Deusto y allí se licenció en Humanidades y Comunicación. Fue allí, en esta ambiente universitario privado, donde encontró el amor, que ya nunca ha abandonado. Conoció a Sandra Rudy Cobo, de la misma edad que él, que se convertiría en su mujer y su fiel compañera en todo, hasta en los negocios y en el trabajo. Sandra también nació en San Sebastián en el seno de una familia artística. Su padre es el pintor navarro José Ramón Rudy Arredondo, que firma como Rudy, un artista dedicado al paisajismo.

Sandra Rudy, esposa de Iván Redondo.

Pronto esta pareja dio el salto a Madrid desde San Sebastián, una ciudad donde ya destacó como colaborador de El Diario Vasco del potente grupo de comunicación Vocento. En la capital de España, en pleno barrio de Salamanca, zona pepera, Iván constituyó en abril de 2009 su primera empresa y única, según el Registro Mercantil de España. Le puso por nombre 'Redondo y Asociados Consultores Políticos y de Comunicación Sociedad Limitada' . De nuevo, junto a él, como “jefa de estrategias” estaba su fiel compañera Sara.

Iván Redondo prontó consiguió penetrar en los círculos mediáticos madrileños y, por ende, también políticos. Logró entrar como analista político de Antena 3, del diario Expansión, El Mundo o el grupo Interconomía, entre otros, por no decir en casi todos los poderosos medios de España.

Su amistad con periodistas ilustres y determinados líderes de la formación conservadora del PP le hicieron de inmediato que se convirtiera en asesor en la campaña electoral del popular Xavier García Albiol para las elecciones municipales de 2011, en las que este consiguió ser elegido alcalde de Badalona con gran diferencia.

Su gran triunfó le llevó a ser considerado por los entonces líderes emergentes del PP. Asesoró en el País Vasco, comunidad a la que añora y vuelve a menudo, al líder del PP Antonio Basagoiti. Para luego convertirse en el ideólogo del político del PP José Antonio Monago, al que hizo presidente de la Comunidad de Extremadura, un triunfo electoral histórico en una comunidad autónoma hasta entonces siempre en poder del socialismo de Rodríguez Ibarra. 

Esto hizo que cambiara su domicilio y lo situara en Mérida, ya como director del Gabinete de la Presidencia de la Junta de Extremadura, además con rango de consejero. Allí estuvo  desde el año 2012 a 2015. Esto le obligó también a dejar temporalmente su cargo de administrador único de su empresa consultora, que no abandonó y la que inmediatamente regresó tras su salida de Extremadura debido a la pérdida de poder de Monago frente a al actual presidente extremeño del PSOE, Guillermo Fernández Vara.

Sin embargo, este amor durarero de cinco años con el PP se rompió de una manera rotunda, en un hecho que todavía nunca ha explicado de forma veraz. A su regreso a Madrid en el año 2016 se había quedado sin clientes de postín y decidió pasarse a la "reputación corporativa", con un conocido lobby español. También se centró en la "reputación política".

Y ahí fue cuando cambio la chaqueta, sin problema alguno. Y se unió al PSOE más progresista, el de Pedro Sánchez.

COMPARTIR: