27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Óscar, principal investigado por la muerte de la joven de Valladolid, está en libertad sin cargos tras su declaración ante la jueza este lunes

El abogado de la familia de Esther López asegura que la Guardia Civil investiga a otros sospechosos "aún sin catalogar"

El Cierre Digital en
/ Esther López junto a su padre.
El abogado de la familia de Esther López, Guillermo Ruíz Blay, ha revelado este lunes que “hay líneas de la investigación que se refieren a terceras personas que aún no han sido investigadas, tenemos que estar a la expectativa de lo que va a suceder ahí”. Estas declaraciones han llegado después de que la jueza tomara declaración a Óscar, el sospechoso principal de la muerte de la joven de Valladolid.

“Óscar tiene las claves de lo que ocurrió con Esther y no quiere darlas”, es la aseveración del abogado de la familia de Esther que, a la vez, ha revelado que “hay líneas de investigación que se refieren a terceras personas que aún no han sido investigadas”, insistiendo en que a estas personas la colaboración con la Justicia les podría reportar beneficios en caso de ser procesados. Una sorprendente valoración por parte del abogado de la familia de Esther, justo el día en que comparecía ante la jueza el principal sospechoso de la muerte de la joven.

Oscar es ahora mismo, el principal sospechoso de la muerte de Esther para la Guardia Civil, sin embargo, ha vuelto a ocurrir lo mismo que sucedió con el primer detenido por los investigadores. Tras poco más de una hora de declaración, el sospechoso quedó libre por la supuesta falta de contundencia de los indicios en su contra y tras rechazar la juez la petición de cárcel de la familia de la víctima representada por el abogado Guillermo Ruíz Blay.

Así, el caso de la muerte de Esther López en Valladolid se vuelve a enredar en una maraña de indicios, a ratos contradictorios, que vuelven a desembocar en la puesta en libertad de otro sospechoso, tal y como ocurrió con el primer detenido. Dos de los tres hombres señalados como principales responsables de la muerte de la joven Esther López en Valladolid están en libertad por la supuesta falta de contundencia de los indicios. Los tres hombres fueron las últimas personas que vieron con vida a Esther la madrugada de su desaparición el pasado 13 de enero.

Primero fue Ramón “el manitas”, detenido durante seis días después de que la jueza prorrogara su detención a petición de la Guardia Civil mientras los investigadores intentaban reunir alguna prueba contundente en su contra. No la hubo, y la juez, tras esperar los resultados de los análisis de las muestras recogidas durante el exhaustivo registro de su vivienda, le ha retirado las medidas cautelares aunque sigue bajo la condición de investigado. Ramón fue el primero en marcharse a su casa la noche en la que desapareció Esther, dejando a la joven con Óscar y “Carolo”.

Tras Ramón, llegó el turno de “Carolo”, que ni siquiera ha sido llamado a declarar aún ante la jueza, ya que las sospechas en su contra han decaído con el tiempo. Aunque aún mantiene igualmente la condición de investigado. La madrugada del 13 de enero, Carolo se marchó a su casa poco después que Ramón, dejando a Esther en el coche de Óscar.

Esther López.

Ayer le llegó a Óscar el turno de comparecer ante la juez, y el resultado ha sido el mismo. En libertad sin medidas cautelares, aunque se mantiene la condición de investigado también para él. El devenir de la investigación ha colocado ahora a Óscar en el centro de las sospechas pero la falta de indicios contundentes ha pesado en la decisión judicial. Óscar fue el último que vio con vida Esther antes de que, según su relato, la joven se bajara de su coche la madrugada del 13 de enero porque ella quería seguir “de fiesta” y Óscar quería ir a dormir.

Ante la juez, Óscar volvió a mostrar la misma tranquilidad de la que ha hecho gala en las ocasiones anteriores que le interrogó la Guardia Civil. Se ha declarado inocente, ha vuelto a contar el mismo relato que lleva contando desde el principio de la investigación y ha contraatacado haciéndose preguntas que hasta ahora nadie se había hecho insinuando una relación de Esther con su amigo “Carolo”.

Niega que el móvil de Esther estuviera en su casa esa madrugada y llamar a un desconocido

Respecto al principal indicio en contra de Óscar descubierto por la Guardia Civil, este ha negado que el móvil de Esther estuviera en su casa, junto al suyo propio, la madrugada del día 13, casi una hora después de que hubiera dejado a la chica según su relato. “No se nada de eso” ha dicho.

Los primeros informes del GATO de la Guardia Civil aseguran que los móviles de Esther y de Óscar se intentaron conectar a las wifis de los vecinos de este desde las 3:21 hasta las 6:34, sin embargo la Guardia Civil da un margen de error de hasta 45 metros en sus cálculos que impiden asegurar al 100% que el teléfono de Esther estuviera en el interior de la vivienda de los padres de Óscar. Los guardias tampoco han podido determinar, hasta el momento, en qué punto se apagó el teléfono de Esther sobre las 13:00 del día 13 por lo que tienen difícil detallar un relato del caso. Sea como sea, aún falta una nueva tanda de informes más minuciosos que están en periodo de elaboración.

Óscar también niega o no recuerda, haber llamado esa noche, pasadas las 3:30 de la madrugada, a un desconocido. Y posteriormente al móvil antiguo de Esther para fingir que la buscaba. Hasta el momento no ha trascendido quién es ese “desconocido”, sembrando otra duda a favor del sospechoso.

Niega que pusiera su teléfono en “modo avión” esa madrugada y borrar datos del coche

Misma respuesta a la pregunta de por qué puso su teléfono en modo avión, entre las 6:34 y las 9 de la mañana del día 13. Óscar asegura que no sabe de dónde sale el dato y que ni siquiera sabe poner su móvil en modo avión. Una hora fundamental para la Guardia Civil, ya que es cuando creen que Óscar depositó el cuerpo en la cuneta donde se encontraría 23 días después.

Igual de contundente ha sido Óscar ante las preguntas sobre sus “sospechosos” viajes desde la casa de sus padres en Traspinedo a su casa de Valladolid. Niega haber hecho el viaje. Niega que en el camino aprovechara para lavar el coche. “Estoy seguro de que las cámaras no pudieron grabarme lavando el coche porque no lo hice”. En realidad, la investigación sitúa el coche de Óscar en una gasolinera gracias al geolocalizador del coche, pero las imágenes de las cámaras que grabaron “un coche muy similar” al de Óscar no confirman si era el suyo.

Oscar asegura que jamás ha atropellado a alguien. Los técnicos de Volkswagen que participaron en la investigación a petición de la Guardia Civil también creen que el coche no tuvo ningún golpe. Los guardias han pedido una euroorden para que el fabricante del coche exprima todos los datos de la centralita del vehículo.

Sobre la acusación de ocultar la llave de su coche, la que usó la noche de autos y supuestamente utilizó para borrar datos de la centralita del vehículo, Óscar ha insistido en que entregó las dos llaves. Niega cualquier acusación al respecto. Y por lo que ha podido conocer este periódico, Óscar sí entregó las dos llaves, aunque no el mismo día y eso le podría haber permitido manipular datos del vehículo y las llaves.

Libertad sin cargos

El resultado ha sido el ya conocido. Independientemente de la supuesta falta de contundencia de algunos de los indicios presentados por los investigadores, las acusaciones tienen claro que Óscar miente en sus respuestas pero, según la fiscalía, poco pueden hacer si la Guardia Civil no les presenta un relato lineal de los hechos. Por esa razón, la fiscalía no ha pedido prisión para Óscar ni medida cautelar alguna. La misma razón por la que la juez ha rechazado las peticiones del abogado de la familia de Esther.

Lo cierto es que, de momento, la Guardia Civil no sabe exactamente cómo murió Esther ya que los forenses concluyen que fue un atropello, aunque durante las 20 páginas de la autopsia no descartan un golpe o una caída al bajarse del coche. Los guardias tampoco saben aún dónde tuvo lugar el supuesto atropello, y aunque están seguros de que la joven murió en la cuneta donde la hallaron, no saben si el cuerpo de Esther fue movido en las horas cercanas a su muerte. Tampoco han podido determinar hasta ahora con certeza si el coche de Óscar atropelló a Esther, si limpió su coche ese día, o dónde estaba exactamente el teléfono de Esther desde que supuestamente abandonó la casa de Óscar a primeras horas de la mañana.

Esther López, fallecida en Valladolid.

Pero aunque haya quedado en libertad como el primer investigado en el caso de Esther, hay una gran diferencia entre uno y otro. En el caso de Óscar, todavía no han llegado los resultados de las nuevas mediciones de los especialistas en telefonía móvil (GATO) de la Guardia Civil, ni los análisis de las muestras recogidas durante el registro de su casa. Tampoco están los resultados sobre la centralita del coche de Óscar que la Guardia Civil ha pedido a través de una euroorden. Cualquier resultado positivo de esas pesquisas pueden impulsar el procesamiento de Óscar, por eso es difícil de entender que la jueza le haya llamado a declarar antes de recibir todos esos informes completos.

Entretanto, la Guardia Civil promete seguir poniendo todo su esfuerzo en resolver el caso, implicando a todas sus unidades disponibles y diferentes especialidades. Está por ver si el resultado de las pruebas que se están analizando acaba dándoles la razón.

COMPARTIR: