13 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es de Chamberí, tiene 42 años, un novio casi desconocido y ahora se enfrenta al desafío separatista que pretende subir los impuestos en Madrid

Isabel Díaz Ayuso, política de moda: La nueva musa de la derecha española

Isabel Díaz Ayuso en una imagen oficial.
Isabel Díaz Ayuso en una imagen oficial.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es la política de moda gracias a su gestión de la segunda ola de la pandemia en la región que preside. En poco tiempo ha logrado que las medidas defendidas contra la opinión del ministerio de Sanidad le hayan dado la razón y reducido la incidencia del coronavirus en Madrid. Ahora tiene otro reto, defender la fiscalidad madrileña en contra del ataque de los separatistas catalanes.

El diario francés 'Le Figaro' encumbraba a la presidenta Isabel Diaz Ayuso hace unos dias tras una entrevista. Los franceses consideraban que la presidenta de los madrileños es “el descubrimiento político de 2020”.

La verdad es que su gestión de la segunda ola de la pandemia, que tantas voces críticas levantó al principio, incluso entre sus socios de Gobierno de Ciudadanos parece funcionar. Los datos le dan la razón y las medidas de confinamientos perimetrales, incluso por barrios, han contribuido a rebajar los contagios por coronavirus al igual que su apuesta por la realización masiva de test de antígenos.

Isabel Díaz Ayuso, la candidata que vive en un piso de 50 metros:

Isabel Díaz Ayuso.

También la prensa alemana ha dedicado piropos políticos a Díaz Ayuso. En un reportaje de la agencia DPA publicado por diversos medios germanos se afirmaba que aunque “fue acusada de impotencia e inacción”, es vista “de pronto” como una “nueva estrella”.

Mientras el Gobierno informa de su plan de vacunación, la Comunidad de Madrid ha pedido autorización para realizar test de antígenos en las farmacias la próxima semana, en la que ya, este lunes 30 de noviembre, se eliminarán las restricciones en 13 zonas básicas de salud (ZBS). Los últimos datos notificados el jueves constatan que la incidencia acumulada se mantiene en 325 casos por cada 100.000 habitantes.

Resistir la subida de impuestos

Ahora el nuevo objetivo de Díaz Ayuso es lograr esquivar el reto de los separatistas catalanes, que han pedido aumentar la fiscalidad de Madrid, a pesar de ser la comunidad que más dinero aporta al resto de España, en concreto algo más de 4.000 millones de euros.

Isabel Díaz Ayuso dice que Garrido parecía

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. 

El régimen fiscal madrileño cuenta con exenciones y bonificaciones en varios impuestos que son solo de competencia autonómica y eso provoca un efecto multiplicador de la recaudación. Pero Madrid no es ni mucho menos un paraíso fiscal, ya que los impuestos sobre Patrimonio y sobre Sucesiones, favorecidos en Madrid, no existen en la gran mayoría de países europeos y el Gobierno Regional sólo regula donde la ley le permite hacerlo.

Los últimos datos de recaudación de Madrid muestran que la región es la que más aporta al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales, el principal mecanismo distributivo de la solidaridad interterritorial. Transfiere 4.039 millones de euros, el 68% del montante total, seguida por Cataluña (25,5%) y Baleares (6,6%). Es decir más del doble que Cataluña.

Una vida privada lejos del foco público

Pero, en realidad, ¿Quién es esta madrileña de 42 años calificada ya como la nueva "musa" de la derecha española?  Más allá de la política Isabel Díaz Ayuso, tras licenciarse en Ciencias de la Información, se especializó en Comunicación Política y realiza su Doctorado en la Universidad Complutense de Madrid junto a Miguel Ángel Rodríguez, responsable de su política de comunicación durante los últimos meses.

Como periodista trabajó en varias agencias de marketing y departamentos de prensa, aunque la radio es el medio de comunicación en el que más ha ejercido su profesión. Siempre se ha confesado ser una apasionada de las ondas desarrollando su último trabajo, antes de dar el salto a la política, en Radio Marca.

La historia de amor de Isabel Díaz Ayuso y Jairo Alonso - Chic

Isabel Díaz Ayuso con Jairo Alonso/ Instagram.

En 2017 fue nombrada Viceconsejera de Presidencia y Justicia bajo el mandato de Cristina Cifuentes, una de sus valedoras. Dos años después se convirtió en la apuesta de Pablo Casado para la presidencia de la Comunidad de Madrid.

A pesar de su labor institucional como presidenta ha conseguido mantener lejos del interés de los medios de comunicación su vida privada. Lo cierto es que Díaz Ayuso siempre ha tenido muy claro que quería vivir su vida privada como una mujer independiente lejos de las opiniones de terceros. Con 24 años dejó el hogar familiar para compartir piso con unos amigos en Chamberí.

Entre 2008 y 2011 estuvo casada con un empresario del mundo del golf. Cinco años después de su separación, inició una relación sentimental con Jairo Alonso un antiguo amigo de la infancia. Ambos se conocieron en el pueblo del padre de Isabel, Sotillo de la Adrada (Ávila). En 2016 se reencontraron e iniciaron una historia de amor que dura hasta hoy.

Alonso ha estado al lado de Isabel en sus mejores momentos como cuando tomó posesión de la presidencia autonómica, pero sin querer acaparar protagonismo, siempre en un discreto segundo plano. En ese momento, agosto de 2019, no dudo en piropear a su novia a través de Twitter: “ORGULLO es lo que siento cada vez que te miro. Lo has conseguido a pesar de los millones de piedras que en tu camino pusieron. Nadie puede saber mejor que tú lo que es luchar contra todo y todos. Pero aun así nada pudo destruirte. Me siento muy orgulloso de ti”.

Alonso trabajó durante años como estilista, profesión en la se inició en la adolescencia. Años después se convirtió en el responsable de Comunicación y Marketing de la cadena de peluquerías Rizo’s. Hoy, Jairo Alonso se encarga del marketing y de las labores de comunicación de varias empresas como, por ejemplo, la cadena de restaurantes Shukran. La política del PP vive junto a su pareja en su barrio de siempre, Chamberí, en un piso de 60 metros cuadrados por los que paga unos 1.500 euros al mes. Ésta no es la primera vivienda que comparte la pareja, antes vivieron en el barrio de Malasaña, en la calle Ruiz, en un piso de 50 metros cuadrados. Es un barrio tradicional en el que, a pesar de todo, puede llevar una vida discreta. Es su manera de conseguir que los asuntos privados no opaquen su bien ganada imagen pública.

COMPARTIR: