07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El príncipe Hamzah, exheredero al trono e hijo de la Reina Noor exiliada en Londres, está acusado de sedición y de promover un golpe contra el monarca

Sigue el conflicto en Jordania: El Rey Abdullah II confirma el arresto domiciliario de su hermanastro

Rania y Noor de Jordania.
Rania y Noor de Jordania. / Las dos 'reinas' viven enfrentadas desde hace años.
El conflicto entre Hamzah y Abdullah II de Jordania da un nuevo giro. Tras confirmar la Justicia su imputación por sedición y traición, el monarca jordano comunicó a su pueblo en una carta pública que el asunto debería solucionarse en familia y no en los tribunales y que su hermano seguiría en arresto domiciliario. La guerra entre hermanos se remonta a hace años pero la mala relación entre la Reina Noor, madre de Hamzah, y Rania, esposa de Abdullah, es señalada por muchos como el origen.

El pasado jueves 19 de mayo el Palacio Real de Aman emitió un comunicado en el que se anunciaba un Real Decreto aprobando el arresto domiciliario del príncipe Hamzah, hermanastro del actual monarca, el Rey Abdullah II. El Rey ha emitido una carta pública en la que que explica al pueblo jordano que el "comportamiento destructivo" y la "sedición" le han llevado a tomar esta decisión. 

Tras hacerse públicos los cargos de sedición y conspiración contra el que fue príncipe heredero entre 1999 y 2004, Abdullah II decidió que la suerte de Hamzah, confinado en su palacio bajo su protección, debe dirimirse en privado, dentro del ámbito familiar y no en un tribunal. Es el príncipe Hassan, hermano del fallecido rey Hussein, quien media y logra convencer al rebelde para que haga las paces, según han informado desde palacio. 

El pasado mes de marzo, Hamzah envió a Abdallah II una carta de disculpa pública en la que juró lealtad a su hermano y confió en que "podríamos pasar página en este capítulo de nuestra historia familiar y nacional". Entonces se le concedió el perdón real, según la carta del rey al pueblo jordano, publicada el 19 de mayo. "Por desgracia, a Hamzah le habrá tomado solo unas pocas semanas confirmar sus verdaderas intenciones y volver a su puesta en escena y victimización habituales", informa Abdallah II en su carta del pasado día 19. 

Dos hermanos y una corona

El enfrentamiento entre el hijo de Noor y el marido de Rania viene de lejos. El Rey Hussein, que reinó desde 1952, optó por no nombrar a su hermano Hassan como el próximo monarca de la nación. Esa decisión fue un shock para la mayoría porque el príncipe heredero Hassan había sido el heredero designado durante 34 años. Es habitual en las monarquías árabes esta forma. Sin embargo, Hussein europeizaba así su dinastía como ya había hecho Hassan II en Marruecos

Hamzah de Jordania.

Para este cambio, Hussein dijo que su hermano había tratado de ejercer influencia sobre las Fuerzas Armadas de Jordania y que se había negado al deseo del Rey de que uno de sus hijos le sucediera, cambiando para siempre la forma hereditaria del trono. 

El rey recurrió a su hijo Abdullah, el mayor, para reemplazarlo. Pero esta elección también fue una sorpresa ya que muchos observadores pensaban que si Hassan no iba a ser rey, seguramente el rey apostaría por su hijo pequeño, Hamzah, nacido de su última esposa, la bella norteamericana Noor. Hamzah estuvo a menudo al lado de su padre durante el tratamiento del cáncer del Rey y era visto como el favorito del monarca moribundo.

El problema era que, entonces, Hamzah tenía solo 18 años y Hussein sentía que ser rey era demasiada responsabilidad para un adolescente. Abdullah, popular entre los jordanos y los militares, también tenía la ventaja de ser 18 años mayor.

Abdullah II de Jordania.

Abdullah asumió el trono dos semanas después de la muerte de su padre y rápidamente nombró a Hamzah como Príncipe heredero, volviendo a la tradición árabe (al nombrar a su hermano) y  cumpliendo así el deseo de su padre. Sin embargo, cinco años después, en 2004, Abdullah despojó abruptamente a Hamzah de su designación de heredero al trono. En una carta a Hamzah, Abdullah dijo que príncipe heredero era solo un título "honorario" y que poseerlo "restringía su libertad y nos impedía confiarle ciertas responsabilidades para las que está completamente calificado para asumir". Abdullah no nombró de inmediato al sustituto de Hamzah, pero finalmente le dio el título a su propio hijo, el príncipe Hussein, en 2009.

Muchos vieron aquí la sombra de la Reina Rania. En ese momento, Noor ya se encontraba fuera del país donde el protocolo no tenía papel para ella a pesar de lo cual no dejó de ser considerada una de las mujeres más elegantes del mundo y de ser invitada a todo tipo de eventos de la realeza europea donde, en ocasiones, se encontraba con su 'enemiga' Rania.  Ahora, las tensiones dentro de la monarquía se han tornado mucho más peligrosas para la política jordana y el culebrón político y familiar continúa. 

COMPARTIR: