26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La controvertida gestión del presidente de Murcia que evitó su salida con tránsfugas y la amistad con García Egea podrían apartarle de la política

El nuevo PP de Feijóo: Dudas sobre el murciano López Miras y bote salvavidas para el extremeño Monago

Teodoro García Egea y Fernando López Miras.
Teodoro García Egea y Fernando López Miras.
La controvertida gestión de Fernando López Miras y su decisión de apoyarse en tránsfugas para evitar la moción de censura impulsada por PSOE y Ciudadanos, han invitado a Alberto Núñez Feijóo a sopesar si es deseable que el presidente murciano repita como candidato en 2023. Mientras, el extremeño José Antonio Monago podría quedarse al frente de la formación en su comunidad.

La guerra interna del Partido Popular ha provocado que Fernando López Miras pierda muchos apoyos en la 'nueva familia' que llegará a la sede de la calle Génova 13, en Madrid. El presidente murciano, que "se apoyó en tránsfugas para evitar la moción de censura cocinada por PSOE y Ciudadanos, está realizando una controvertida gestión", así lo explican a elcierredigital.com fuentes internas del PP.

Su decisión de nombrar a una ex de Vox crítica con las vacunas contra la covid como consejera, la gestión de la crisis medioambiental del Mar Menor y su cercanía con Teodoro García Egea –que tiene un familiar directo que habría sido 'colado' por López Miras en una lista de espera sanitaria, según denunció Infolibre–, invitan a que Alberto Núñez Feijóo demuestre la veracidad de la regeneración que promete, según comentas mismas fuentes.

Algunas de estas voces apuntan al relevo de López Miras, que podría no repetir como candidato a la presidencia de la comunidad murciana a pesar de haber logrado modificar en la Asamblea de la Región de Murcia la Ley que le permitiría presentarse a las autonómicas de 2023, aunque la Cámara había limitado el número de mandatos de un presidente en la legislatura anterior. 

El histórico miembro del Partido Popular, Ramón Luis Valcárcel, presidente de la autonomía durante casi dos décadas, apoyaría el relevo de López Miras por Patricia Fernández, alcaldesa de la localidad de Archena desde 2011. 

La caída de García Egea podría arrastrar a López Miras

El repentino cambio de criterio de López Miras sobre la gestión de Pablo Casado y García Egea tampoco dejan en buen lugar al barón popular. El 21 de febrero este declaraba que creía "que el trabajo que se ha hecho desde la dirección nacional ha sido bueno, rearmando el partido, que quedó en una situación muy complicada tras la moción de censura. Es cierto que lo que ha pasado estos últimos días no nos gusta a nadie, perjudica al partido y, por tanto, a España y a los españoles. Lo que tenemos que hacer es centrarnos en los problemas de los españoles y no en cuestiones internas del PP. Es una situación en la que ninguno estamos cómodos". 

El 22 de febrero, la cosa cambiaba: "Es el momento de la responsabilidad. España está por encima de todo. Como presidente del PP en la Región de Murcia, represento a los militantes de la Región de Murcia. La situación es insostenible, se necesitan decisiones urgentes y por eso solicito que haya un congreso extraordinario". 

Monago podría salvarse

La llegada del equipo de Feijóo a la sede del Partido Popular a Madrid podría motivar cambios también en otras autonomías. Elcierredigital.com ya adelantó el relevo de José Antonio Monago al frente del PP extremeño. Fue García Egea, entonces todopoderoso secretario general de la formación, quien le marcó el camino regalándole un premio de consolación: un puesto en el Senado, Cámara a la que Monago volvió a pesar del aluvión de críticas que recibió tras conocerse que en su anterior etapa en la Cámara Alta cargó al erario público decenas de viajes para ver a una amiga que tenía en Canarias. 

José Antonio Monago.

Monago, que recibió entonces un bote salvavidas, "podría ahora aprovecharse de su gran cercanía con Feijóo y de la falta de relevo claro en el PP extremeño para mantenerse al frente de la formación que actualmente lidera la oposición", aseguran fuentes del Partido Popular a elcierredigital.com.  

Según señalan fuentes cercanas a Monago, este "se iba a despedir de la política extremeña alardeando de que fue el dirigente que acabó con la hegemonía socialista en el este español, al menos durante los cuatro años que Izquierda Unida apoyó al PP e Iván Redondo tuteló sus pasos en la presidencia de Extremadura". 

Es cierto que la salida de este cargo en 2015 estuvo precedida de un aluvión de críticas por haber cargado al Senado una treintena de viajes a Canarias entre 2009 y 2011 que tenían como fin ver a su amiga

El barón hizo oídos sordos y logró que hiciera posible su repetición como candidato del PP extremeño en 2019. Monago aseguró antes de la cita electoral que se empadronaría en Portugal si el PSOE conseguía la mayoría absoluta en Extremadura. Y Guillermo Fernández Vara la logró sin que Monago se replantease su lugar de residencia. Eso sí, cambió Mérida por un puesto en el Senado en Madrid.

COMPARTIR: