08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La denunciante solicitó una audiencia con la ministra en funciones Margarita Robles quien, a pesar de tener la agenda vacía, no le ha respondido

Defensa ignora a una soldado que denuncia a cuatro mandos por acusarla de participar en vídeos porno

Margarita Robles, ministra de Defensa en funciones
Margarita Robles, ministra de Defensa en funciones
El Ministerio de Defensa, dirigido en funciones por Margarita Robles, no se ha pronunciado sobre el caso de la soldado a la que cuatro altos mandos presuntamente le atribuyeron de manera falsa vídeos pornográficos. El 19 de agosto la denunciante pidió una audiencia con Robles y a día de hoy no ha obtenido respuesta. Por su parte, Unidas Podemos ha pedido la comparecencia en el Congreso de la ministra a raíz del caso de acoso en el seno del Ejército que denuncia la soldado de artillería C.V.A.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Daroca (Zaragoza) admitió a trámite este julio la denuncia de una soldado del Ejército de Tierra donde acusa a un oficial y tres tenientes coroneles de atribuirla vídeos de carácter pornográfico para sancionarla posteriormente. La soldado, C.V.B., denuncia a los cuatro superiores por unos hechos que podrían suponer los delitos de injurias graves y falsedad documental.

A pesar de la gravedad de los hechos relatados por la soldado, el Ministerio de Defensa no ha mostrado interés en el caso, según ha podido saber elcierredigital.com de fuentes cercanas al entorno de la denunciante.

Así, el pasado 19 de agosto la soldado pidió una audiencia con la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, para tratar la situación, pero a día de hoy no han recibido contestación alguna por su parte, pese a tener la agenda pública vacía. “Nadie se ha puesto en contacto con ella ni han mostrado interés desde el Ministerio de Defensa en todo este tiempo”, denuncian fuentes cercanas a la denunciante a este periódico.

Por su parte, Unidas Podemos ha solicitado este martes la comparecencia en el Congreso de la ministra de Defensa en funciones Margarita Robles a raíz del caso de la soldado C.V.B. El escrito lo han firmado los diputados Alberto Garzón, Eva García Sempere, Roser Maestro y Juan Antonio Delgado Ramos y el motivo que exponen es “Para que informe sobre el protocolo de actuación frente al acoso sexual y por razón de sexo en las Fuerzas Armadas, así como su grado de implementación y cumplimiento”.

Los cuatro altos cargos ahora investigados son el general Ángel Serrano, quien firmó la resolución para sancionar a la soldado de forma definitiva; el teniente coronel Carlos Granados, quien puso en marcha el expediente sancionador; la capitana Cristina Serrano, jefa de la batería a la que estaba asignada la denunciante y que actuó como testigo de cargo, y la teniente coronel María Gracia Cañadas, jefa de la unidad y quien firmó el informe que posteriormente dio lugar al expediente sancionador.

La lesión de espalda durante unas maniobras

El caso se remonta a 2018, cuando la soldado de artillería C.V.B. sufrió un pinzamiento en la espalda durante unas maniobras que le provocó una lesión y 15 días de baja. Su superior, la teniente coronel María Gracia Cañadas, catalogó la situación como contingencia común en lugar de profesional, dando por hecho que no había tenido que ver con su actividad. Si la lesión no se produce en acto de servicio supone un perjuicio para la afectada pues al tratarse de una militar de carácter temporal, no tienen derecho a una prestación económica.

Meses después, la teniente coronel declaró el alta de la soldado, a pesar seguir sufriendo las lesiones, de tener la baja médica (pues le habían diagnosticado una desviación de la columna pendiente de intervención quirúrgica) y de haber informado a sus superiores con la documentación sanitaria correspondiente.

Cuando le comunicaron que tenía que volver a su actividad porque su superior declaró su alta, el 20 de agosto del año pasado, tuvo que reincorporarse al día siguiente, lo que le provocó una crisis de ansiedad en la estación de tren que le impidió partir.

Así, tras agravarse su situación por el ataque de angustia unos días después, la soldado tuvo que ser intervenida de urgencia de la lesión en la espalda y se le practicó un aborto terapéutico por recomendación de los médicos, debido a las secuelas que la operación podría haberle causado al feto. Como consecuencia de no haber podido incorporarse a su destino, le abrieron un expediente por falta grave.

La soldado C.V.B. denunció ante la Justicia Militar a la teniente Gracia Cañadas por abuso de autoridad, acoso profesional y extralimitaciones en el ejercicio del mando. El Tribunal Militar encargado del caso, tras tomar declaraciones a la denunciante y a la acusada, archivó la causa.

acoso-soldado-videos-porno

Los militares de tropa no identificaron a la soldado como la protagonista de los vídeos

Después que tuvieran lugar estos hechos, el teniente coronel Granados ordenó abrir una investigación sobre la soldado a raíz del informe elaborado por Gracia Cañadas, donde aseguraba que C.V.B. había explicado durante unas maniobras a cinco de sus compañeros “que participaba en una página de carácter pornográfico, mostrando una serie de imágenes”, así como animándolos a entrar en el portal web para ganar dinero con los vídeos.

En el informe de la teniente coronel se incluían supuestos pantallazos de los vídeos y de fotos de la soldado que, según la denuncia, habían sido manipuladas. La teniente habría retocado las fotos para que las dos mujeres parecieran la misma persona, sin tener en cuenta que los tatuajes no coinciden, así como la cicatriz que presenta la soldado por el parto en el que dio a luz a su hija que la actriz de los vídeos no tiene en su cuerpo.

Después se pone en marcha el expediente y tanto Gracia Cañadas como la capitana Cristina Serrano señalaron a la soldado como la protagonista de los vídeos pornográficos. Fueron las únicas personas en identificarla, mientras que el resto de los testigos, militares de tropa, no señalaron a la soldado como la mujer que aparecía en las filmaciones o no pudieron identificarla con seguridad.

Ahora la soldado ha denunciado el caso ante la justicia ordinaria y la magistrada del Juzgado de Primera Instrucción e Instancia de Daroca (Zaragoza) ha admitido a trámite la denuncia al ver indicios de delito. 

Quieren expulsarla del Ejército

Las secuelas psicológicas que sufre C.V.B. por la situación que está viviendo desde el año pasado le han supuesto a la militar la apertura de otro expediente con doce días sin sueldo por la baja.

En este sentido, la asociación militar Cuestión de Justicia y Honor, que asesora y apoya a la soldado en su denuncia, asegura que “a pesar de no haber solicitado ningún tipo de baja por motivos psicológicos, lo único que la soldado hizo fue remitir una copia del informe de su psiquiatra que justificaba la situación que había desembocado en la intervención quirúrgica, se le inicia, al margen del expediente de falta de aptitudes psicofísicas con motivo de la lesión física que padecía como casusa del servicio, un expediente de falta de aptitudes psicofísicas”.

Por este expediente le dieron un T5 psicológico, lo que le supone su cese en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sin derecho cobrar ninguna pensión. Resulta que Defensa no reconoce los problemas psicológicos como lesiones producidas en acto de servicio. La soldado ha recurrido y está a la espera. Las penalidades que ha tenido que sufrir le han traído consecuencias hasta hoy, pues todavía tiene ansiedad, un cuadro depresivo y se le cae el pelo.

COMPARTIR: