21 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía Nacional ha detenido a siete jóvenes, como presuntos autores de un delito de odio por disfobia en Manacor (Mallorca)

Movimiento contra la Intolerancia será acusación en el caso del secuestro y torturas a un discapacitado intelectual

Dos agentes de la Policía Nacional llevan a dos de las detenidas por secuestro y lesiones a un discapacitado intelectual.
Dos agentes de la Policía Nacional llevan a dos de las detenidas por secuestro y lesiones a un discapacitado intelectual.
El Movimiento contra la Intolerancia, el Racismo y la Violencia se ha personado como acusación popular en la causa abierta contra varios jóvenes por un presunto delito odio por disfobia sobre un discapacitado intelectual en Manacor (Mallorca). La víctima sufrió vejaciones, secuestro y lesiones durante dos días por parte de siete jóvenes que ya han sido detenidos por la Policía Nacional y puestos a disposición judicial.

La asociación "Movimiento contra la Intolerancia", mediante su personación como acusación popular acusará de delito de odio por disfobia a los responsables del secuestro y torturas hacia una persona discapacitada psíquica en Manacor. Además, el movimiento pedirá la intervención de la Fiscalía de Delitos de Odio y solicita "el ingreso inmediato" en prisión de los responsables de los hechos "ante la extraordinaria crueldad mostrada por los mismos".  

Este delito por disfobia, odio o aversión contra las personas con discapacidad, está contemplado como circunstancia agravante y en el art. 510 del Código Penal como delito cometidos contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas garantizados por la Constitución, según relata el Movimiento contra la Intolerancia.  

Delitos de odio motivados por disfobia en España 

Según las estadísticas del Ministerio del Interior, en diferentes años, los delitos cometidos por disfobia se sitúan en 3º y 5º lugar de entre los de odio reconocidos por el Ministerio. El Movimiento contra la Intolerancia declara: "Estamos ante una realidad donde las víctimas no suelen denunciar, pero los actos de humillación, odio, discriminación y violencia configuran un mapa de intolerancia por disfobia presente en todo el país, desconociéndose la cifra, que puede ser de un millón al año". 

El Movimiento informa de que las personas con discapacidad sufren en silencio los actos de disfobia, que atentan contra la dignidad humana, sus libertades y sus derechos, además de conllevar rechazo, discriminación, odio, hostilidad y violencia.  

Según los estudios, los menores con discapacidad tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de actos violentos, la misma proporción que los adultos con problemas mentales, expone el Movimiento contra la Intolerancia, que resalta que el acoso en el ámbito escolar hacia discapacitados es un hecho a desaparecer.  

La disfobia tiene una gran trayectoria histórica, en los años 40 del siglo XX, el Instituto para la Higiene Racial del régimen nazi, acordó eliminar a 300.000 personas alemanas con discapacidad porque eran una carga para el Estado y eran consideradas como vidas sin valor, vidas “no merecedoras de ser vividas”, cuenta el Movimiento contra la Intolerancia.  

Hoy en día, en las redes sociales e Internet se han producido numerosos hechos de incitación directa e indirecta a la intolerancia por motivos de discapacidad, como es el caso del joven secuestrado y torturado en Manacor el fin de semana pasado.  

Imagen del concurso publicado por la víctima en las redes sociales. 

La Policía Nacional ha detenido en la localidad de Manacor a 7 jóvenes de entre 20 y 30 años, por retener y torturar durante dos días a un hombre con discapacidad intelectual. Los arrestados, que se prevé que pasen este martes a disposición judicial, están acusados de detención ilegal, lesiones y vejaciones.   

El secuestro y las torturas

El discapacitado, de 36 años y una limitación del 38%, había convocado un concurso, tipo desafío, en las redes sociales para solicitar un "cambio de look extremo". A esta llamada respondieron 7 jóvenes, que quedaron con la víctima en la plaza de España de Manacor el pasado viernes, para someterle a todo tipo de vejaciones como el secuestro y múltiples lesiones.  

Los agresores le obligaron a vestirse de mujer y a que hiciese la compra en un supermercado del municipio. Después, le llevaron al domicilio de una de las presuntas culpables donde fue sometido a torturas, le tatuaron penes en la frente, pezones y sujetadores en la espalda. También, le pegaron los labios con pegamento fuerte, le cosieron los dedos de los pies con hilo y aguja y le arrancaron las cejas para poder tatuárselas.  

La víctima fue trasladada al hospital donde le atendieron de las lesiones sufridas presentando posteriormente una denuncia en la comisaría de la ciudad, según adelantó el periódico Última hora 

Desde Movimiento contra la Intolerancia se pide la protección universal de todas las víctimas que sufren delitos de odio mediante una ampliación y mejora del Código Penal que aún presenta insuficiencias.  

COMPARTIR: