23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 3 de agosto de 2020 la Zarzuela anunció que dejaba España con una carta del Emérito a su hijo Felipe VI, hoy su deseo es volver antes de navidades

Un año de Juan Carlos I en el refugio paradisíaco de la isla de Nurai: Los escándalos que forzaron su marcha y su vida en Abu Dabi

Juan Carlos I en la isla de Marai.
Juan Carlos I en la isla de Marai.
Hace un año, el tres de agosto de 2020, Juan Carlos I volvía a sorprender a todos los españoles con la noticia de que había abandonado España acosado por sus escándalos financieros. Durante días se especuló con cuál había sido el destino elegido por el Rey Emérito para instalarse fuera de su país. Aunque se especuló con Portugal o República Dominicana, finalmente fue la isla de Nurai en Abu Dabi el lugar escogido por el monarca. Sitio donde se supone que sigue habitando. Éstos son los hechos.

Tres de agosto de 2020. El Rey Emérito Juan Carlos I volvía a irrumpir como un vendaval en la actualidad española. Cuando todo el país se prepara para disfrutar de las vacaciones de verano tras unos meses terribles por la pandemia, la noticia de que el padre de Felipe VI se encontraba fuera de España sorprendía a todos. 

Un escueto comunicado anunciaba la intención del monarca de marcharse del país en el que reinó durante casi cuatro décadas. Y se hizo a través de una carta a su hijo que decía así: 

“Majestad, querido Felipe:

 Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen.

 Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona.

 Con mi lealtad de siempre.

 Con el cariño y afecto de siempre, tu padre.”

Lo cierto es que llovía sobre mojado en la Casa Real, y en concreto, sobre la figura del Rey Emérito. Unos meses antes, al inicio del confinamiento con motivo de la pandemia del coronavirus, su hijo llevó a cabo uno de los gestos más llamativos y rotundos con respecto a los escándalos de su padre. 

Felipe VI y Juan Carlos I.

El rey Felipe VI renunciaba un domingo 15 de marzo de 2020 a la herencia, , que personalmente le pudiera corresponder de su padre don Juan Carlos de Borbón, posiblemente millonaria. Fuentes económicas solventes aseguran a Elcierredigital.com que el patrimonio del Rey Emérito español asciende a unos 800 millones de euros. 

"Así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen pueda no estar en consonancia con la legalidad o con criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben formar la actividad de la Corona",  rezaba el comunicado oficial emitido aquel domingo por la Casa del Rey. 

Así las cosas, no sorprendía mucho la salida del Rey fuera de España pero sí lo hicieron las formas. Durante días se especuló con el lugar elegido por el monarca para lo que algunos denominaban huida y otros exilio. Se barajaron Portugal y República Dominicana como destinos del Emérito. En este último país contaba con el apoyo de la todopoderosa familia Fanjul. Sin embargo, Juan Carlos I había elegido Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, como nuevo lugar de su 'exilio'. 

La marcha a Abu Dabi

Fue una exclusiva de la periodista Pilar Vidal, del grupo Vocento, la que aclaró el paradero del monarca. Este grupo de comunicación realizó una importante inversión económica a cambio de la preciada información que desde días antes ya  estaba en venta. Según publicó en su momento Elcierredigital.com, ésta información fue ofrecida a otros medios de comunicación que, sin embargo, apostaron por otros destinos, como los ya citados República Dominicana y Portugal, quizá influidos por unas fuentes fiables que indujeron al error y donde ya habían instalado varios puntos de sus directos, lo que no resulta precisamente barato y factible para un cambio de ubicación. 

Sólo un día después de la publicación por ABC de la ruta del vuelo de salida de España del Rey Emérito Juan Carlos I, el diario digital NIUS, de Mediaset, aportaba una imagen histórica del exmonarca español descendiendo del avión que le transportó a Abu Dabi, junto a otras cinco personas, a Abu Dabhi. Cuatro escoltas del Ministerio del Interior, controlados por el Gobierno de Pedro Sánchez, y el fiel asistente personal de don Juan Carlos. 

Juan Carlos I llegando a Abu Dabi. 

Tal y como publicó Elcierredigital.com la filtración de la información y de la fotografía de la llegada del Rey Juan Carlos a Abud Dabi llegó a las redacciones de estos medios de comunicación a través de los Servicios de Información franceses. Además, el fotógrafo que tomó la histórica foto del Rey Juan Carlos, realizada a través de un teléfono móvil, es un conocido paparazzi francés que no es la primera vez que obtiene fotos filtradas por fuentes de la inteligencia gala.

Precisamente, este prestigioso "ejército" de fotoperiodistas galos y españoles fue quien también consiguió unas imágenes en Marbella de la excandidata socialista a la Presidencia de Francia, Ségolene Royal, junto a su nuevo acompañante, después de su separación del expresidente francés Françoise Holland, que acabaron en la portada de la conocida revista Paris-Match. En ellas, se les veía de la mano acaramelados. Esta instantánea excandidata socialista francesa junto a su nuevo amigo André Hadjez le hizo perder su credibilidad política. 

Estas filtraciones interesadas, y a veces equivocadas, se han sucedido a lo largo del año que lleva el Rey Juan Carlos I en Abu Dabi, lo que han permitido y le permiten seguir esquivando sus posibles movimientos y paradero, muchas veces gracias a la utilización por parte del Emérito de un pseudónimo, como ya hizo en su viaje desde Vigo a Abu Dabi con el heterónimo de Juan Sumer

Los escándalos de Juan Carlos I

Los problemas judiciales para Juan Carlos I parecen haberse recrudecido fuera de España. En Suiza, le investiga el fiscal anticorrupción Ives Bertossa y en el Reino Unido, tras hacer efectiva Corinna Larsen su amenaza de denunciarlo por un supuesto acoso hacia ella de los servicios secretos españoles, tras su ruptura a raíz de la famosa cacería de Botsuana de 2012. Países donde la figura de Juan Carlos de Borbon no es inviolable ni inimputable. Por tanto, puede ser investigado y juzgado.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, más conocida como Corinna Larsen. 

Para ello, el que fuera Jefe de Estado ha requerido los servicios de un nuevo letrado. Se trata de Javier Sánchez-Junco Mans, que ya ha sustituido a José Manuel Romero Moreno, el Conde de Fontao, el abogado real durante años, como lo hizo en el caso Noos donde asesoró a Iñaki Urdagarin por indicación del entonces todo poderoso Rey Juan Carlos.

La isla de Nurai

Don Juan Carlos reside en la paradisíaca isla de Nurai, a 20,5 kilómetros de Abu Dabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos. Una distancia que se puede cubrir en apenas quince minutos en barco. El programa de Telecinco Viva la vida ha mostrado en exclusiva la lujosa mansión donde el monarca vive. 

Imágenes de la mansión en la que se aloja Juan Carlos I./ Telecinco. 

La isla de Nuray, de apenas un Kilómetro cuadrado de extensión y hasta hace poco tiempo sin habitantes, tiene en la actualidad un lujoso complejo hotelero y once mansiones exclusivas, de entre 11 millones y 13 millones de valor cada una. Alojarse en una de estas villas de lujo tiene un precio medio en torno a los 6.000 euros por noche

Cuatro de estas doce mansiones de lujo pertenecen a un mismo propietario. Y la que ocupa Don Juan Carlos está más cerca del extremo final de la isla. Es la tercera desde el principio del mar, según fuentes de la investigación. Pero esto no es óbice para que de vez en cuando el Emérito vaya acompañado a pie, o un buggie, hasta el propio hotel de lujo de la isla. Allí pasa el día y almuerza con relevantes amigos o familiares llegados de España, como recientemente sus hijas las infantas Elena y Cristina de Borbón. 

Centrándonos en el caso de la residencia en la que descansa y vive el Rey Emérito, ésta tiene un total de 1.050 metros cuadrados construidos y 4.150 de parcela. La vivienda consta de dos plantas, con seis dormitorios, siete baños y amplios salones orientados hacia el mar.

La mansión tiene seis dormitorios./ Telecinco.

Según han explicado en Viva la vida, han sido siete semanas de "intenso trabajo" para dar con la vivienda de lujo en la que se aloja don Juan Carlos, cuyas imágenes han sido contrastadas también por las que hizo públicas su entorno, con el visto bueno de Zarzuela, en las que en una de ella aparecía en una terraza de la misma propiedad posando junto a la familia Al Qubaisi, un fallo de seguridad y de confianza desmedida.

A lo largo de este año Elcierredigital.com ha informado puntualmente de todo lo que iba sucediendo con el Rey Emérito como se puede comprobar en la hemeroteca de este periódico. 

COMPARTIR: