21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Era hijo de un grande de la fotografía del cine, vivió junto al cantante su pasión por Isabel Preysler y trabajó para los Albertos y Javier De la Rosa

Muere Alfredo Fraile: El hombre detrás del éxito de Julio Iglesias que trajo a Berlusconi a España y asesoró a Adolfo Suárez

Alfredo Fraile.
Alfredo Fraile.
Alfredo Fraile falleció el vienes víctima del Covid-19 a los 79 años. Hijo de uno de los grandes directores de fotografía del cine español, llevó la carrera de Julio Iglesias entre 1969 y 1984, coincidiendo con su ascenso a la fama y su matrimonio y posterior divorcio con Isabel Preysler. Después asesoró a Adolfo Suárez en la campaña electoral de 1986 y ayudó a Silvio Berlusconi a crear la filial española de Mediaset en 1990. En esos años también trabajó para 'los Albertos' y Javier de la Rosa.

Alfredo Fraile falleció en la mañana del viernes 12 de marzo en un hospital de Madrid a los 78 años tras contraer el coronavirus. El que fuera representante del cantante Julio Iglesias luchó durante un mes contra esta enfermedad en el hospital madrileño donde se encontraba ingresado.

Alfredo Fraile Laméyer nació en Madrid en 1943, siendo uno de los ocho hijos, de Alfredo Fraile Lallana (1912-1994) uno de los grandes directores de fotografía de la historia del cine español. Especialmente reconocido por sus trabajos en filmes como La pródiga de Rafael Gil o Muerte de un ciclista (1955) de Juan Antonio Bardem. Otra de los hijos del cineasta es Montse Fraile, casada con el popular periodista José María García

Fraile Lallana inició su relación laboral con el cine durante los años de la Guerra Civil siendo director de varios cortometrajes propagandísticos para el bando sublevado. Tras años de éxito como director de fotografía en 1960 se convirtió en productor. A lo largo de sus años como productor fueron especialmente taquilleras las más de 20 películas que creó para lucimiento de Manolo Escobar

Julio Iglesias y Alfredo Fraile. 

Ya en su juventud, Alfredo Fraile Jr. entró en contacto con el mundo del cine y sobre todo, con el publicista Enrique Herreros, dibujante de La Codorniz y creador de las principales estrellas del  momento. Fue con Sara Montiel con la que probó técnicas de marketing desconocidas en la España de la época. Herreros tenía en su escudería a un joven Julio Iglesias que acababa de ganar el Festival de Benidorm pero en cuyo futuro no creían muchos. Tras crear una película de propaganda para el artista, La vida sigue igual (1969), que se dio un leñazo en taquilla, e intentar que Mario Camus lo colocase como galán de Saritísima en Esa mujer (1969), ambos, Iglesias y Fraile, se vieron en la calle. 

15 años junto a Julio Iglesias

En su libro de memorias Secretos confesables (2014), Fraile aseguraba que Isabel Presyler le había dicho: "Julio nunca nos va a perdonar que tú y que yo seamos los únicos que le hayamos dicho que no". 

Entre 1969 y 1984, Fraile estuvo detrás de la meteórica carrera de Julio Iglesias: Festival de Eurovisión, primer éxito internacional con Un canto a Galicia, sus giras mundiales y, finalmente, su gran triunfo en el mercado anglosajón en 1984. 

También vivió con él momentos clave de su vida personal. En su libro cuenta cómo se gesta su boda con Isabel Preysler cuando descubren que está embarazada. La filipina prefería ser madre soltera y marcharse a Estados Unidos con una tía suya. Sin embargo, entre todos la convencen de que lo mejor es casarse. 

Con Adolfo Suárez y el equipo de campaña de 1986.

También vivió con Julio su separación de Isabel Preysler. Harta de las infidelidades del artista, Isabel le comunicó su decisión de poner fin al matrimonio en el mismo aeropuerto de Barajas cuando volvió de una gira por América donde la prensa difundió con todo lujo de detalles sus acercamientos a varias féminas, incluidas las famosas Trillizas de Oro. Esa noche Julio se fue del aeropuerto con Alfredo y no con la Presyler. 

Ya con su matrimonio roto, Julio se instaló en Miami para lanzarse a la conquista del mercado americano. Fraile se mudó con su familia hasta allí, pero tres años después, en 1984, pusieron punto final a su relación laboral, tras un enfrentamiento, aparentemente banal, pero que fue la gota que colmaba el vaso. 

Suárez, Berlusconi y el caso KIO

Tras su ruptura con Julio Iglesias se puso al frente de la campaña de Adolfo Suárez con el CDS (Centro Democrático y Social) para las generales de 1986. Aunque echó toda la carne en el asador no consiguió que el expresidente volviera a La Moncloa, aunque sí usurpar parte del espacio político que ocupaba la Alianza Popular de Manuel Fraga

En su libro "Secretos confesables", Fraile asegura que llegó a usar sus influencias para conseguir que un guionista de Mercedes Milá le adelantara las preguntas que iba a hacer al Duque de Suárez en televisión, quien estaba nervioso ante la fama de la periodista catalana. 

Javier de la Rosa. 

Tras su trabajo con Suárez, se puso en manos de Silvio Berlusconi para crear Mediaset España. En esos años se convirtió en uno de los hombres más requeridos por la clase dirigente. Se unió a los Albertos y a Javier de la Rosa en varios negocios y llevaba sus asuntos de imagen. Eran los tiempos en los que Alberto Cortina fue descubierto en unas fotos con Marta Chávarri e inició así su millonario divorcio de Aicia Koplowitz

Otros fotos, las del Rey Juan Carlos I desnudo, le generaron algún dolor de cabeza. "La agencia que hizo las fotos quería que KIO pagase un millón de dólares para que desapareciesen. Sabino Fernández Campo dejó claro que el Rey no iba a tolerar ese chantaje. "Al final aparecieron en una revista italiana", contaría en su libro.

Sin embargo, posiblemente el peor momento de su vida llegó también en esos años. Cuando fue imputado en el Caso KIO. "De esta aventura aprendí algo que no me gusta: Toda inversión económica importante acaba ligada a la política", recordaba. Una historia que le complicó la vida pero de la que salió indemne.  

COMPARTIR: