26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Luis Santamaría experto en sectas analiza el perfil del 'Rasputin del Kremlin' que "defiende la legitimidad de la violencia para salvar la humanidad"

Alexander Dugin, el ideólogo 'sectario' de Putin: Tras morir su hija "podría radicalizar sus ideas sobre Ucrania"

El Cierre Digital en
/ Alexander Dugin.
El ideólogo de Putin, Alexander Dugin, ha copado las portadas de los medios internacionales tras el atentado que acabó con la vida de su hija Darya Dugina el pasado sábado. El investigador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), Luis Santamaría, analiza el perfil del filósofo moscovita nacido en 1962, que "siente admiración por la mística ocultista y el paganismo ligado a las raíces nacionales". Su sufrimiento por la muerte de Dugina "podría radicalizar su idea sobre Ucrania".

'Rasputin del Kremlin', el 'cerebro de Putin', 'el enemigo número dos de Occidente' o el 'filósofo más peligroso del mundo'. Por todos estos identificativos se reconoce al ideólogo Alexander Dugin, el hombre moscovita nacido en 1962 que ha copado las portadas de los medios internacionales tras el atentado que acabó con la vida de su hija Darya Dugina el pasado sábado.

Antes de este suceso, que ha acrecentado las tensiones en la guerra de Rusia contra Ucrania, Dugin ya había sido objeto de distintos análisis de personalidad por ser uno de los personajes más cercanos a las decisiones de estado de Vladimir Putin. El doctor en Filosofía y Ciencias Políticas y autor de más de 30 libros es uno de los hombres más influyentes dentro del Kremlin, por lo que su perfil psicológico resulta de lo más interesante.

El investigador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), Luis Santamaría, analiza para elcierredigital.com las peculiaridades de la mente de Alexander Dugin, cuya postura ideológica se enmarca en el tradicionalismo –defensa acérrima de una tradición identitaria, cultural y espiritual–: "El tradicionalismo en el que se inspira Dugin, no se trata de una postura conservadora sin más, sino que defiende la idea de que hay una espiritualidad perenne, común a todas las culturas y a toda la historia, una sabiduría oculta".

Alexander Dugin junto a su hija Darya Dugina.

Tal y como describe Santamaría, "la modernidad, el liberalismo y la democracia serían amenazas para esta forma tradicional de ver y hacer las cosas. Por eso ve la actualidad como una decadencia, y sólo la vuelta a los valores eternos salvaría a la humanidad. Autores de esta corriente defienden los regímenes autoritarios, la existencia de una aristocracia y hasta la legitimidad de la violencia para imponer sus ideas".

Tanto es así, que Dugin escribió en unas líneas rescatadas de 2014 –con el fin de la revolución del Euromaidán en Ucrania– lo siguiente: “Deberíamos limpiar Ucrania de estos idiotas. El genocidio de estos cretinos es inevitable y obligatorio… No puedo creer que sean ucranianos. Los ucranianos son gente eslava maravillosa. Y esto es una raza de bastardos que ha salido de las alcantarillas”.

La trayectoria vital e intelectual de Dugin, según Santamaría, pasa por "su admiración por la mística ocultista y por el paganismo ligado a las raíces nacionales". Entre 2009 y 2014, el filósofo fue catedrático de Sociología en la Universidad Estatal de Moscú. Además, ha ocupado importantes cargos políticos como consejero de la Duma (el parlamento ruso). Su palabra, a través de publicaciones como Fundamentos de la Geopolítica (1997), es muy tenida en cuenta por militares en formación e incluso diplomáticos rusos.

Tal y como explica el experto, "el pensamiento de Dugin es una ideología completa. Es total y totalitaria. Lo abarca todo, como una cosmovisión. Y por lo tanto, también tiene su parte metafísica o espiritual. Y en concreto, tal como pasaba en el nazismo y en algunas variantes del fascismo, la 'cuarta ideología política' y el 'eurasianismo' de Dugin tienen un importante componente esotérico –oculto a los sentidos y a la ciencia–".

El eurasianismo, la 'doctrina' de Alexander Dugin

La teoría de Alexander Dugin, se conoce según él mismo como la 'Cuarta Teoría Política'. Tal y como lo relata el experto Luis Santamaría –y también lo refleja en una publicación de la página web Aleteia–, esta teoría "consiste en proponer la superación de los tres grandes paradigmas ideológicos contemporáneos: el liberalismo, el comunismo y el fascismo".

El experto continúa explicando a elcierredigital.com: "A primera vista, es algo muy atractivo para muchas personas insatisfechas con la situación geopolítica actual. Pero, en cuanto se va más allá, queda claro que se trata de una ideología antiliberal, y que en su empeño asume algunos elementos nacionalistas, socialistas y fascistas".

Luis Santamaría, investigador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES).  

En el fondo de la propuesta de Alexander Dugin, de su Cuarta Teoría Política, se aposenta algo que no es de su invención: el eurasianismo. "Se trata de una corriente de pensamiento cuyos orígenes podemos rastrear en el período entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. En concreto, cuando el lingüista moscovita Nikolái Trubetskói (1890-1938) publicó su libro Europa y la humanidad (1920). Por eso algunos estudiosos se refieren a la ideología de Dugin como 'neoeurasianismo'", comenta.

En palabras del investigador, "es una perspectiva imperialista de Rusia que va más allá de un nacionalismo sobredimensionado, al considerar que esta civilización –mucho más que un simple país grande– tiene una identidad peculiar –diferente de Europa–, una cultura especial y una misión superior en el mundo. Lo que constituye “una visión mesiánica, apocalíptica e imperial de Rusia”, patria que tendría 'un destino cósmico'”.

Las posibles consecuencias para Ucrania tras la muerte de la hija de Dugin

Tras la muerte de Darya Dugina, hija de Alexander Dugin, producida por la explosión de una bomba lapa bajo su coche, se vive con tensión la posible respuesta violenta del Kremlin contra Ucrania. A pesar de que Kiev negó el pasado domingo las insinuaciones de Rusia de haber estado tras el ataque, Dugin –ideólogo de Putin– respalda la acusación de su país y ve la muerte de su hija como un sacrificio por la nación.

Mientras el mundo contiene el aliento por los pasos que pueda dar Rusia en su guerra con Ucrania, el experto Luis Santamaría comparte con elcierredigital.com su preocupación, pues "después de vivir una desgracia como ésta, se podría intensificar la difusión de las ideas de Dugin, su sufrimiento puede radicalizarlas". Además, Santamaría añade: "Si el influyente ideólogo utiliza la muerte de su hija –un hecho condenable– como 'prueba de la maldad' del mundo actual, se puede entrar en la espiral de la justificación de una violencia mayor". 

COMPARTIR: