17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este lunes se inicia la vista donde la Fiscalía pide cuatro años de prisión al expresidente de Bankinter en el Juzgado Penal número 27 de Madrid

Arranca el juicio contra el banquero Jaime Botín, acusado de contrabando de un cuadro de Picasso, "Cabeza de mujer"

Jaime Botín, que será enjuiciado el lunes.
Jaime Botín, que será enjuiciado el lunes.
El Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid acogerá desde el próximo lunes el juicio contra el banquero Jaime Botín, acusado de un delito de contrabando de bienes culturales, tras haber intentado sacar de España el cuadro de Picasso 'Cabeza de mujer joven', pintado en 1906, y valorado en 26 millones de euros, sin la autorización pertinente.

La Fiscalía de Madrid y la Abogacía del Estado han pedido para el banquero cuatro años de cárcel, una multa de 108 millones de euros y el decomiso del yate donde intentó transportar el cuadro a Gran Bretaña, mientras que la defensa del banquero ha solicitida el aplazamiento del juicio.

Según recoge el escrito del Ministerio Fiscal presentado al Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón, Jaime Botín, propietario de la obra original, la tenía guardada en su casa situada en la urbanización de Somosaguas, en Pozuelo y se puso en contacto con la empresa Christies, especializada en la subasta de obras de arte, "con el fin de vender a través de la misma", la pintura en una subasta programada para el mes de febrero de 2013 en Londres.

Jaime Botín fue vicepresidente del banco Santander y presidente de Bakinter. El fiscal explica en su escrito de acusación que el personal de Christies le informó de que, dada la antigüedad de la obra debía pedir autorización al Ministerio de Cultura español para su exportación. Este permiso, explica, era "necesario al tratarse de un bien perteneciente al Patrimonio Histórico Español, dado su evidente interés histórico-artístico" y por tener una antigüedad superior a los cien años.

El cuadro que Botín quería subastar.

Por eso, el 5 de diciembre de 2012 el acusado "autorizó de su puño y letra" a la casa de subastas que presentara y gestionara la licencia de exportación con posibilidad de venta, como dueño de pleno dominio de la obra ante el Ministerio de Cultura.

Tras la solicitud, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español, organismo consultivo del Ministerio, se reunió el 13 de diciembre y propuso por unanimidad la denegación de la exportación solicitada y la declaración de inexportabilidad, "por no existir obra semejante en territorio español".

COMPARTIR: