08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El general Francisco Franco es el único gobernante totalitario enterrado en un monumento, el resto tiene sepulturas más modestas

Estas son las tumbas de los dictadores del mundo

Tumba de Francisco Franco en El Valle de los Caídos
Tumba de Francisco Franco en El Valle de los Caídos
El mes de octubre de 2019 podría convertirse en el mes definitivo en el que los restos de Francisco Franco serán exhumados del Valle de los Caídos. La sentencia del Tribunal Supremo que da vía libre al gobierno para trasladar los restos del dictador al cementerio de Mingorubio en El Pardo podría terminar con la pugna entre familia y Gobierno. Pedro Sánchez ha convertido la exhumación en uno de sus puntos claves del programa político y lo harán antes de las elecciones del 10 de noviembre.

Aunque los promotores de la propuesta la justifican por considerar la tumba del dictador una “anomalía democrática”, lo cierto es, que Francisco Franco no es el único gobernante autoritario con una tumba que se ha convertido en lugar de peregrinación de turistas curiosos y algún nostálgico. En elcierredigital.com repasamos cuáles son las tumbas de dictadores más importantes del mundo.

Benito Mussolini, “el motor turístico de Predappio” (Italia)

Gobernante entre 1922 y 1945, el impulsor del régimen fascista en Italia pasó a la historia por sus métodos de control social, movilización de masas y nacionalismo duro. En 1945 fue fusilado por partisanos italianos cuando huía a Suiza. Su muerte fue quizás una de las más sanguinarias que ha tenido un dictador, después de ser fusilado fue colgado en una plaza de Milán, donde fue golpeado, escupido y orinado por sus propios compatriotas.

Panteón de Benito Mussolini

El cuerpo permaneció oculto durante diez años en un convento, hasta que en el año 1957 el gobierno lo entregó a su familia, que le dio sepultura en el panteón familiar de San Cassino en Predappio, su pueblo natal. Aunque no es un gran mausoleo, el pueblo de 6.000 habitantes utiliza el panteón como “motor turístico”, así lo ha tratado el ayuntamiento de la pequeña localidad.

Josep Stalin, el terror rojo (Rusia-ex URSS)

El dictador más sanguinario de la historia rusa falleció en el año 1953. En un primer momento, el gobierno de la extinta Unión Soviética le embalsamó en el mausoleo de Lenin en Moscú. No obstante, ni siquiera la propaganda del régimen soviético logró que Stalin, con cerca de 23 millones de muertes en su mandato, recuperase una buena imagen.

Tumba de Stalin.

Sus restos fueron trasladados en 1961 por decisión del Partido Comunista varios metros más allá del mausoleo a una tumba un poco más discreta a un costado de la murella del Kremlin.

Augusto Pinochet, el dictador de las 400 querellas (Chile)

Pinochet es recordado en Chile y buena parte de América Latina como una de las dictaduras más represivas del Siglo XX. Aunque logró salir por vías relativamente pacíficas, Pinochet fue responsable de una cruel represión, por la que posteriormente resultó querellado mientras cumplía exilio. El ex dictador murió en 2006 a los 91 años. Fue enterrado sin honores pero en medio de una multitud. Pinochet finalmente escapó de la justicia chilena y descansa en una capilla privada de la ciudad chilena de  Valparaíso.

Antonio de Oliveira Salazar, el dictador vecino (Portugal)

El creador del Estado Novo en Portugal, se mantuvo en el poder desde su golpe de estado en 1926 hasta la Revolución de los Claveles en 1974. Sus restos reposan en el cementerio de Vimieiro, una aldea de 800 habitantes.

Tumba del dictador portugues en su pueblo natal.

El municipio de Santa Comba Dão, al que pertenece la localidad natal de Salazar ha iniciado un proyecto para volver la tumba un punto turístico, incluyendo una exposición del Estado Novo. Al igual que la tumba de Musolini, la propuesta de convertir en punto turístico los restos del dictador no ha estado exento de polémica.  

Josip Broz Tito, la nostalgia comunista de Yugoslavia (Serbia)

Broz Tito fue quizás la imagen más respetada del comunismo en la extinta Yugoslavia. Gobernó entre 1945 y 1980, algunos historiadores consideran que su muerte marcó la caída de la Federación. Actualmente está enterrado en la Casa de las Flores en Belgrado (Serbia). Estuvo cerrado al público hasta el año 1996 cuando el gobierno reabrió el panteón. Actualmente es un sitio de peregrinación para nostálgicos de la extinta Yugoslavia.

Perón y Videla, los autócratas del fin del mundo (Argentina)

Jorge Videla, uno de los dictadores sudamericanos más sanguinarios, murió mientras estaba en el baño de su celda. Este hecho, para muchos fue visto como una justicia poética. La polémica marcó su enterramiento. Los familiares intentaron enterrarlo en su Mendoza natal, pero sus habitantes protestaron. Actualmente sus restos reposan en el cementerio del Gran Buenos Aires, bajo una lápida falsa con el nombre de “Familia Olmos”.

Por otra parte, Juan Domingo Perón, uno de los líderes populistas más importantes de la América del siglo XX, también descansa en la capital argentina. Aunque su primer lugar de entierro fue el cementerio de Chacarita. En 1987, su tumba fue profanada y sus manos robadas, presuntamente por antiperonistas. Actualmente reposa bajo custodia en el Mausoleo privado de la Quinta San Vicente.

Mao Zedong, el más sanguinario en un mausoleo (China)

Aunque Mao quería pasar a la historia como el líder de la Revolución China, lo cierto es que 70 años después de su revolución, el actual Gobierno chino ha reducido al mínimo su política inicial. Mao pasó a la historia no solo por su represión política, sino también por su gestión desastrosa. La colectivización agraria supuso un desastre que acabo con la vida de millones de personas, que murieron de hambre. Algunos historiadores cifran entre 49 y 78 millones las personas que murieron durante su mandato.

Mausoleo de Mao en Pekín.

Mao falleció en 1973 y el gobierno erigió un imponente mausoleo en la Plaza de Tiananmen en Pekín. La Ciudad Imperial es testigo de un mausoleo que se construyó con materiales de todo el país y que requirió cerca de 700.000 trabajadores para ser levantado.

Nicolae Ceaucescu, el comunista ejecutado (Rumanía)

El dictador comunista de Rumanía fue ejecutado en 1989 junto a su mujer. Su cadáver fue enterrado en el cementerio civil de Ghencea en Budapest. La tumba fue popularmente ignorada y olvidada. No obstante, sus hijos no tenían claro conocimiento de que en Budapest descansaran los restos del dictador, así que 20 años después tuvo que ser exhumado para verificar que efectivamente se trataba de Ceaucescu.

Fidel Castro, el dictador en la piedra (Cuba)

El líder de la revolución cubana falleció en 2016 a sus 90 años, después de cinco décadas de régimen castristas. El líder de la revolución cubana, cuya muerte fue anunciada en varias oportunidades durante sus últimos años de vida,  fue enterrado en una piedra extraída de la Sierra Maestra.

Raúl Castro y Nicolás Maduro en la tumba de Fidel Castro.

La piedra fue extraída de la cordillera de 1.200 metros de altura, desde la que el descendiente de españoles lideró la revolución contra el régimen de Fulgencio Batista. La piedra pesa 49 toneladas y tardó 6 años en tallarse. Las labores comenzaron a realizarse en el año 2006, 10 años antes de la muerte del dictador cubano, que falleció en 2016.

COMPARTIR: