28 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista Luca Constantini retrata en el libro 'La seducción del poder' (La Esfera de los Libros) la otra cara de la política gallega

Los claroscuros de Yolanda Díaz, líder de SUMAR: Traiciones con Pablo Iglesias y obsesión por el blanco

El Cierre Digital en Yolanda Díaz.
Yolanda Díaz. / La vicepresidenta del Gobierno se lanza con su partido SUMAR
Yolanda Díaz se ha convertido en una de las mujeres más influyentes de la política española. Su guerra soterrada con Irene Montero y Pablo Iglesias ha cristalizado en la creación de SUMAR, la plataforma con la que pretende concurrir a las elecciones generales en diciembre de 2023. Será el culmen de una trayectoria política menos gris de lo que muchos creen. El periodista Luca Constantini retrata en el libro 'La seducción del poder' (La Esfera de los Libros) la biografía de la política gallega.

El domingo de Ramos Yolanda Díaz anunció en el Espacio Magariños de Madrid lo que desde hacía meses era un secreto a voces: su intención de presentarse con la plataforma política SUMAR a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2023. 

La actual Vicepresidenta del Gobierno culmina así un enfrentamiento a voces, nunca reconocido, con su otro valedor, Pablo Iglesias, y el binomio que componen Ione Belarra e Irene Montero

Para muchos, la trayectoria de la ministra de Trabajo es la de una política gris, clásica, lejos de los fuegos artificiales y la exposición pública que ha caracterizado a los protagonistas de la denominada 'nueva política', con Iglesias a la cabeza. 

El periodista Luca Constantini, sin embargo, traza en La seducción del poder (La Esfera de los Libros) un retrato con claroscuros de la política gallega. Constantini cierra con este libro una trilogía sobre los avatares de Podemos que arrancó con Aquí mando yo y El color del dinero. La tercera entrega es una biografía de quien parece llamada a heredar, o ese parece su objetivo, el espacio político en el que se mueve Unidas Podemos. Es decir, lo que está a la izquierda del PSOE. 

Hija de su padre 

Yolanda nació el 6 de mayo de 1971 en La Coruña y se crió en Santiago de Compostela tras la separación sus padres. En la capital gallega estudió en el conocido instituto Rosalía de Castro, el más popular de la ciudad. 

Portada del libro 'La seducción del poder'. 

De su madre heredó una importante formación religiosa, pero sería su padre, Suso Díaz, del que mamaría la cultura política. Suso Díaz (Ferrol, 1944) fue secretario general de Comisiones Obreras en Galicia entre 1989 y 2000. También fue miembro del Partido Comunista desde los tiempos de la dictadura franquista. De hecho, su nombre se hizo célebre en la región tras su participación en las huelgas del sector naval en Ferrol, en 1972. Unas revueltas que, en su momento, pusieron en jaque a las autoridades franquistas.

Yolanda y su padre no tuvieron una gran relación después de la separación del matrimonio pero, tras licenciarse en derecho, Díaz se acercó más a su padre. Durante un año trabajó como abogada. Fue entonces cuando ganó para Izquierda Unida un importante pleito, lo que sirvió para que la coalición confiara en ella para ser cabeza de partido en Ferrol. 

Consiguió los mejores resultados en años para el partido en la localidad y en 2007 accedió a formar un gobierno de coalición en el consistorio ferrolano con el PSOE. Una unión que acabó de manera abrupta un año después. Sin embargo, para entonces ella ya era la cara visible de IU en Galicia. 

La cercanía a los nacionalisas 

En 2015 ya había entrado en contacto Yolanda Díaz con los líderes de Podemos. Todavía resonaba el eco del 15-M en la sociedad española y Díaz supo leer el momento. Entendió que IU necestiaba tener en cuenta a las Mareas que en Galicia cada vez tenían más peso social.

Xosé Manuel Beiras. 

Buscando alternativas propuso, lo que molestó a muchos en Izquerida Unida, una unión con nacionalista gallegos, creando la candidatura Alternativa Galega de Esquerdas (AGE). La cara visible fue un histórico del nacionalismo gallego, Xosé Manuel Beiras, y consiguieron entrar en el Parlamento gallego. Un años después, Yolanda daba el salto a Madrid tras la unión de IU y Podemos convirtiéndose en diputada. Sin embargo, nada en Galicia se movía sin que ella lo supiera.  

Las guerras de 'La Fashionaria' 

Tras su ascenso al gobierno en 2019 como ministra de Trabajo, la obsesión de Yolanda Díaz ha sido separarse de la lucha por el relato de Unidas Podemos y centrarse en "datos" con los que vender su gestión, empezando por los pactos sociales para el aumento del salario mínimo interprofesional.

Un éxito que ha ido mejorando su imagen al ritmo que se deterioraba la imagen de Irene Montero y que aumentaban las suspicacias entre ambas. Al mismo tiempo, Yolanda Díaz fue mejorando su estética y aumentaba su interés por la moda, lo que le ha ganado el mote de 'la Fashionaria' por parte de Federico Jiménez Losantos

Una mujer que en el vestir lo apuesta todo al blanco, su color talismán, y que está dispuesta a diluir el morado que ha presidido la política nacional hasta ahora. 

COMPARTIR: