19 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La principal petición es una Ley Orgánica de Regulación de Derechos y Deberes de los integrantes de la Benemérita

La AUGC presenta sus reivindicaciones al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

Guardias civiles.
Guardias civiles.
La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) quiere aprovechar la formación del nuevo gobierno para reclamar al nuevo ejecutivo de Pedro Sánchez varias reclamaciones históricas de los guardias desde hace años, como una Ley Orgánica reguladora de los derechos y deberes, una reforma de la reglamentación que actualmente regula el reparto de la productividad y la reforma de la ley de Personal de los miembros de la Guardia Civil.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha querido recordar al nuevo gobierno de Pedro Sánchez las reivindicaciones pendienes de la anterior legislatura que están sin atender en el colectivo de la Guardia Civil.

"Por fin, tras meses de provisionalidad, España tiene un nuevo Gobierno, y ante tal circunstancia AUGC dará un paso al frente para que vean la luz las reivindicaciones y proyectos normativos que venimos reclamando para que, de una vez por todas, los guardias civiles puedan sentirse ciudadanos y trabajadores de primera", han dicho.

Estas  reivindicaciones "que pasan ineludiblemente por la mejora de la comunicación entre la Dirección General de la Guardia Civil y las asociaciones profesionales" tienen como objetivo revisar el funcionamiento del Consejo para que verdaderamente se constituya en un órgano de interlocución válido.

La AUGC pone como ejemplo la petición, por parte de todas las asociaciones profesionales representativas para la celebración urgente de un Pleno Extraordinario para tratar la situación de los guardias civiles de Tráfico en Navarra por el anuncio del traspaso de competencias en materia de seguridad vial al cuerpo policial autonómico de esta comunidad.

Y aseguran que  "desde la AUGC así lo vamos demandar, para que se dé el paso hacia una nueva generación de derechos para los trabajadores del Cuerpo, cuestión esta que debe abordarse mediante una nueva Ley Orgánica reguladora de los derechos y deberes de los miembros de la Guardia Civil que traiga una segunda generación de derechos que modernicen la institución".

La asociación recuerda que hubo una importante negociación a comienzos de 2018 de las asociaciones con el Gobierno para alcanzar el acuerdo de equiparación salarial, "un proceso que se llevó a cabo con responsabilidad y lealtad, y que debe servir de modelo para una futura relación entre los representantes de los trabajadores y la Dirección General".

Una de las principales peticiones que ahora se hace es la reforma de la reglamentación que actualmente regula el reparto de la productividad entre los integrantes del Cuerpo. "Es lógico que así sea, ya que el 10% del montante total de la equiparación salarial se percibirá por medio de este complemento retributivo, cuestión que supone una grave discriminación para las escalas de base", aseguran.

"No es menos trascendental la oportunidad que se abre con la reforma de la Ley de Personal de los miembros de la Guardia Civil -que también lleva en su programa electoral el PSOE, y que debe tramitarse en el Parlamento-, pues la misma nos puede dar pie a acceder a indudables avances, como puede ser la reclasificación en el grupo B de funcionarios de los integrantes de la escala de Cabos y Guardias Civiles, o la regulación del grado personal para los guardias civiles, como ya lo tienen el resto de funcionarios, que conlleva la consolidación de las retribuciones de un puesto de trabajo superior, cuando el mismo se ejerce durante dos años ininterrumpidos, o tres en total", añaden desde la AUGC.

Los guardias civiles reivindican sus derechos.

Finalmente, desde la asociación mayoritaria recuerdan que es necesario "abordar la revisión y reforma del modelo policial español, donde se ordenen las competencias y ámbitos de actuación de los cuerpos policiales. Para ello, en la anterior legislatura se puso en marcha en el Congreso de los Diputados una 'Comisión para el estudio del modelo policial del siglo XXI' que cobra mayor importancia tras el anuncio de la perdida de competencias en materia de seguridad vial en seis meses de la Guardia Civil en favor de la Policía Foral de Navarra, y por las que ciento setenta y cinco guardias civiles y sus familias pueden verse obligados a hacer las maletas y tener que marcharse".

COMPARTIR: