20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El embajador Carlos Bastarreche se jubiló el pasado noviembre pero accedió a seguir en el cargo hasta febrero, tras concluir el acuerdo del 'Brexit'

Nuevo error diplomático: La falta de previsión de González Laya deja vacía la Embajada de Londres más de tres meses

González Laya.
González Laya.
La falta de previsión de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, podría acarrear consecuencias en las relaciones que mantienen Reino Unido y España. Y es que la Embajada de Londres lleva más de tres meses sin encontrar un morador después de que el anterior jefe de misión, Carlos Bastarreche, se jubilara el pasado febrero.

Casi cuatro meses han transcurrido desde que, el pasado 1 de febrero, el Consejo de Ministros confirmara el cese del diplomático Carlos Bastarreche, que se jubiló en noviembre al cumplir los 70 años, pero quien accedió a seguir temporalmente en el cargo a la espera de que se concluyera el acuerdo entre la UE y Reino Unido para la relación futura, y hasta el nombramiento de su sustituto. No obstante, lo cierto es que a día de hoy sigue siendo una incógnita quién ocupará su lugar.

La falta de previsión del Gobierno de Sánchez, y en concreto de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha quedado en evidencia durante este largo período de transición. Ya que, seis meses después de que el embajador Bastarreche alcanzara la edad máxima para ejercer el cargo, su puesto sigue en el aire, en un momento especialmente delicado para las relaciones entre España y el Reino Unido.

Con el 'Brexit' consolidado y la incertidumbre que reina en lo que respecta a la reactivación del turismo, contar con un enlace directo con el Gobierno de Boris Jonhson se antoja imprescindible. A pesar de que, cuando no hay un embajador designado, queda al frente el 'número dos' de la embajada, el encargado de negocios,  en un mundo como el diplomático en el que el protocolo y las normas son claves, el nivel de representación ante el Gobierno del país en cuestión no viene a ser exactamente igual. 

La ministra de Exteriores. 

Además, este no es el único nombramiento pendiente de la ministra. A la jubilación del embajador de Reino Unido, debe sumársele la de los jefes de misión de India, Bosnia Irán y Rusia. Mientras, aún está pendiente de conocerse el reparto de embajadas previsto para este año, alrededor de una treintena en total.

En este sentido, cuando hace unos días le preguntaron a la ministra sobre el nombramiento de los más de treinta embajadores que está previsto que ocupen nuevas jefaturas de misión este año, Arancha González Laya señaló que no había ninguna demora al respecto y que los trámites seguían su curso. “Lo que hay en estos momentos es una discusión para ver quién está en mejor posición de ocupar según qué puesto. Es una discusión puramente interna que en cuanto haya concluido se comunicará a los interesados», declaró. Y concluyó: «Todo funciona dentro de la normalidad del funcionamiento del ministerio de Asuntos Exteriores”.

En claro contraste, el Gobierno británico suele nombrar a su embajador en España seis meses antes de que produzca el relevo, para darle tiempo a efectuar el traslado y tomar la medida al cargo.

“Imprevisión terrible”

 El nombramiento de los embajadores es una de las potestades que tiene el titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación pero el ritmo con el que la ministra está cubriendo los puestos vacantes y nombrando a los jefes de misión ha generado cierto malestar e inquietud. 

De hecho, una de las cuestiones que más sorpresa genera entre la oposición, que ha presentado incluso preguntas parlamentarias al respecto, es que no haya reemplazo inmediato para los embajadores que se jubilan.

Tanto Partido Popular como Ciudadanos han cargado contra la "imprevisión terrible" de la ministra de Asuntos Exteriores, y ambas formaciones se preguntan "¿cómo va a defender el Gobierno los intereses nacionales de España con respecto al Reino Unido al no contar con la máxima representación que exige nuestra relación?". 

Por su parte, desde Ciudadanos han denunciado que el Gobierno sabía perfectamente que esto iba a ocurrir. En su opinión, haber llegado a esta situación es "un ejemplo de una imprevisión terrible que pagan los ciudadanos y las empresas españolas en el Reino Unido". Marta Martín, diputada de la formación naranja, se pregunta qué está pasando con la embajada en Londres y si el Ejecutivo está esperando ahora a "colocar a algún amigo". 

Por eso y por escrito, Ciudadanos ha exigido a Exteriores que aclare si va a publicar "los criterios objetivos y de carrera profesional" para proceder al nombramiento o si elegirá a un embajador "con un criterio político" y no profesional.

COMPARTIR: