09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una circular interna de los Mossos d´Esquadra indica a sus agentes que extremen las medidas de seguridad en las grandes concentraciones urbanas

Alerta en Barcelona ante posibles atentados terroristas islámicos similares a los de Niza y Viena

Mossos en un control.
Mossos en un control.
Los Mossos d´Esquadra están en alerta antiterrorista en Cataluña desde hace semanas por los ataques yihadistas provocados en Francia y Austria. Barcelona tiene miedo de volver a sufrir un atentado similar al del verano de 2017 en Las Ramblas y por eso ha difundido una alerta especial entre todos sus efectvos advirtiéndoles para que adopten medidas especiales de seguridad.

La dirección de los Mossos d’Esquadra advierte de la posibilidad de que se puedan producir ataques terroristas en Catalunya como consecuencia de los últimos atentados en Francia y Viena, según adelantaba este jueves el diario La Vanguardia.

Todos los agentes de la policía autonómica han recibido una circular interna que los alerta para que presten especial atención a los lugares turísticos o de grandes aglomeraciones de personas. También advierten del riesgo creciente de que desde los militantes de "extrema derecha" se alimenten o difundan mensajes contra la comunidad musulmana y eso sirva para alimentar más los discursos radicales entre musulmanes.

Los Mossos advierten que los ataques pueden ser producto de un "lobo solitario" con armas blancas o de fuego pequeñas, usando coches para provocar atropellos y sembrar el pánico como el del atentado de Las Ramblas de Barcelona de 2017. La circular especifica que los terroristas pueden usar otros dispositivos reales o fingidos como chalecos de explosivos.

Un control de los Mossos d´Esquadra.

Tal y como ya publicó elcierredigital.com todos los servicios secretos han alertado a sus gobiernos del incremento de la amenaza terrorista de origen islámico. Los franceses llevan sufriendo desde el pasado mes de septiembre contínuos atentados perpetrados por terroristas integristas islámicos que han causado numerosas muertes entre los franceses y que, al mismo tiempo, han contribuido al aumento de la tensión con una comunidad musulmana que, en su inmensa mayoría, no tiene relación alguna con los siniestros.

  Un tuit alertando de la situación en Francia.

El último de estos trágicos sucesos aconteció el pasado jueves, cuando un hombre de nacionalidad tunecina acababa con la vida de tres personas en un ataque que tuvo lugar en la basílica católica de Notre-Dame de l’Assomption, en Niza. El 16 de octubre, trascendía otra noticia terrorífica desde el país vecino. El profesor de secundaria Samuel Paty, que había enseñado a sus alumnos las caricaturas Charlie Hebdo sobre Mahoma, fue decapitado por un hombre checheno que portaba un arma blanca.

El asesino subió a Twitter una fotografía del cadáver acompañando la publicación con un mensaje dirigido directamente al presidente francés, Emmanuel Macron: “He ejecutado a uno de tus perros del infierno que han osado rebajar a Mahoma”, rezaba el texto. Previamente, el 25 de septiembre, en el mismo edificio donde tuvieron lugar los atentados de Charlie Hebdo, un joven pakistaní atacó valiéndose de un cuchillo de carnicero a varios empleados de una sociedad de producción.

Estos episodios han sido los más destacados de una lista de continuos ataques terroristas en Francia. A ellos habría que añadir los recientes atentados de Viena, que han conmocionado al mundo por su brutalidad y han hecho saltar todas las alarmas en materia de seguridad. Como consecuencia de ello, las autoridades galas han reforzado si cabe aún más la llamada Operación Centinela, un operativo enfocado a la desarticulación de posibles ataques terroristas cuyo origen se remonta a los atentados terroristas de Charlie Hebdo en 2015.

Gérald Darmanin, ministro del Interior Francés, anunció el viernes pasado la movilización de 7.000 policías y gendarmes para reforzar la seguridad ante esta amenaza. El Ejecutivo galo desplegó sus fuerzas en aquellos lugares con más riesgo de ser blanco de atentados terroristas. Iglesias, centros de enseñanza y, con motivo de la celebración del Día de todos los Santos, también en los cementerios.

Ciertamente, las prácticas terroristas son difíciles de prevenir. A comienzos de siglo, los atentados eran gestionados por organizaciones con una gran capacidad de movilizar recursos humanos y armamentísticos. No obstante, en la actualidad, el hecho de que los extremistas delincan solos, sin vínculos con entidades de ningún tipo, los hace prácticamente indetectables, pues como se ha visto en los últimos crímenes no necesitan de más medios que algún utensilio de cocina para conseguir sus objetivos.

El comunicado de Mossos d´Esquadra recoge que las últimas acciones terroristas en Viena y Francia “contribuyen a generar una sensación de inseguridad entre la ciudadanía de los países europeos” y “este clima, además, se añade a las tensiones sociales y económicas que se derivan de la pandemia del Covid-19”.

 

COMPARTIR: