24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

"No se puede garantizar la cadena de custodia de las grabaciones que ahora obran en dicho pendrive ni que ellas se correspondan con las originales"

Este es el informe pericial que puede anular todas las escuchas en el caso del excomisario Villarejo

Exclusiva El excomisario José Manuel Villarejo.
El excomisario José Manuel Villarejo.
Un informe pericial que ocupa siete folios puede dar al traste con toda la investigación de la Fiscalia Anticorrupción en el caso Villarejo. El perito de una de las partes personadas en la pieza Iron descubre que la cadena de custodia de la principal prueba podría estar rota o contaminada. Son copias y le faltan los sellos y firmas digitales pertinentes.

El informe pericial presentado por la defensa de los empresarios en la pieza Iron, separada del caso Villarejo, que fue ofrecido en exclusiva ayer por elcierredigital.com, argumentaba las causas por las que debían anularse las cintas grabadas al excomisario como prueba de cargo.

Una de las primeras páginas del informe del perito informático.

Este documento de siete páginas, al que ha tenido acceso elcierredigital.com, describe los problemas encontrados tras solicitarse esa prueba, en concreto la grabación efectuada por el excomisario Villarejo a una empresaria el 13 de septiembre de 2013. La defensa de esta empresaria y de otros tres implicados por la Audiencia Nacional en el caso Iron junto al socio del excomisario, Rafael Redondo y al propio José Manuel Villarejo, solicitó que un perito informático de parte accediese a esa prueba para examinarla detenidamente.

El perito, perteneciente a la empresa Net Computer Forensics, acudió el 20 de marzo de 2019 al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, pero "no se le permitió el acceso al archivo original solicitado, es decir, el archivo que se hallaba en el pendrive Pzfizer intervenido en el domicilio del señor Villarejo".

Extracto del informe presentado en la Audiencia Nacional.

Asimismo, el documento sostiene que "el archivo que entregaron a este perito se encuentra denominado como "MarAngMoren" es del tipo de audio MPEG-4, y se trata de una copia de copia realizada desde la plataforma judicial a la que su vez fue copiada desde el pendrive Pzfizer".

Ésta es la misma copia que fue, supuestamente, entregada a todas las partes personadas en el procedimiento, pero "lo primero que se observa es que tal archivo carece de firma electrónica o sistema de sellado que garantice la autenticidad e integridad de tal grabación". El problema es que, al parecer, no consta que esa copia fuese realizada ante "fedatario público, ni que a dicha copia se le hubiese dotado de firma electrónica o hash que garantice la autenticidad e integridad del archivo como documento electrónico que se incorpora al procedimiento".

Los peritos informáticos están preparados para averiguar el rastro de cualquier archivo.

Debido a la presunta ausencia de seguridad, el informe llega a recoger que "no se puede garantizar la cadena de custodia de las grabaciones que ahora obran en dicho pendrive ni que ellas se correspondan con las grabaciones originales; bien pudieron ser previamente manipuladas por el entorno el señor Villarejo para hacerlas aparecer en un contexto diferente al que se pudieron originariamente producir". El perito argumenta entre otras cuestiones que "tampoco se ha realizado un cotejo de voz que identifique a los locutores intervenientes".

El profesional que intervino y redactó el informe fue el Director del Área de Ingeniería de esta empresa y además Coordinador del Departamento de Acústica Forense e Identificación de Locutores. El experto está certificado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y meimbro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas como experto en Fonética Judicial, Identificación de Locutores y Certificado por el American College of Forensic Examiners Institute y miembro del American Board o Recorded Evidence (ABRE). Además, el perito se declaró instructor de los Cuerpos Policiales de la Guardia Civil, Policía Nacional y Ministerio de Defensa en materia de investigación de delitos telemáticos y análisis de comunicaciones móviles y celulares.

Al final del informe aparecen dos conclusiones claras. La primera, que el archivo examinado por el perito no es el original. Y la segunda, no menos importante que la anterior, "que tal archivo de audio entregado al perito carece de firma electrónica o sistema de sellado que garantice la autenticidad e integridad de tal grabación". El documento está sellado y firmado en las siete páginas y datado en Madrid el 30 de abril de 2019.

COMPARTIR: