10 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los túneles de hasta 1,3 kilómetros de longitud son una de las herramientas preferidas por los narcos para introducir la droga en el país americano

Último informe de la DEA: Estos son los seis cárteles mexicanos de la droga que operan en Estados Unidos

Túnel de 1,3 kilómetros de longitud para el transporte de drogas, localizado en el área de San Diego.
Túnel de 1,3 kilómetros de longitud para el transporte de drogas, localizado en el área de San Diego.
Los cárteles mexicanos siguen creciendo en Estados Unidos y extendiendo su influencia en el país. Al menos seis cárteles, entre ellos el de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, operan en decenas de ciudades del país norteamericano. Para introducir la droga, los cárteles utilizan infraestructuras, como túneles clandestinos de hasta 1,3 kilómetros de longitud. Son organizaciones violentas que cuentan con escuela de sicarios y reclutamiento de jóvenes.

Al menos seis cárteles de la droga mexicanos operan en decenas de ciudades estadounidenses, estos son: Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, organización de los Beltrán Leyva, de Juárez, de Golfo y los Zetas. Todos demandan especial atención por su tamaño, violencia, capacidad de operación y el impacto en el transporte de drogas. En su conjunto, trafican cantidades significativas de cocaína, heroína, metanfetamina, marihuana y fentanilo, según asegura la DEA.  

Aunque las operaciones de tráfico de drogas están confirmadas por seis cárteles de acuerdo a un documento de inteligencia del gobierno de México, son nueve las organizaciones criminales que establecen alianzas con bandas estadounidenses y que tienen presencia en 1.000 ciudades de Estados Unidos.  

Uno de los puntos clave es el estado de Texas debido a que comparte con México 2.018 kilómetros de frontera. Desde allí parten diferentes rutas de distribución, con cargamentos de marihuana, cocaína, metanfetaminas, éxtasis y heroína.  

Uno de los aviones que transporta droga a otros países. 

Los narcotraficantes introducen la droga de numerosos métodos ilegales. La esconden en los compartimentos de los coches que cruzan la frontera de México a Estados Unidos o camuflada en camiones de carga. Otra de las herramientas más conocidas son los túneles, realizados en su mayoría por el Cártel de Sinaloa. Para pequeñas cantidades, las organizaciones mexicanas utilizan `mochileros´ o `mulas´ en camiones de pasajeros. Además de por tierra, operan por el aire, con el uso de aeronaves ultraligeras que llevan marihuana y que, al cruzar la frontera con Estados Unidos, se deshacen de la carga en puntos estratégicos.  

En enero de 2020, la Patrulla Fronteriza halló un túnel clandestino transfronterizo de más de 1,3 kilómetros de largo y cerca de 60 centímetros de ancho entre el sur de California y la ciudad mexicana de Tijuana, área donde opera el cártel de Sinaloa. 

El túnel era el pasadizo más extenso hallado hasta el momento en el área de San Diego, descubierto mediante una investigación de inteligencia y tecnológica. Contaba con aire acondicionado, un elevador, un sistema de rieles, un carrito de minería, un sistema de iluminación con cableado y suministro eléctrico de alto voltaje y drenaje. 

La existencia de estos cárteles ha incrementado la violencia en varios territorios del país norteamericano, lo que repercute en la seguridad y bienestar de los ciudadanos. Además, numerosos grupos criminales se han convertido en pequeños cárteles domésticos que colaboran con los grandes cárteles de México en la adquisición, transporte, distribución y reparto de diferentes sustancias estupefacientes. En resumen, las organizaciones estadounidenses compran a los narcos mexicanos y venden las drogas.  

Cártel de Sinaloa  

También conocido como cártel del Pacífico, esta organización criminal es considerada una de las más antiguas de México y tiene actividad por todo el país aunque destaca por operar en todo el mundo. El cártel tiene un 70% de presencia en todo el territorio global, ya sea mediante alianzas con otras organizaciones o mafias o en presencia propia. En cuanto a Estados Unidos tiene centros de operación en California, Arizona, Nuevo México y el oeste de Texas, todos ellos son estados fronterizos de México.  

En cuanto a la violencia, la organización practica a menudo decapitaciones o gusta de disolver cuerpos en barriles de ácido con el fin de intimidar a sus enemigos, según informan las autoridades colombianas. Asimismo, la organización provoca guerras en el país cuando se producen detenciones de algunos de sus miembros.  

Su jefe es Ismael El Mayo Zambada García. Tras la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, las fuerzas de seguridad de México estaban convencidas de que habían capturado al jefe máximo del narcotráfico mexicano. Sin embargo, se descubrió que uno de sus socios era Zambada García, involucrado en el narcotráfico desde hace más de cuatro décadas y actual líder del cártel de Sinaloa.  

Cártel Jalisco Nueva Generación 

Esta organización compite en demanda y movimiento de droga nacional e internacional con el cártel Sinaloa, provocando una guerra entre las dos que a día de hoy se mantiene.  

Este cártel es el segundo con mayor influencia en EEUU después del de Sinaloa y, según la DEA, es uno de los más poderosos y de mayor crecimiento porque estableció una compleja red de distribución de estupefacientes en Estados Unidos. Nueva York, Chicago, Atlanta y Los Ángeles son los principales centros operativos del cártel.  

La organización destaca por su violencia, por tener una escuela de sicarios, reclutar a jóvenes y realizar actividades terroristas. Asimismo, tiene una batalla abierta con las autoridades mexicanas y bandas rivales para no perder su control y expandirse. En cuanto a México, la banda tiene presencia en 24 de sus 32 estados.   

 

COMPARTIR: