22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa contratada por el Ayuntamiento de Madrid, TRAGSA, ASEGURA QUE “NUNCA HABÍA VISTO TAL CANTIDAD DE NIEVE” en una ciudad

Denuncian que la escasez de sal se convierte en el gran problema para la reapertura de los colegios madrileños

Tragsa está teniendo problemas para limpiar los colegios de Madrid y Castilla-La Mancha y garantizar una vuelta a las aulas seguras. Tras la acumulación de hielo y nieve, la empresa se encuentra con otro gran problema: La falta de sal. Trabajando contrarreloj, los operarios realizarán las labores de limpieza durante todo el fin de semana. A ellos se les han unido los padres y directores de los centros educativos, que ayudan con la limpieza de aceras.

“Excepto en las películas, nunca habíamos visto esta cantidad de nieve. No se podía ni imaginar", explica un jefe de obra de Tragsa delegado de CSIF. Tras el paso de la borrasca Filomena, en el centro y sur del país hay un nuevo problema: la vuelta a las aulas. Sin embargo, el principal inconveniente para que Tragsa no pueda realizar sus labores de limpieza en los colegios madrileños y castellano-manchegos es la falta de sal. Así lo ha anunciado la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF). La limpieza de los colegios es "un trabajo absolutamente imprescindible” puesto que si no, “los alumnos no podrían regresar el lunes a los colegios de ninguna manera” explica Tragsa.

El sindicato califica la situación de “una emergencia en toda regla” y asegura que “los equipos de trabajo de Tragsa están realizando su labor hasta que se acaba la luz del día”. El trabajo seguirá durante este fin de semana para cumplir con el objetivo de que los alumnos puedan entrar en las aulas “con garantías”.  

Un trabajo contrarreloj y sin descanso que no creen que se complete para la apertura de los colegios: “De hecho, en algunos colegios no hay tiempo para limpiar las pistas deportivas”, explica CSIF. La Central de Sindicatos de Funcionarios añade que “exigió este trabajo desde un primer momento en los colegios por parte de Tragsa, empresa especializada en la lucha frente a las catástrofes naturales”. La empresa pública está realizando un trabajo “sobre todo manual” para retirar las placas de hielo o nieve, quitar árboles y revisar tejados y aleros que puedan ser peligrosos.

Árbol caído tras el paso de la borrasca Filomena.

Gran parte de la sal utilizada en las carreteras y aceras de Madrid proviene de las salinas de Torrevieja (Alicante). A ellas han acudido cerca de cien camiones enviados por el Ayuntamiento de Madrid para recoger 3.500 toneladas de sal, que han sido destinadas para abastecer los servicios de emergencia de la capital.

Problemas con el frío y la conciliación familiar

En Madrid, los alumnos volverán al colegio el próximo miércoles 20 de enero. En una de las comunidades donde el paso de la borrasca Filomena ha creado mayor caos y destrucción, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, anunció el pasado miércoles 13 de enero que hasta el momento se habían registrado 318 incidencias de los 1.500 centros de la comunidad. Entre las causas mayoritarias destacan las caídas de árboles, las averías de calefacción o electricidad y la rotura de ventanas y puertas.

Ante lo laborioso de la limpieza de los centros educativos y la revisión de las instalaciones, y la falta de políticas de conciliación familiar, muchos padres y madres se han organizado para colaborar en las labores de limpieza. Varios grupos se han desplazado a los centros para retirar la nieve y el hielo de las aceras y acceso a los colegios gracias a la colaboración con los equipos directivos de los centros.

Además, los progenitores y los docentes también muestran su preocupación por las bajas temperaturas que están siendo registradas en los termómetros de toda España. A la vuelta de estas inesperadas vacaciones, los alumnos se encontrarán con las aulas vacías y heladas, que serán muy difíciles de calentar si se tienen en cuenta los días que han estado cerradas y la necesidad de ventilar los espacios cerrados para prevenir los contagios por coronavirus.

COMPARTIR: