22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nombramiento de Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de Iberdrola disgusta al PSOE que indica que "no representa a la dirección actual"

Las puertas giratorias de los políticos vuelven a las eléctricas con sueldos estratosféricos

Antonio Miguel Carmona.
Antonio Miguel Carmona.
En plena escalada del recibo de la luz, el nombramiento de Antonio Carmona, exconcejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, como vicepresidente de Iberdrola España ha causado malestar e incomodidad en el PSOE, que se apura a tomar distancias indicando que "no representa a la dirección actual" del partido. Carmona, antaño crítico con las puertas giratorias, pasa de este modo a engrosar la lista de políticos que abandonan la esfera pública para ocupar cargos en la cúpula de las eléctricas.

El socialista Antonio Miguel Carmona se suma a la larga lista de políticos que abandonan las 'res publica' para formar parte de la cúpula de una compañía eléctrica. Al exconcejal en el Ayuntamiento de Madrid, que ocupará el cargo de vicepresidente en Iberdrola España, le preceden más de sesenta nombres entre ministros, secretarios de Estado, consejeros y demás cargos de todos los colores y signos que, desde la llegada de la democracia a España, han pasado por estas puertas giratorias.

De hecho, de siete presidentes del Gobierno que ha tenido España desde la muerte de Francisco Franco, tres terminaron a sueldo de las eléctricas. Véase Leopoldo Calvo Sotelo, segundo presidente de la democracia (1981-1982), que fue fichado por Unión Fenosa -ahora Naturgy- en 1998 y que ejerció el cargo en el consejo de administración de la compañía hasta 2002. También el socialista Felipe González, que en 2010 fichaba como consejero de Gas Natural con un sueldo mínimo de 126.500 euros anuales. O el 'popular' José María Aznar, que presidió el Gobierno entre 1996 y 2004 e impulsó la privatización definitiva del sector, y fichó en 2014 como asesor del Consejo de Administración de Endesa con un sueldo de 200.000 euros anuales, ampliables a 300.000. 

La remuneración que percibirá Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de Iberdrola España es todavía un misterio. Más, si tenemos en cuenta que el propio socialista llegó a afirmar que "hay personas que tienen valor y personas que tienen precio. Yo no tengo precio”, una declaración que tras su reciente fichaje ha sido ampliamente cuestionado por los partidos de la oposición. 

Antonio Miguel Carmona. 

No es su única aseveración polémica. En mayo de 2015, durante su discurso de cierre de campaña en la capital madrileña, cargó contra Esperanza Aguirre por no publicar su declaración de bienes. “La pregunta es: ¿Cómo es posible que una cazatalentos con tan poca pericia cobre casi 400.000 euros de una empresa privada? Ya no son puertas giratorias, son puertas, ventanas y tejados”, sentenció.

Crítico entonces con las puertas giratorias que ahora atraviesa, Carmona, sin embargo, viró su discurso a mediados de agosto, cuando durante una intervención televisiva salió en defensa de las eléctricas y afirmó que “no es verdad que Iberdrola haya vaciado los pantanos, no es verdad. […] Esa noticia no es verdad, es un fake”. A día de hoy, existen varias investigaciones en curso sobre el vaciado de embalses. 

PSOE se desmarca y Podemos pide su expulsión 

El PSOE ha expresado su malestar por el nombramiento del socialista Antonio Miguel Carmona en plena crisis por la factura de la luz, aunque recalca que es una "decisión personal" de un "afiliado" que "no representa a la dirección actual" del partido. "Carmona en estos momentos es un militante de base que hace tiempo que no representa al PSOE ni a su militancia, nunca ha representado a la actual dirección", ha dicho en una rueda de prensa la portavoz del Comité Organizador del 40 Congreso del PSOE, Eva Granados, quien ha indicado que el Gobierno de Pedro Sánchez "ya tenía interlocución fluida con las eléctricas antes, durante y después de este nombramiento" y que Carmona "no es un interlocutor de nada" en el PSOE.

Eva Granados. 

Más allá ha ido el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, que ha asegurado que el PSOE debería echar del partido a Antonio Miguel Carmona ante la "indecencia" de su inminente fichaje y ha reclamado ser más estricto en la regulación para prohibir las puertas giratorias.

Para la portavoz de Unidas Podemos, Isa Serra, este nombramiento es "reírse de la ciudadanía" y ha insistido en la opinión de otros cargos de su partido de que es una "puerta giratoria", por lo que ha pedido tomar medidas al respecto. A este respecto, desde Unidas Podemos se ha pedido que se "prohíba" a través de un endurecimiento de las regulaciones la práctica de las puertas giratorias para evitar, según ha definido la portavoz de Izquierda Unida, Sira Rego, que exista una "relación directa" entre el "oligopolio" eléctrico y "las gentes de la política".

Los nombres que engrosan la lista 

Además de los ya citados presidentes del Gobierno, más de 20 ministros, tanto del PSOE como del PP, pasaron de diseñar e impulsar las normas que rigen el mercado eléctrico a ocupar los altos cargos del sector. Por ejemplo, los socialistas Miguel Boyer -que dejó su cargo en Red Eléctrica de España en 2014 después de agotar el número máximo de mandatos-, Joan Majó i Cruzate, Josep Borrell, Narcís Serra i Serra, Javier Solana, Ángeles Amador Millán, Luis María Atienza Serna, Jordi Sevilla, Pedro Solbes, Beatriz Corredor, Cristina Garmendia y Elena Salgado. Si sumamos además, secretarios de Estado, consejeros y demás cargos políticos, en las filas del PSOE, una treintena de nombres han pasado por las 'puertas giratorias'. 

En cuanto al Partido Popular, ministros como Rodolfo Martín Villa, Isabel Tocino, Josep Piqué, Ángel Acebes, Pío Cabanillas Alonso, Ana Palacio, Luis de Guindos, Fátima Báñez e Isabel García Tejerina también pasaron de la política a las eléctricas. Rodrigo Rato, aunque no estuvo directamente en plantilla, facturó a Endesa 25,8 millones de forma ilegal. Así, excluyendo a Rato, de las filas del PP un total de 36 cargos acabaron trabajando para los intereses de las eléctricas.

COMPARTIR: