18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este martes el precio medio alcanzará los 130,53 euros el megavatio hora y, por primera vez en la historia, se situará por encima de los 130 euros

El desorbitado precio de la luz 'acorrala' al PSOE y desata las críticas de sus socios de Gobierno y de la oposición

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.
El precio de la luz no toca techo. El 'tarifazo' eléctrico continúa desbocado y alcanza este martes un nuevo máximo histórico, que supera por primera vez la barrera de los 130 euros el megavatio hora. Así, mientras la factura anual de los españoles se encarece hasta un 25%, el Gobierno de coalición no alcanza consenso. Desde Unidas Podemos defienden una intervención pública, una medida que Teresa Ribera descarta de forma tajante por "contravenir el marco comunitario".

El precio de la electricidad en el mercado mayorista marcará este martes un nuevo máximo histórico, el enésimo en este agosto. De este modo, el último día del mes alcanzará un precio medio de 130,53 euros el megavatio hora situándose, por primera vez en la historia, por encima de los 130 euros según los datos del operador Omie. Una exorbitante cifra que, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya alertan se trasladará al recibo de la luz de los españoles.

Tras las críticas a la inacción del ministro de Consumo, Alberto Garzón, a quienes muchos acusaban de comportarse "como si fuera de la oposición y no como el responsable de poner freno a la sangría económica", desde Unidas Podemos se propusieron una batería de medidas para acotar las alzas abusivas. La formación morada defendía hace una semana limitar el precio de la energía nuclear e hidroeléctrica por decreto para, de este modo, rebajar la factura. Y, aunque en un primer momento desde las filas socialistas se calificó la medida de "muy atractiva", este lunes Teresa Ribera, responsable de la cartera para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, descartaba de forma tajante una intervención pública. 

Teresa Ribera. 

La vicepresidenta tercera argumentó durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados que esas medidas serían "contrarias al marco comunitario" y que, de adoptarlas, se correría el riesgo de ser sancionados por las instituciones europeas. Además, Ribera aludió a la falta de "empatía social" de las eléctricas en la gestión de sus recursos y añadió que "aunque suene a broma, la empatía social cotiza en bolsa", por lo que expresó su confianza en que "este comportamiento se vaya corrigiendo".

Así, mientras los españoles esperan a que las grandes energéticas "corrijan este comportamiento", lo cierto es que el recibo de la luz se encarecerá cerca de un 25% según los cálculos del propio Gobierno. En concreto, el gasto medio por familia alcanzará en 2021 los 644 euros anuales, frente a los 512 euros del año pasado. 

Críticas de los socios de Gobierno

Antes de la comparecencia de Teresa Ribera, preguntado al respecto, Alberto Garzón afirmaba que el resto de ministros estaban "perfectamente alineados" con la tesis que horas más tarde defendería la ministra para la Transición Ecológica en el Congreso de los Diputados. 

No obstante, parece que no todos los socios de Gobierno están conformes con las decisiones hasta ahora adoptadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Desde las filas de Unidas Podemos insisten en que la mejor opción pasa por crear una empresa pública. "Estamos proponiendo crear una empresa pública de energía, estamos diciendo hay que intervenir y regular el mercado eléctrico", afirmaba este lunes Irene Montero en 'La Cafetera'. 

Mientras en el seno del Gobierno de coalición batallan por llegar a un acuerdo, la oposición aprovecha las rencillas para lanzar críticas a unos y otros. Así, mientras el 'popular' Teodoro García Egea pedía que "no se hiciera caja" de esto y que no se recaudaran impuestos "a través de la factura de la luz"; la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, aseguraba que "si PSOE y Podemos en vez de estar en el Gobierno estuvieran en la oposición, estarían quemando las calles"

La hemeroteca castiga al Gobierno

En diciembre de 2017, cuando el incremento en la factura eléctrica fue menor que el que se vive estos días, Alberto Garzón señalaba en su cuenta de Twitter que “miles de familias no podrán mantener sus casas a temperaturas adecuadas, lo que repercutirá gravemente en la salud de los que menos tienen. Ningún Gobierno decente debería tolerarlo".

En las mismas fechas se pronunciaba también Pedro Sánchez, que acusaba al Ejecutivo de Mariano Rajoy de "empobrecer al país" y de "dar un golpe a las familias". Y en 2019, desde Unidas Podemos, su socio de gobierno, se anunciaba que su entrada en el Gobierno supondría una automática rebaja de la factura eléctrica y pondría "firmes a las grandes eléctricas".

Parece que no será así. Porque la mayoría de los indicadores anticipan un periodo de varios meses, al menos hasta final de año, de tendencias alcistas ante las previsiones de encarecimiento de combustibles como el gas natural. Las subidas se mantendrán en el tiempo, con el consiguiente impacto negativo en los bolsillos de los consumidores así como en las cuentas de resultados de las empresas para las que la electricidad es un bien productivo básico. 

COMPARTIR: