04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Reina Sofía llegó a un acuerdo con Juan Carlos I para que su familia pasara su exilio en el Palacio de la Zarzuela a cambio de su silencio

Monarquías europeas (V): Constantino de Grecia, secretos, destierros y enemistad con la Reina Letizia

El Cierre Digital en
/ Pablo I de Grecia y Federica de Hannover junto a sus hijos Sofía, Irene y Constantino.
La monarquía griega sigue siendo un tema tabú. Tras el derrocamiento por el Golpe de los Coroneles, Grecia se convirtió en una república y a día de hoy, el que fuera rey de los helenos, Constantino de Grecia continúa siendo un traidor para la población helena. No obstante, junto a la Princesa Ana María ha logrado formar una gran familia. Los vínculos entre la familia real Griega y española van más allá de los lazos familiares, pues la amistad que guardan algunos miembros perdura a día de hoy.

La dinastía griega es una de las estirpes marcadas por el exilio y es una de las familias reales más consolidadas de Europa. El vínculo con la familia real española o danesa es evidente por los lazos familiares que unen a algunos de sus miembros. No obstante, la familia real griega no ha sido muy querida por el pueblo desde que se aboliera la monarquía mediante un referéndum celebrado en 1973 y el país se convirtiera en una república. 

La unión que la Familia Real Griega con la dinastía de los españoles hoy por hoy es obra de la reina emérita Sofía. Aquella princesa joven que se comprometió con el entonces príncipe Juan Carlos, se marchó de Tatoi para iniciar una nueva vida muy lejos de su adorada Atenas. Le esperaba aquel país inmerso en una dictadura, lejos de sus hermanos y sus padres. 

Sus padres, los monarcas Pablo I de Grecia y la reina Federica se casaron en enero de 1938 en una ceremonia oficiada en la localidad de Hannover. El matrimonio de los reyes helenos estuvo marcado por las constantes idas del rey y las consecuencias de las guerras que había tenido que hacer frente. El rey ascendió al trono en 1947 a causa de un infarto que se cobró la vida de su hermano, Jorge II. El monarca fue uno de los más queridos y admirados por la población griega, además a lo largo de su vida y hasta su fallecimiento, defendió el honor de su nación a capa y espada.

La Monarquía desterrada

Para los helenos, Constantino de Grecia todavía sigue considerado como un traidor y llegó a ser uno de los miembros de la realeza griega más odiado. Tuvo que marchar al exilio en 1973 debido al Golpe de los Coroneles en abril de 1967 y no regresó hasta 2013, momento en el que fijó su residencia en Atenas junto a su esposa, la princesa Ana María de Grecia.

La familia real griega.

El exilio de Constantino de Grecia no fue el único destierro de la dinastía helena. Los reyes Pablo I y Federica de Grecia también tuvieron que irse de su país debido a la invasión nazi de Atenas. Los monarcas fijaron su residencia en Ciudad del Cabo junto a sus tres hijos, los príncipes Constantino, Sofía e Irene. Décadas más tarde, sería la reina emérita quien confesó que vivieron en hogares que nada tenían que ver con los privilegios de Tatoi.

Los príncipes Constantino y Ana María de Grecia, últimos monarcas de los helenos

La vida del último monarca de Grecia no fue especialmente fácil. Una infancia en el exilio y en unas condiciones que no eran especialmente dignas para un futuro monarca. El destierro que vivió durante varios años de su niñez lo compartió años después con su mujer, la princesa Ana María de Grecia, una de las tres hijas del rey Federico IX de Dinamarca y la reina Ingrid. 

Constantino y Ana María de Grecia. 

Ambos guardan parentesco familiar, ya que son primos. Se conocieron cuando la princesa solo tenía trece años y años después se reencontraron. La boda tardaría en llegar, pues ambas familias decidieron esperar a que la joven Ana María cumpliera la mayoría de edad. 

El 18 de septiembre de 1964, Grecia vivió unas jornadas en las que reinó la felicidad. El futuro rey contraía matrimonio con la Princesa Ana María en una ceremonia celebrada por el rito ortodoxo en la Catedral de la Asunción de Santa María en Atenas, al igual que hicieron los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía. La boda se convirtió en uno de los grandes acontecimientos de la época al igual que el ascenso al trono del joven príncipe.

Los ex monarcas durante su boda.

No obstante, la regencia fue efímera y tras tres años de reinado, la familia real tuvo que marchar al exilio en Roma junto a dos de sus cinco hijos, la princesa Alexia y el príncipe heredero, Pablo. En los últimos actos oficiales, la salud del ex monarca ha causado una gran preocupación, ya que a menudo se desplaza en silla de ruedas.

El príncipe Pablo y la princesa Marie Chantal, el primo favorito de Felipe VI y la enemiga de la reina Letizia

La descendencia de los ex reyes de los griegos no tardó en llegar. Sus hijos, los príncipes Pablo, Alexia, Nicolas, Tatiana y Felipe forman parte de la nueva generación royal y son abanderados de la discreción.

Los vástagos del matrimonio siempre han tenido una excelente relación con sus primos, el rey Felipe VI y las infantas Elena y Cristina –ya que vivieron con ellos en el Palacio de La Zarzuela, pues la Reina Sofía llegó a un acuerdo con Juan Carlos I para que su familia pasara su exilio allí a cambio de su silencio por las infidelidades que se rumoreaban–. De hecho, el primo favorito del rey de España es el príncipe Pablo de Grecia con el que desde siempre ha mantenido una relación muy estrecha. Sin embargo, desde que el monarca contrajo matrimonio con la entonces princesa de Asturias, Letizia Ortiz, el vínculo con sus primos griegos ha tornado en distante.

Boda de Pablo y Marie Chantal de Grecia.

La tensa relación que guarda la reina de España con la princesa Marie Chantal es de sobra conocida, la princesa heredera acusó a la monarca de “mostrar su verdadera cara” tras la discusión en la Catedral de Palma en 2018. 

Tal era su relación que el príncipe heredero eligió al rey Felipe VI para que ejerciera de padrino en su boda con Marie Chantal Miller el 1 de julio de 1995 en una boda multitudinaria con asistencia de las principales familias reales europeas.  La boda fue celebrada en Londres convirtiéndose en una de las parejas royal más aclamadas por la opinión pública. Eran jóvenes y exitosos. 

Los príncipes herederos y sus hijos.

El matrimonio ha formado una gran familia junto a sus hijos. La princesa Olympia y los príncipes Konstantinos, Achilleas, Odysseas y Aristides han heredado el estilo y la belleza de sus padres.

Los príncipes griegos, la nueva generación royal

En los diversos actos oficiales que han compartido ambas dinastías, la buena relación que mantienen es notable. La princesa Alexia de Grecia, casada con el arquitecto Carlos Morales y con el que tiene tres hijas. La princesa Alexia es la leal escudera de la Infanta Cristina, ya que la primogénita de los ex monarcas residió una temporada en la ciudad condal. Ambas compartieron confidencias y forjaron una relación de amistad que a día de hoy mantienen. 

El príncipe Nicolás fue el tercer hijo del matrimonio, de hecho nació en el exilio. Ejerce como secretario de su padre, desde que su salud comenzase a deteriorarse. Su boda en 2010, con la joven princesa Tatiana fue uno de los grandes eventos en Atenas y reunió a miembros de las familias reales españolas o danesas. Actualmente residen en un piso en la capital griega.

Bautizo del príncipe Felipe de Grecia.

Los descendientes más jóvenes del matrimonio son la princesa Teodora y el príncipe Felipe. La joven que fue una de las damas de honor en la boda entre la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, cruzó el charco y se marchó a Nueva York donde reside junto a su pareja, el abogado Mathew Kumar con el que tiene planes de boda. 

El príncipe Nicolás es el hijo menor de la princesa Ana María y el ex rey Constantino de Grecia. Su boda con Nina Flohr fue un gran evento en Atenas y congregó a la Familia Real Griega y a varios miembros de la familia real española como la reina Sofía o la Infanta Elena. 

COMPARTIR: