28 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este exinfante de marina fue arrestado en diciembre de 2018, juzgado, declarado culpable y condenado a 16 años de cárcel

La trágica historia del americano Paul Whelan: Fue a una boda en Moscú y lo detuvieron por espía

Paul Whelan, detenido.
Paul Whelan, detenido.
Paul Whelan fue detendo en diciembre de 2018 en un hotel en Moscú, donde se encontraba para asistir a una boda, por las autoridades rusas que alegan que estaba envuelto en una operación de inteligencia y espionaje. Desde ese entonces lleva encerrado en la prisión de Lefortovo en Moscú y acaba de ser condenado a 16 años de cárcel. Le acusaban de tener un USB que contenía secretos de Estado.

Whelan  fue detenido en diciembre de 2018 en su habitación de hotel, donde se encontraba según él para asistir a una boda. A finales del mes de mayo, la fiscalía rusa pidió una pena de 18 años de cárcel para Whelan , que en todo momento aseguró su inocencia y pidió que los jueces dictaran una sentencia absolutoria. 

Después de que un Tribunal de Moscú dictaminase este lunes, el veredicto y le radicaran cargos por espionajes contra el gobierno ruso. El juicio fue celebrado a puertas cerradas por tocar temas considerados confidenciales. Hablando detrás de una pantalla, Whelan enfatizó que el juicio era “una mentira” y pidió que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como a los líderes de Irlanda, Reino Unido y Canadá, que con “terminen esto”. El exinfante de Marina es también ciudadano, británico y canadiense, y desde su dentención lleva encerrado en la prisión de Lefortovo en Moscú. 

Paul Whelan, durante su juicio.

Las acusaciones por las cuales fue condenado es debido a que las autoridades rusas le imputaron tener un USB que contenía “secretos de estado”. Según el abogado de Whelan, el imputado recibió involuntariamente esa memoria USB durante un viaje personal en la cual él acusado, sus amigos alegan que se encontraba en Rusia para el matrimonio de un conocido y no era la primera ocasión que se encontraban allí. 

A su vez, su abogado afirma que las pruebas presentadas desde el principio  “son indicios de incitación al delito por parte de otra persona” y que los testigos que tomaron en consideración en el jurado en su mayoría eran agentes del servicio secreto ruso. No obstante, el ahora declarado culpable por los cargos, negó todas dichas acusaciones y calificó como un secuestro político todo este proceso.

Anteriormente, la Embajada de los Estados Unidos en Moscú, que siguió de cerca el proceso, confirmó que Whelan ocupaba el cargo del Director de Seguridad en una empresa llamada BorgWarner. Dicha compañía produce componentes para la industria automotriz y críticó desde su comienzo que Rusia no había tenido un trato justo hacia Whelan, que dicho juicio había sido uno injusto y sin ninguna transparencia.  Asimismo el Secretario de Estado de Estados Unidos (ministro de Exteriores) Mike Pompeo sigue pidiendo al gobierno de Rusia su inmediata liberación. 

Su familia menciona que Whelan fue ingresado de emergencia y tuvo que ser operado debido a  una hernia, y a su vez el gobierno de los Estados Unidos acusó al gobierno ruso de poner en peligro su vida al negarle una atención médica adecuada.

Whelan tras una mampara de cristal.

David Whelan, hermano del imputado , expresó en un comunicado que sus abogados apelarán el veredicto que aseguró que fue simplemente político, "la decisión judicial sólo completa la pieza final de este proceso judicial roto".

"Confiábamos en que el tribunal pudiera mostrar algo de independencia, pero al final, los jueces políticos son entidades políticas, no legales", indicó el comunicado. "Apelamos al gobierno de Estados Unidos para que tome medidas de inmediato para llevar a Paul a casa".

De la misma manera, la familia de Whelan y sus abogados aseguran que su encarcelamiento es solo un herramienta por parte del gobierno de Rusia para aumentar su valor de intercambio para futuros presos de Estados Unidos en dicho país.

COMPARTIR: