27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pedro Sánchez ha rediseñado su área de comunicación mientras el líder de la oposición intenta esquivar polémicas para distanciarse de Vox

Claves del curso político que decidirá el futuro de España: Cambios mediáticos desde Moncloa y resistencia del PP de Feijóo

El Cierre Digital en Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo.
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo.
El curso político está a punto de arrancar con varias citas clave. Por parte del PSOE, Pedro Sánchez ha remodelado el departamento de comunicación de la Moncloa y se enfrenta a los próximos resultados electorales de su partido. Mientras tanto, el PP de Feijóo intenta alejarse de Vox y darle una nueva vida al partido en Cataluña. En Unidas Podemos continúa su guerra interna.

Flota la tensión en el Palacio de La Moncloa ante el arranque de un curso político que será clave para la gobernabilidad de España a corto y medio plazo. Pedro Sánchez ha decidido rediseñar su estrategia mediática con la intención de recobrar el aliento. 

Y para ello ha impulsado el fichaje de Ion Antolín como dircom del PSOE tras haber ejercido de asesor del Gobierno y la salida como directora de coordinación informativa de Iolanda Mármol, que podría pasar a asesorar a la vicepresidenta Teresa Ribera. 

Clave en este curso serán los multimedia. Es por ello que los socialistas quieren recuperar el timón de RTVE, últimamente compartido con el PP, y mantener sus mimos al Grupo Prisa, en donde han desembarcado sanchistas como Miguel Barroso, José Miguel Contreras, Fran Llorente o Enric Hernández. 

Citas electorales

Sánchez sufre unas preocupantes encuestas que podrían empeorar a cuenta de los nubarrones económicos que se avecinan de cara al otoño. Las movilizaciones sindicales anunciadas desde UGT y CCOO tampoco ayudan a calmar las aguas.

El presidente del Gobierno sabe que tiene mejores expectativas en las próximas autonómicas y municipales que en las generales. Pero un buen resultado del PSOE en mayo podría contribuir a darle la vuelta a los sondeos. 

En Ferraz creen que el PSOE mantendrá su poder en Baleares, Navarra, Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura y tendrá que pelear por hacerlo en Canarias, Aragón, La Rioja y especialmente en la Comunidad Valenciana, clave para el próximo ciclo electoral. 

Los socialistas, además, creen que están en condiciones de recuperar la emblemática alcaldía de Barcelona y mantener Sevilla. El PP, por contra, solo tendrá garantizado repetir el triunfo en la Comunidad de Madrid y la Región de Murcia (a las que hay que sumar Andalucía y Galicia). 

Alberto Núñez Feijóo, que intenta evitar charcos para distanciarse de Vox, intentará que otro triunfo incontestable de Díaz Ayuso no implique que la presidenta autonómica siga intentando condicionar la acción estatal del PP, que prefiere no hacer sangre con el decreto energético de La Moncloa. 

Yolanda Díaz. 

Sí que quieren hacerlo en Vox, que no se han recuperado de la decepción que supuso para ellos que Macarena Olona no consiguiese la vicepresidencia de Andalucía, y lo defenderán en Unidas Podemos, que vive una guerra interna con Yolanda Díaz intentando recabar apoyos frente al 'pablismo'. 

El PP también se atasca en Cataluña

Alberto Núñez Feijóo ha decidido posponer el Congreso del PP catalán que estaba previsto que se desarrollase en otoño. El líder de la oposición ha tomado la decisión por la grave crisis del partido, que cuenta con solo tres diputados en el Parlament y dos concejales en el Ayuntamiento de Barcelona. 

La falta de liderazgos claros complica el horizonte para inquietud de Alejandro Fernández, que a pesar de sus pésimos resultados meditaba volver a presentarse por su afinidad ideológica y personal con Núñez Feijóo. 

Pero el dirigente gallego quiere promover un cambio que implicaría el regreso a la política catalana de Dolors Montserrat, que prefiere mantenerse como eurodiputada. Pero, antes de ello, la prioridad del PP catalán es salvar su representación en Barcelona.

La gran duda en Génova 13 es quién liderará al PP en la Ciudad Condal tras la esperada renuncia del polémico Josep Bou, afín a Pablo Casado. Varios nombres suenan con fuerza, especialmente el de Alberto Fernández Díaz. 

Feijóo recuerda bien cuando el centrista Josep Piqué, "un amigo, un excelente ministro y un excelente portavoz del Gobierno", según dijo el presidente gallego, dimitió al frente del PP de Cataluña en 2007. Por aquel entonces los de Génova 13 contaban con catorce parlamentarios. Algunas voces apuntan a que Feijóo echará mano de su amigo Piqué para intentar resucitar al PP catalán.

COMPARTIR: