15 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La estrategia del colombiano detenido consiste en aportar pruebas de la página de citas donde la joven valenciana se anunciaba como Niky

Jorge Ignacio Palma asegura ante la Guardia Civil que Marta Calvo murió tras "una fiesta blanca"

Exclusiva Página donde se anunciaba Marta.
Página donde se anunciaba Marta.
Tras entregarse en el cuartel de la Guardia Civil de Carcaixent por la desaparición y presunto asesinato de Marta Calvo, Jorge confesó que había conocido a la joven valenciana en una web de contactos, pasion.com, y que Marta habría muerto accidentalmente el día 7 de noviembre tras consumir cocaína, en lo que denominó un juego sexual llamado "una fiesta blanca".

"Hola chicos!! Soy Niky y tengo 25 años. Me considero una chica dulce, simpática y agradable. (...) FIESTA BLANCA!!!!. Edad 25 años". Éste era el anuncio que Marta Calvo Burón puso en la web pasion.com.

Jorge Ignacio Palma, detenido tras entregarse en el cuartel de la Guardia Civil de Carcaixent por la desaparición y presunto asesinato de la joven valenciana de 25 años acabó confesando en el cuartel de la Guardia Civil que había conocido a Marta en una web de contactos, pasion.com y que la joven habría muerto accidentalmente el día 7 de noviembre tras consumir cocaína, en lo que denominó "una fiesta blanca" para celebrar su cumpleaños que era el día 8 de noviembre. El anuncio de Niky (Marta) ya fue desactivado y no puede consultarse.

Página donde se anunciaba Marta.

Jorge Ignacio Palma, el exconvicto colombiano acusado de la muerte de la joven ha declarado a los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que lo interrogaban que Marta murió después de mantener este tipo de relación sexual.

Palma habría preparado para ambos algo llamado "fiesta blanca", una práctica en la que se mantienen relaciones sexuales empleando cocaína. Tras fallecer la joven, Jorge Ignacio asegura que desmembró su cuerpo y lo esparció por distintos contenedores de la zona. Por eso hay una verdadera carrera contrarreloj por encontrar el cuerpo de Marta y poder demostrar por los forenses que su muerte se produjo de manera violenta, asesinada, y no accidentalmente.

Página web donde se anunciaba Niky.

La diferencia entre un delito y otro es muy importante, ya que si no se demuestra que Jorge la asesinó solo se le podría acusar de profanación de cadáver, un delito recogido en el artículo 526 del Código Penal, que contempla penas de 3 a 5 meses de prisión o una multa de 6 a 10 meses. Nada que ver con un asesinato y su posterior intento de encubrimiento.

Marta Calvo en la misma web.

En el historial delictivo del detenido ya figura un episodio similar, que los investigadores de la Guardia Civil consideran como relevante para ayudar a esclarecer las circunstancias en las que se produjo la muerte de Marta Calvo. En aquella ocasión Jorge Ignacio Palma se encontraba en abril de este año en un prostíbulo del barrio valenciano de Ruzafa cuando la meretriz con la que estaba entró en coma y murió días más tarde en una hospital de Valencia. En aquella ocasión fue investigado por un delito de denegación de auxilio, pero no se pudo contar con ningún testimonio que lo inculpase, a pesar de que en los labios vaginales de la fallecida se encontraron rastros de cocaína, supuestamente consumida en otra "gran fiesta blanca".

Marta en un anuncio de la misma página.

Tal y como ya contó elcierredigital.com Marta Calvo el perfil de Marta, que se hacía llamar Niky en la web, posee seis fotografías de la joven tomadas por ella misma, a modo de selfie, algunas en actitudes claramente sugerentes. El anuncio de Niky especificaba que se encontraba en Valencia Nuevo Centro. Fue visto en 13.756 ocasiones y 988 personas vieron el teléfono, además, la joven recibió dos mails, según recoge la estadística de la página, accesible hasta hace unos días a cualquier persona mayor de edad.

Elcierredigital también pudo comprobar que el teléfono de Marta es el mismo del anuncio y su whatsapp aparecía "congelado" a las 5.55 horas del 7 de noviembre, que coincide con el último mensaje mandado a su madre con la ubicación del lugar donde se encontraba. Ahora salta el contestador de Vodafone. Posteriormente, los investigadores de la Guardia Civil lograron desbloquearlo y acceder a su contenido por lo que la hora de conexión ya ha cambiado.

Marta desapareció en la localidad valenciana de Manuel el 7 de noviembre. Aquel día le mandó un mensaje a su madre Marisol con la ubicación del lugar donde se encontraba y la hora. Después de dos días su madre acudió al lugar donde se entrevistó con el ahora sospechoso, que dijo desconocer a nadie que se llamase Marta. Luego, Marisol puso denuncia en una comisaría de policía, que derivó el caso a la Guardia CIvil, de quien era competencia, al encontrarse la desaparecida en un medio rural. 

Jorge Ignacio en una imagen de sus redes sociales.

Las numerosas búsquedas y batidas no tuvieron éxito. Los agentes irrumpieron en  dos casas del sospechoso, la de Manuel y otra en L´Ollería y comenzaron a investigar la vida de Jorge Ignacio, descubriendo que cumplió condena en Italia por tráfico de drogas tras haber sido detenido con nueve kilos de cocaína. El 4 de noviembre, a las tres de la madrugada, Jorge Ignacio Palma se entregó en el cuartel de Carcaixente, después de que su madre, que vive en Mallorca, hubiese sido llamada a declarar en dos ocasiones. Hasta ese día a las cuatro de la tarde no recibió asistencia letrada y, desde entonces, parece que ha dejado de prestar la colaboración inicial y no dice dónde arrojó los restos de Marta.

Ahora los esfuerzos se centran en las próximas horas en lograr que el detenido confiese el asesinato de la desaparecida y diga donde esté el cadáver para poder dilucidar realmente qué le pasó a Marta Calvo.

Carta de su padre

El programa Espejo Público, de Antena 3, mandó una carta al programa de televisión: "Vivimos desde hace casi un mes en una auténtica desesperación. Lo peor que puede vivir un padre es no saber dónde está su hija. 26 días de incertidumbre, miedo, preocupación... Con sus 26 noches, hasta recibir esa llamada", relataba el progenitor de la joven de 25 años, refiriéndose a la comunicación que tuvo este miércoles con la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana para informarle de la detención del principal sospechoso y del contenido de su confesión.

"Esa llamada que nunca hubieras querido recibir, esa llamada que te confirma tus peores sospechas. Un día que nunca esperabas vivir y que nunca vas a poder olvidar. Lo hemos padecido en familia, arropado por mi pareja, mis padres y mi hijo pequeño, el hermano de Marta. Un joven de 20 años que está sufriendo también", describía el hombre, mientras sigue la búsqueda de los restos de su hija en los vertederos de la zona en la que desapareció.

En la carta también apunta a que desean despedirse de Marta "recordándola juntos. Recordando esa sonrisa suya que no se puede olvidar. Recordando la sonrisa de esa niña dulce que se convirtió en una mujer llena de vida. Una vida truncada de forma atroz", añade y concluye pidiendo "respeto y justicia" para Marta, además de agradecer su labor a "todos los investigadores y cuerpos y fuerzas de seguridad que han trabajado incansablemente por saber qué le pasó a mi hija".

COMPARTIR: