20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Diversos colectivos de nuestro país ya se han posicionado sobre las confesiones de la hija de la cantante Rocío Jurado en televisión

Rocío Carrasco: Su testimonio impulsa la lucha social contra la violencia de género

Rocío Carrasco.
Rocío Carrasco.
El testimonio televisado de Rocío Carrasco ha dejado indiferentes a muy pocos, llegando incluso a politizarse tras la ristra de mensajes en las redes sociales por parte de dirigentes de todos los colores. Se ha abierto además, entre la opinión pública, un debate sobre si este tipo de acciones favorecen o no la lucha contra la violencia de género.

Las confesiones de la hija de Rocío Jurado sobre su "tormentosa relación con su 'exfamilia' (su exmarido, Antonio David Flores y sus dos hijos) está teniendo una gran repercusión mediática tras su emisión el pasado domingo. Tal es así que, a raíz de la supuesta violencia de género que envuelve el asunto, se han intensificado los mensajes de rechazo a esta lacra e, incluso, se ha politizado el caso. Desde la ministra de Igualdad, Irene Montero, hasta la presidenta de VOX de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, no han sido pocos los políticos a los que el caso no les ha sido indiferente. Todos han querido opinar, también otros colectivos, entre ellos, los feministas. El debate sobre si casos así dan mayor visibilidad a la violencia de género está servido.

Montero publicó varios tuits en su cuenta oficial sobre el tema que, a su juicio, "es el de una víctima de violencia de género". Convencida de que "muchas mujeres se verán reflejadas en las declaraciones de Rocío Carrasco",  en sus mensajes pide apoyo para aquéllas que "denuncian públicamente su caso ".

En la misma línea, la portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, Laura Berja, escribía, en otro mensaje en Twitter, que "lo escuchado en boca de la hija de Rocío Jurado es el testimonio de cientos de mujeres que también son víctimas. "Gracias Rocío", añadía. Mensaje que se unía a otros como Adriana Lastra (PSOE), Íñigo Errejón (Más Madrid), Ramón Espinar (Podemos), entre otros más.

Alienación parental


"Hoy media España ha entendido lo que es el síndrome de alienación parental. Lo sufren miles de niños, unos víctimas de padre, otros de madre", expresaba el lunes Monasterio a través de su cuenta de Twitter, refiriéndose a la parte del documental difundido en Telecinco el pasado domingo en el que, en unas desgarradoras declaraciones, Rociíto acusaba a su exmarido, Antonio David Flores, de haberla arrebatado a sus hijos, con presuntos "maltratos, menosprecios e insultos", victimizándose y demonizando supuestamente, a su exmujer delante de los hijos.

Contado así, podría coincidir con un caso de síndrome de alienación parental, entendido, según los expertos, como una especie de campaña de denigración hacia un progenitor previamente querido por el niño,  y en la que el maltratador instiga temor y animadversión injustificadas. Este tipo de situaciones suelen darse durante procesos de divorcio complicados y en los que suele haber una lucha entre la pareja por la custodia de los hijos.

El síndrome de alienación parental es considerada una forma grave de maltrato psicológico y requiere de una intervención multidisciplinaria para detenerlo, dado que la principal víctima de este tipo de actuaciones suelen ser menores, testigos de una tormenta de descalificaciones,  que lamentablemente suelen acabar asimilando y haciendo suyas las ideas que oye.

Violencia vicaria

Otro concepto asociado al anterior, y relacionado con las palabras pronunciadas por la hija de Rocío Jurado durante su testimonio, es el de la violencia vicaria, entendida como la forma de violencia que utilizan los maltratadores para intimidar y hacer daño a la víctima mediante los niños, animales o personas preciadas para la mujer con el objetivo de hacerla sufrir más. Se refiere, en concreto, a una conducta realizada conscientemente con el fin de generar un daño a otra persona. Normalmente, va asociada de forma secundaria a un tipo de violencia más general.

En casos extremos, se puede incluso llegar a asesinar a los hijos para hacer el máximo daño a la pareja. El homicidio o asesinato de éstos o de otras personas como parte del maltrato psicológico, en este caso a la mujer, ha motivado que en algunos ordenamientos jurídicos se haya incluido una figura penal específica como un homicidio agravado, lo que doctrinalmente se conoce como “femicidio oblicuo, transversal o vinculado".

COMPARTIR: