22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La trama Gürtel, las tarjetas ‘black’ de Bankia y la Púnica son algunos otros ejemplos de la cara más oscura de políticos, policías y bancos

Guía de la corrupción española: De las cloacas del ‘felipismo’ y el 'caso Roldán' a las andanzas de Villarejo

Bárcenas, Villarejo y Roldán.
Bárcenas, Villarejo y Roldán.
La muerte de Luis Roldán trajo de vuelta el caso de Fondos Reservados en el que se vio envuelto. A lo largo de la historia de la democracia española, han sido muchos los que han caído en tramas corruptas: desde entidades financieras a partidos políticos con todo tipo de ideologías. 'Elcierredigital.com' repasa algunas de las más relevantes.

El fallecimiento de Luis Roldán, exdirector general de la Guardia Civil, recordó no solo su famosa huida, que provocó una crisis en el gobierno de Felipe González, sino la trama de corrupción por la que fue apresado: la del caso de Fondos Reservados. Mediante esta red, Roldán incrementó considerablemente su patrimonio. También lo hicieron Rafael Vera, exsecretario de Estado de Interior; Julián Sancristobal, exdirector de la Seguridad del Estado; José María Rodríguez Colorado, exdirector de la Policía; e Iñaki López, exgobernador de Vizcaya.

Esta red de corrupción ha sido una de las muchas que ha tenido lugar en España. Sin ir más lejos, elcierredigital.com accedió en exclusiva a 59 resoluciones emitidas por el Gobierno de Canarias de contratos con empresas para la adquisición de material sanitario durante la pandemia, estimadas en 32 millones de euros. Este caso, denunciado ante la UDEF, Fiscalía General del Estado y Tribunal de Cuentas advertía de presuntas irregularidades en algunas adjudicaciones al triple de su precio de mercado, como la compra de 300.000 mascarillas por el presidente de Canarias Ángel Víctor Torres.

También recientemente, Miguel Ángel Revilla se vio salpicado por un caso de corrupción. Elcierredigital.com destaca algunos de los casos más mediáticos de la historia de España.

Inicios de la democracia: los casos de ‘felipismo’

El caso Roldán fue solo uno de los muchos a los que se tuvo que enfrentar Felipe González. Probablemente, el más importante de todos fue la trama de corrupción de Filesa, desvelada hace veintisiete años por el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, en su libro Filesa: Las tramas del dinero negro en la política.

'Filesa: Las tramas del dinero negro en la política' de Juan Luis Galiacho y Carlos Berbell.

El escándalo estalló en 1991, cuando El Mundo y El Periódico revelaron la financiación del PSOE a través de las sociedades Filesa, Time Export y Malesa. Estas empresas se dedicaron a facturar millones a bancos, entidades financieras y grandes compañías a cambio de unos estudios de consultoría que nunca llegaron a realizarse. La suma de dinero que habrían recaudado en dos años ascendería a más de 1.000 millones de pesetas (más de seis millones de euros). Una parte de este dinero llegaría a las arcas del PSOE, que financiaba sus campañas electorales gracias a estas sociedades.

Otro de los escándalos a los que se vio enfrentado el PSOE de Felipe González tuvo que ver con Juan Guerra, el hermano del vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra. La revista Época descubrió que el que ejercía como asistente del Ejecutivo andaluz utilizó su posición para hacer favores, de los que se embolsaba una importante cantidad. Sus conexiones ascendían a un centenar de sociedades que poseían activos inmobiliarios y los ingresos que Juan Guerra obtenía por “ayudar” a estas empresas llevaron a sospechar que servían para financiar al PSOE. Un hecho que, según explicaba el periódico ABC, no se llegó a demostrar.

Los bancos: en el punto de mira de la corrupción

Numerosos bancos españoles se han visto envueltos en tramas corruptas. Una de ellas sucedió cuando el banco de España abrió un expediente al BBVA y a 16 ejecutivos de la entidad financiera por la gestión de unas cuentas en paraísos fiscales que no fueron reflejadas en su contabilidad durante más de una década y que le reportaron 225 millones de euros en beneficios en el año 2000. Además, una parte de los beneficios fueron ocultados a los accionistas, a la CNMV y a Hacienda. Estos hechos constituían delitos de apropiación indebida, falsedad documental, administración desleal, blanqueo de dinero y cohecho.

Eurobank es otro ejemplo. El banco catalán solicitó la declaración de suspensión de pagos y cerró sus oficinas al quedarse, supuestamente, sin liquidez. El Banco de España acordó intervenir a la entidad financiera y estimó que Eurobank estaba en una situación de alta liquidez. Hasta 16.500 ascendió la cifra de afectados y el banco devolvió alrededor de 73 millones de euros a sus clientes, pagando así solamente un tercio del dinero que gestionaba.

Rodrigo Rato, imputado por el caso de las tarjetas 'black' de Bankia.

Debido a la trama de las Cesiones del Banco Santander, un auto judicial determinó que Emilio Botín, presidente del Banco Santander y otros cuatro ex altos cargos de la entidad, cometieron un total de 138 delitos fiscales y un delito de falsedad documental. El Ministerio de Hacienda comenzó a investigar unos productos fiscalmente opacos denominados “Cesiones de Crédito” y “Primas Únicas”, que ofrecían a medio centenar de entidades. El organismo público tenía constancia de que dichos productos sirvieron para ocultar cerca de cuatro billones de pesetas en dinero negro. La causa fue archivada en 2013 debido a la ‘doctrina Botín’, que impide la apertura de juicio oral a instancias exclusivas de la acusación popular, puesto que la Fiscalía retiró su acusación.

Aunque sin duda, el más conocido es el famoso caso de las tarjetas ‘black’. En octubre de 2014 se hizo público que, entre 2003 y 2012, los consejeros y altos directivos de Caja Madrid y de Bankia dispusieron de tarjetas de crédito de empresa a las que cargaron gastos personales por valor de 15,5 millones de euros. Estas tarjetas opacas se las entregaron al margen de sus sueldos y de los gastos de representación y con ellas se pagaron numerosos gastos en restaurantes, viajes, ropa, compras, retiradas de dinero en efectivo, entre otras cosas. En Bankia, la mayor parte de los gastos correspondieron a Rodrigo Rato (54.800 euros), José Manuel Fernández Norniella (9.700 euros), Sánchez Barcoj (90.900 euros) y Matías Amat.

Políticos y comisarios: la cara oscura

Uno de los casos más sonados de políticos tuvo que ver con el exalcalde de Marbella, Julián Muñoz. El caso Malaya tuvo lugar en mayo de 2006, cuando Juan Antonio Roca, exasesor de Urbanismo de Marbella durante el gobierno de Jesús Gil, y otras 86 personas (incluidas 20 concejales) fueron procesadas por corrupción. Las fianzas de responsabilidad civil fueron estipuladas en 5.000 millones de euros. El 7 de abril de ese mismo año el Consejo de Ministros aprobó la disolución del Ayuntamiento marbellí. Julián Muñoz fue condenado a prisión por cohecho, malversación de fondos públicos y por prevaricación urbanística relacionada con la concesión de licencias ilegales durante los gobiernos municipales del Grupo Independiente Liberal (GIL).

El caso Gürtel es otro ejemplo de corrupción, esta vez del Partido Popular. La red estaba encabezada por el empresario Francisco Correa Sánchez. La Audiencia Nacional condenó a Correa a 51 años y 11 meses de prisión, al extesorero del PP Luis Bárcenas a 33 años y 4 meses además de 44 millones de euros de multa y al PP a pagar una multa de 245.000 euros como partícipe a título lucrativo por su implicación en los primeros años de actividades de la trama. Esta sentencia supuso que el PP fuera el primer partido político en democracia condenado por corrupción.

Derivado de este, se encuentra el caso Bárcenas, donde se investigó al extesorero del PP Luis Bárcenas y su papel en la financiación ilegal del partido. El diario El Mundo publicó que el extesorero había pagado presuntamente sobresueldos en dinero negro por importes que irían de los 5.000 a los 15.000 euros mensuales a altos cargos de su partido, incluidos María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy.

El excomisario Manuel Villarejo.

Otro caso relevante fue la trama Púnica. Tuvo lugar el 27 de octubre de 2014, cuando fueron detenidos por la Guardia Civil 51 políticos, ediles, funcionarios y empresarios por estar, supuestamente, implicados en una trama de corrupción que adjudicó servicios públicos por valor de 250 millones de euros en dos años. Supuestamente, se cobraban comisiones ilegales que posteriormente eran blanqueados a través de un entramado societario. Uno de los principales imputados fue Francisco Granados, que fue número dos del PP de Esperanza Aguirre. Aguirre y Cristina Cifuentes también fueron señaladas por financiación ilegal del PP.

Una de las tramas que siguen de actualidad es la del Caso Villarejo. El excomisario corrupto del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo está involucrado en numerosos espionajes a políticos y empresarios. Acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales, Villarejo entró a prisión en 2017, aunque salió en 2021. Uno de los mayores escándalos de esta trama es la denominada como ‘Las cloacas del Estado’, a través de la cual políticos y comisarios a sueldo del Ministerio del Interior habrían fabricado pruebas falsas contra Podemos y partidos nacionalistas y filtrado a determinados medios de comunicación, durante el mandato de Mariano Rajoy.

COMPARTIR: