24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La falsa agente envió a la víctima fotos de un operativo de la UCO en Castellón en 2015 y usaba el traje de su verdadera pareja para su engaño

El lado oscuro de Tinder: Una mujer fingía ser Guardia Civil para conquistar a su cita

/Operativo narcotráfico en Castellón en 2015.
/Operativo narcotráfico en Castellón en 2015.
Una mujer detenida en Palma por hacerse pasar por una Guardia Civil enviaba fotografías de supuestas operaciones con la Unidad Central Operativa a su amante de Tinder, a quien le sorprendía recibir estas imágenes. En una de ellas aparecía una agente pelirroja de espaldas, que la detenida explicaba como un momento captado durante un dispositivo que se saldó con varios detenidos en Son Banya.

El pasado lunes era detenida en Palma una mujer que fingía ser Guardia Civil enviando fotos a su amante. Para ello, usaba fotografías cogidas de Google. Y es que, con tan solo buscar “Mujer UCO Guardia Civil’, obtenía numerosas fotos con las que fingir su "trabajo".

En concreto, la fotografía en la que aparece una Guardia Civil de espaldas pertenece a un operativo contra el narcotráfico en Castellón en el año 2015. En ese dispositivo, la Guardia Civil detuvo a 35 personas y se incautó de 1.500 kilos de cocaína en la provincia de la Comunidad Valenciana.

Con la imagen compartida a su amante, la mujer quiso dar a entender que se trataba del poblado de Son Banya y no Castellón, y que la agente de espaldas era ella, una mentira que el hombre se creyó, puesto que no era la primera vez que le enviaba fotos de los servicios que nunca llevó a cabo.

Según la víctima, la relación iba muy bien. “Parecía tener los mismos planes de futuro, casarse, tener hijos...”, y es que él creía que tenían muchas cosas en común. Sin embargo, pasado el tiempo comenzaron a salir algunas de las mentiras de la mujer. Sin ir más lejos, la detenida hacia pasar a sus hijas como sobrinas, aunque las pequeñas la llamaban “mamá” o “mama tata” y a la abuela la llamaban “mamá padri”, algo que resultó sospechoso a su amante, y fue esencial para los investigadores de la Guardia Civil, que constataron que las menores eran sus hijas.

Cómo actuaba la detenida

Durante la relación, la mujer aparecía en ocasiones vestida con el uniforme de la Guardia Civil que quitaba a su pareja. Además, a pesar de haberse presentado como supuesta sargento al inicio de la relación, la detenida nunca llevaba encima ni su Tarjeta de Identidad Profesional ni la pistola en el cinturón, un hecho un tanto sospechoso.

Otra de las cosas que extrañó a la víctima fue que en varias ocasiones la mujer le propuso abrir un perfil en OnlyFans, la red social de suscripción por contenido sexual, “porque daba mucho dinero”. A lo que añadía que su compañera lo hacía. Finalmente, la víctima intuyó que la mujer ya tenía una cuenta con la que obtenía beneficios.

Otros casos de estafa por Tinder

El "estafador de Tinder’, conocido como Simon Leviev, se hizo  famoso en todo el mundo después de que se estrenara un documental sobre él en la plataforma Netflix. El hombre que, desde hace años, se hacía pasar por millonario para timar a mujeres con una increíble táctica, se considera a sí mismo toda una celebridad. Sin embargo, esta necesidad de reconocimiento le ha llevado a ser víctima de una estafa en Instagram que le ha costado 6.000 dólares.

estafador-tinder

Simon Leviev, 'El estafador de Tinder'.

La noruega Cecilie Fjellhøy, la sueca Pernilla Sjoholm y la holandesa Ayleen Charlotte son las protagonistas de la estafa. Conocieron a Simon Leviev en la aplicación de citas y empezó a formar parte de sus vidas (con relaciones amorosas o de amistad). Leviev se presentaba como el hijo de un multimillonario que se hizo rico gracias a la comercialización de diamantes, escenario que acompañaba demostrando a las mujeres que estafaba que llevaba una vida de lujos, con viajes en jets privados y la necesidad de acompañarse de un guardaespaldas porque vivía en un supuesto constante peligro.

Las víctimas de Simon Leviev, conocido como ‘el estafador de Tinder’, denunciaron al banco ING por no haberlas informado de que el timador ya se encontraba en las listas de fraudes. Dos años y medio después, el juez ha fallado a favor de la entidad financiera. Las víctimas intentan recuperar su dinero en una página de GoFundMe mientras Leviev continúa en libertad.

COMPARTIR: