18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL COLISEO DE LAS TRES ARTES IBA A ALCANZAR LOS 120.000 METROS CUADRADOS Y A INCLUIR UN CENTRO COMERCIAL, PERO EN 2008 SE ANUNCIÓ SU CANCELACIÓN

Este el fracasado proyecto de José Luis Moreno para ser el gran líder escénico que dejó un agujero millonario en las arcas municipales de Madrid

Maqueta de El Coliseo de las Tres Culturas.
Maqueta de El Coliseo de las Tres Culturas.
En el año 2004, el productor español José Luis Moreno anunció su proyecto 'El Coliseo de las Tres Artes', un gran teatro multifuncional en el barrio madrileño de Hortaleza. La iniciativa, apadrinada por Monserrat Caballé, contaba con el apoyo de la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, así como del consistorio madrileño. Tres años después de su anuncio y debido a los retrasos en las obras y en el pago de los cánones fue cancelado.

No es la primera vez que las dificultades para financiar sus ideas llevan al borde del abismo a José Luis Moreno, en libertad provisional tras comprometerse a abonar una fianza de tres millones de euros que podrá recabar hasta el jueves. 

Y es que el ahora acusado de los presuntos delitos de estafa continuada, falsedad documental, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal en el marco de ‘Operación Titella’, ya había dejado en el Ayuntamiento de Madrid un agujero de ocho millones de euros con un proyecto fantasma antes de que su detención lo hiciera saltar a la primera plana.

En 2002, el entonces alcalde José María Álvarez del Manzano firmó un acuerdo para ceder a la productora de José Luis Moreno, Miramon Mendi, una parcela pública de 11.500 metros cuadrados en el distrito de Hortaleza, por un período de 75 años.

El productor se comprometía, a cambio, a invertir 164 millones de euros para construir el más ambicioso proyecto cultural jamás llevado a cabo en la capital: el Coliseo de las Tres Culturas. La iniciativa estaba apadrinada por la soprano Montserrat Caballé, que se convertiría en su directora general y artística, pero que finalmente se desvinculó del proyecto en 2004.

 Un ‘caprichoso’ proyecto

Según los planes del empresario, esta edificación iba a alcanzar casi 122.000 metros cuadrados y a dividir sus “Tres Culturas” en tres salas diferentes que contaban con una capacidad de 2.500, 2.000 y 1.500 personas respectivamente.

La primera era la sala magna y estaba destinada a los espectáculos de ópera, zarzuela, balé o conciertos de música clásica, la segunda estaba destinada a la interpretación de musicales y la tercera a la de obras de teatro, tanto clásicas como vanguardistas.

Maqueta del Coliseo. 

Estas tres salas no iban a ser los únicos espacios que formarían parte de esta inmensa construcción ya que también estaba previsto construir un conservatorio, una escuela de arte dramático, diversos talleres relacionados con el mundo del espectáculo, un museo de artes escénicas e incluso un centro comercial, lugares que quedarían divididos en las cinco o siete plantas con las que iba a contar el edificio.

También la arquitectura de esta construcción iba a suponer en sí mismo un escenario ya que, tal y como explicó el arquitecto encargado de su diseño, Ignacio Vicens y Hualde, “el espectáculo comenzaría antes de entrar”. El vidrio serigrafiado con pan de oro que iba a utilizarse en el exterior, junto a su acceso barroco y al expresionismo utilizado en su diseño, hacían pensar que este proyecto se trataba de una idea demasiado caprichosa, aunque según Vicens y Hualde, era “mucho más razonable de lo que parecía a simple vista”.

El exterior del edificio albergaría de 2.000 a 3.000 plazas de garaje, a las que se accedería por una plaza con láminas de agua. También se proyectó para el lateral de la edificación una plaza con jardines.

El 12 de abril de 2004, José Luis Moreno organizó una gran gala para la presentación del proyecto. Durante el acto, Moreno reveló que las obras darían comienzo en septiembre de ese año y que el edificio se inauguraría en el año 2007.

Sin embargo, durante los tres años siguientes a la presentación no hubo ninguna noticia sobre el asunto. De hecho, en el año en el que estaba prevista su inauguración todavía no se había producido un avance reseñable en las obras de construcción. Pese a estos retrasos, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, así como el consistorio de la capital, mostraron su apoyo al empresario que, en teoría, había logrado hacer frente a los 150 millones de euros necesarios para invertir en el Coliseo.

Pero el tiempo siguió pasando y el Coliseo de las Tres Culturas seguía sin consumarse, hasta que, finalmente, se anunció la cancelación definitiva del proyecto y el Ayuntamiento comenzó a realizar los trámites necesarios para recuperar los terrenos alegando incumplimientos en los plazos de construcción y en los pagos de los cánones.

Una deuda de ocho millones

El Ayuntamiento de Madrid, hasta ese momento, había  hecho efectiva la cesión de los terrenos públicos a la productora de José Luis Moreno, aprobó su recalificación -de zona escolar a equipamiento cultural singular- y, ya bajo la Alcaldía de Alberto Ruiz-Gallardón, concedió en 2004 la licencia de obras. El regidor se confesó "sorprendido y fascinado" por el proyecto.

Pero no se llegó a colocar ni una sola piedra, porque los más 160 millones de euros prometidos por Moreno, al parecer, nunca existieron. En este sentido, el Ayuntamiento de Madrid tuvo que imponer a la productora de José Luis Moreno una penalización de un millón y medio de euros por incumplir los plazos.

Finalmente, en 2008, cuando ya era evidente que el proyecto nunca se haría realidad, el Ayuntamiento inició los trámites para recuperar los terrenos cedidos a Miramón Mendi. La empresa de Moreno adeudaba ya en esos momentos ocho millones del canon que se había comprometido a abonar al Consistorio. 

COMPARTIR: