28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Experto en asuntos de difamación, generó muchas críticas tras encargarse de la denuncia de la Duquesa de Sussex contra una agencia de prensa

Matthew Nicklin, el juez que decidirá sobre el futuro de Juan Carlos I, llevó el mediático caso de Meghan Markle

Matthew Nicklin.
Matthew Nicklin.
El próximo mes de enero la Justicia británica dirimirá si es o no competente para juzgar al Rey Emérito por la denuncia por acoso de la que fuera su amante, Corinna Larsen. El juez que decidirá al respecto es Mathew Nicklin, un viejo conocido de los medios en Reino Unido porque se encargó de la denuncia de Meghan Markle contra una agencia de prensa por unas imágenes tomadas en un parque en Canadá. Un escándalo que molestó especialmente a la prensa inglesa.

La Corte Suprema de Londres comunicará en enero su resolución sobre si la justicia británica es competente o no para juzgar al que fuera Jefe de Estado español por un presunto delito de acoso a la que fue su amante durante años, la comisionista Corinna Larsen

La alemana demandó ante la justicia británica al monarca español por un supuesto acoso llevado a cabo por Juan Carlos I y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desde 2012 hasta 2020 y que, según ella, habría incluido entradas en su propiedad, vigilancias ilegales y la organización de una campaña difamatoria contra su figura. 

El juez que tendrá que decidir si el monarca puede ser procesado en el Reino Unido es Matthew Nicklin. Nickin es el presidente de la Queen’s Bench Division, una de las cuatro secciones del Tribunal Superior de Inglaterra, considerada la más importante por la relevancia de los asuntos que suele instruir.

En febrero fue designado por esa misma sección como encargado de la lista de Medios y Comunicaciones, la conocida como lista MAC. En su momento, su nombramiento llamó mucho la atención a la prensa británica debido a su posición considerada beligerante contra la llamada prensa amarilla y por sustituir al Juez Warby que fue elevado al Tribunal de Apelación. 

Corinna Larsen. 

La lista MAC se ocupa de recoger los principales agravios de los medios de comunicación (difamación, uso indebido de información privada y reclamaciones en virtud de la Ley de Protección de Datos) y reclamaciones similares o relacionadas, incluida la falsedad maliciosa y el acoso que surgen de la publicación o amenaza de publicación por parte de la prensa o transmisión en las redes sociales. 

Matthew Nicklin nació en 1971 y creció en Pembrokeshire (Gales). Asistió a la escuela integral Tasker Milward en Haverfordwest y estudió derecho en la Universidad de Newcastle. Matthew se colegió como abogado y empezó a trabajar  en Sydney (Australia) con el despacho King Wood Mallesons y, de vuelta al Reino Unido, con el juez David Levine en la Corte Suprema de Nueva Gales del Sur. 

En su trayectoria como abogado particular representó a los demandantes de UCATT en su exitosa acción grupal contra un gran número de empresas de construcción por contratar de forma ilegal a varios empleados. Un proceso que recibió mucha publicidad en la prensa británica. 

Polémica sentencia de Meghan Markle

Más debate generó su papel como Juez en el caso de Meghan Markle. La esposa del Príncipe Harry denunció en marzo de 2020 a la agencia de prensa Splash News and Picture Agency por unas fotos que tomaron de ella y su hija Archie paseando en un parque en Vancouver (Canadá). El derecho a la intimidad de los miembros de la Casa Real inglesa generó de nuevo un intenso debate en la sociedad y en los medios del país. 

Meghan Markle. 

La resolución judicial generó mucha polémica. Por un lado, la agencia de prensa y la defensa de la Duquesa de Sussex llegaron a un acuerdo, según el cual la agencia se comprometía a no tomar fotografías no autorizadas de la familia del duque y la duquesa de Sussex.

El hecho de que el Príncipe, quinto en la línea de sucesión al trono británico, declarase que los flashes de las cámaras le recordaban al hostigamiento que vivió su madre, la princesa Diana de Gales, fallecida el 31 de agosto de 1997, escandalizó a la prensa del país que acusó al Duque de Sussex de estar mediatizado por su mujer Meghan Markle a la que un periódico llegó a acusar de "confundir ser miembro de la Casa Real con un rodaje de Hollywood". 

Una sentencia polémica que favoreció a Meghan Markle meses antes de tomar la decisión de abandonar tanto el país como la Corona, generando una crisis de imagen que obligó a la Reina Isabel II a tomar la decisión de apartarles de la institución.

COMPARTIR: