14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El análisis de este objeto incautado por la Guardia Civil en casa del imputado descarta que fuese usada para cometer el crimen

El machete de pescador de Sergio Saez no es el arma homicida que mató a Miriam Vallejo en Meco

Sergio Saez, único imputado por el crimen de Miriam Vallejo.
Sergio Saez, único imputado por el crimen de Miriam Vallejo.
El laboratorio de Criminología de la Guardia Civil sigue adelante con las pesquisas de uno de los crímenes más mediáticos de los últimos tiempos en España. El único detenido por el asesinato de Miriam Vallejo Pulido, de 25 años, es Sergio Sáez Medina, de 29 años, a quien se le incautó un machete, cuyo análisis ahora ha dado negativo como el arma homicida usada en el asesinato de Mimi.

Los investigadores de la Guardia Civil sigue adelante con las pesquisas de uno de los crímenes más mediáticos de los últimos tiempos en la región. El único sospechoso por el asesinato de Míriam Vallejo Pulido, de 25 años, el pasado 16 enero en el término municipal de Meco es, a juicio de los investigadores, Sergio Sáez Medina, de 29 años y vecino de Azuqueca de Henares (Guadalajara), aunque convivía desde hacía 3 meses con su novia Celia y la víctima.

 

Por ello, los especialistas de la Benemérita siguen con las indagaciones que lleven a apuntalar aún más la acusación sobre el sospechoso de matar a su compañera de piso y mejor amiga de su entonces novia de al menos 90 puñaladas.

 

Según ha publicado el diario ABC, el análisis al que se ha sometido el machete incautado en casa de los padres del imputado ha dado resultado negativo. Los agentes de la Guardia Civil, el día de su detención, el 13 de agosto pasado, registraron la vivienda y se llevaron ropa, la videoconsola y el mencionado cuchillo. Sobre el machete, aseguró que lo guardaba desde la muerte de su abuelo y que lo utilizaba para su gran pasión, la pesca.

Miriam Vallejo, asesinada en Meco.

Sin embargo, los especialistas de la Guardia Civil trasladaron el arma para su análisis y, según las fuentes consultadas, no se han hallado pruebas de que fuera el objeto con el que mató a Mimi, como se conocía familiarmente a Miriam.

 

De hecho, tal fue la violencia con la que la atacaron, que el autor dejó clavada parte de la hoja en el cuerpo de la joven. De no ser el arma homicida, se sospecha que el acusado pudo deshacerse de ella el mismo día de autos y que será bastante difícil dar con ella.

 

Otro elemento importante es la videoconsola a la que dijo que estaba jugando en la hora de la muerte, entre las 20.40 y las 20.50 horas, ya que una de sus principales coartadas consiste en que estaba "online" y hablando y chateando con su hermano cuando Mimi dijo que se marchaba a sacar a sus cuatro perros a pasear. Celia, en ese momento, estaba en el gimnasio.

 

El primer análisis de la Play Station 3 dio como resultado que estaba encendida en ese momento, pero no registró actividad de juego. Por eso, ahora, el Equipo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial está rastreando el disco duro del dispositivo, que tiene un lenguaje codificado y no se descarta pedir la colaboración del fabricante, Sony, para desencriptar la información de la PS3.

COMPARTIR: