25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Perteneció a los Servicios Especiales de la Benemérita y ganó el Ortega y Gasset de Periodismo por sus investigaciones donde firmaba 'Jesús Mendoza'

Muere el capitán Cervero por coronavirus: El guardia civil reconvertido en periodista que destapó el caso Roldán

José Luis Cervero.
José Luis Cervero.
El capitán de la Guardia Civil José Luis Cervero Carrillo ha muerto de coronavirus a los 73 años edad, según han confirmado a elcierredigital.com. El capitán Cervero fue un caso muy especial dentro de la Benemérita porque tras ser expulsado inicialmente del Cuerpo, pasó a formar parte como periodista del equipo de investigación de Diario 16, desde donde descubrió el caso Roldan. Sus reportajes los firmaba como Jesús Mendoza y le valieron el premio Ortega y Gasset.

Elcierredigital.com ha podido confirmarlo ahora, pero el capitán de la Guardia Civil José Luis Cervero Carrillo falleció a causa de la pandemia del coronavirus en marzo, justo en medio de lo más duro de la pandemia. Este diario conocía la noticia desde marzo pero sólo hemos podido confirmarlo ahora gracias a fuentes familiares y la labor de contraste que debe realizar el periodismo serio y riguroso por lo que hemos preferido esperar a contrastar el fallecimiento de Cervero en vez de publicar sin la necesaria labor de investigación.

Con él se ha ido buen periodista y un agente decidido y activo de los servicios especiales de la Guardía Civil. Una organización de la que fue expulsado tras ser condenado en primera instancia y al que volvió tras recurrir la sentencia y ganarla parcialmente.

Este hecho de su expulsión de la Benemérita, el Cuerpo por el que sentía devoción, hizo que se reconvirtiera en un brillante periodista de investigación, con la carga añadida de conocer por dentro los servicios especiales de la Guardia Civil. Así se convirtió en el periodista Jesús Mendoza, con gran conocimiento de la materia y escribiendo grandes y brillantes páginas de investigación en Diario 16.

Fue en 1991, cuando se incorporó al equipo de investigación de este mítico periódico. Allí firmaba sus reportajes con el pseudónimo de Jesús Mendoza. Sus investigaciones periodísticas en este diario, que entonces dirigía José Luis Gutiérrez, permitieron sacar a la luz el enriquecimiento del ex director socialista de la Guardia Civil, Luis Roldán, y la trama bajo la cual operaba: las sociedades en las que Roldán ocultaba su patrimonio, los títulos académicos falsos de los que se decía poseedor, el grupo de arquitectos a los que adjudicaba los proyectos de edificaciones para la Guardia Civil y el manejo de los fondos reservados en el Ministerio del Interior.

Sus aportaciones escritas fueron fundamentales al conocimiento público de uno de los mayores escándalos que se han producido en España en los últimos años. 

Luis Roldán.

En Diario 16 formaba pareja con el reconocido periodista de investigación José María Irujo, hoy en el diario El País. Irujo siempre ha sido un gran experto en la información relacionada con ETA, lo que ha constituido un eje importante de sus actividades periodísticas. Las aportaciones de ambos sobre el caso Roldán les sirvió para obtener el reconocimiento del jurado del Premio Ortega y Gasset, que ganaron en su duodécima edición.

Las revelaciones de ambos periodistas fueron consideradas por el jurado de los Ortega y Gasset como "una muestra de excelente trabajo de investigación y de gran seriedad informativa". Cervero ha sido el único guardia civil que ha logrado este reconocido premio periodístico otrogado por el grupo Prisa.

José Lus Cervero con uniforme de la Guardia Civil.

El capitán Cervero, o Jesús Mendoza, trabajó también como periodista en Liberación, La Tarde de Madrid y El Independiente, así como en los semanarios Panorama, Interviú y Tiempo, y en el Grupo Intereconomía, entre otros medios. Fue coautor, junto a José María Irujo, de los libros "Roldán, un botín a la sombra del tricornio" y "Comisión ilegal".

Una vida en la Guardia Civil

Desde 1965 perteneció a la Guardia Civil, habiendo estado destinado en los Servicios Secretos de Información. Estuvo durante varios años destinado en los servicios de espionaje y en los Grupos de Operaciones Especiales de la Guardia Civil, donde fue condecorado con cruces al Mérito de la Guardia Civil y al Mérito Militar. Al principio de los años ochenta, el entonces sargento de la Guardia Civil José Luis Cervero, estuvo a las órdenes de Cándido Acedo en la Unidad de Servicios Especiales (USE). Allí trabajó en los duros años de la guerra contra la banda terrorista ETA.

Sin embargo, tal y comunicó en su día la Dirección General de la Guardia Civil, fue expulsado del Cuerpo el 23 de noviembre de 1987, tras una condena por estafa de cuatro años de cárcel. Él recurrió y logró que la sentencia fuera revocada siete años más tarde por el Tribunal Supremo a cuatro meses de arresto. Lo que le permitió volver al cuerpo.

Tras su retorno a la Benemérita llevó investigaciones mediáticas, como el caso Guateque, una presunta trama de corrupción en la concesión de licencias en el Ayuntamiento de Madrid, que acabó en nada por una mala instrucción de cómo se realizaron las pesquisas. “Mala fe”, “sospechas sin sustento”, “agentes no identificados” y “grabaciones obtenidas sin autorización judicial”, forman parte del capítulo de condicionantes relatados en la sentencia contra los miembros de la Guardia Civil que estaban al mando del entonces subteniente Cervero

 También escritor

Pero donde Cervero también dejó su pluma fue en varios libros. Uno de los más señaldos fue  "Los rojos de la Guardia Civil",  publicado en 2006 por la editorial La Esfera de los Libros.

En la novela se relata como en los  años de la guerra española, fueron muchos los mandos y agentes de la Guardia Civil que no sucumbieron a los cantos de sirena de la «Nueva España». El mismo Franco pudo constatar que, en muchos lugares donde creía indudable el triunfo de su golpe militar, le salían al paso guardias civiles dispuestos a defender la legalidad del Gobierno al que servían, como siempre había aconsejado el duque de Ahumada, fundador del cuerpo.

En este libro describía las terribles circunstancias por las que se vieron obligados a pasar aquellos guardias «rojos» que, por su lealtad a la República, tuvieron que comparecer ante los piquetes de ejecución formados por los vencedores en 1936, así como las historias de quienes se salvaron de ellos y pasaron a poblar las cárceles y los campos de concentración creados por las autoridades franquistas para eliminarlos.

         Los rojos de la Guardia Civil, libro de Cervero.

En su adiós  cabe señalar que el capitán Cervero fue un caso muy especial dentro de la Bénemerita porque tras ser expulsado inicialmente del Cuerpo, pasó a formar parte de la élite del periodismo de investigación en España, primero en Diario 16 y luego en muchos mas medios, como Interviú. Sus reportajes, como Jesús Mendoza, son historia de España. Y asi lo recordaremos en su adiós. Como un brillante periodista y un activo guardia civil. 

COMPARTIR: