05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El detenido, Manuel, que tiene antecedentes por violencia machista, atrajo a la víctima hasta su vivienda engañándola y la retuvo durante seis días

El secuestrador y violador de su expareja en O Porriño: “Si intentas escapar te corto el cuello”

El Cierre Digital en Agentes de Policía y Guardia Civil en el momento de la detención del secuestrador en O Porriño.
Agentes de Policía y Guardia Civil en el momento de la detención del secuestrador en O Porriño. / Foto: Ayuntamiento de O Porriño.
Manuel, delincuente habitual, con antecedentes por violencia machista, secuestró durante seis días a su ex pareja para convertirla en su esclava sexual. El agresor, ya en prisión provisional por orden del juez, atrajo a la víctima hasta la vivienda engañándola y allí la retuvo hasta que la policía local echó abajo la puerta y consiguió liberarla poniendo fin a esta historia de terror. La policía acudió gracias a una vecina que leyó las notas que ésta tiraba por la ventana pidiendo ayuda.

Manuel, viejo conocido de la Policía, se escondía desde hace más de un año de una orden de busca y captura para ingresar en prisión por sus últimos delitos. No quería salir de la vivienda de unos familiares en la que se ocultaba en el municipio pontevedrés de O Porriño, así que ideó una trampa para atraer hasta allí a su expareja, una mujer de 26 años.

Manuel llamó a su expareja y le puso un cebo. Como él le debía una cantidad de dinero, le envió un mensaje enseñándole una foto del dinero de la deuda y apremiándola a venir al domicilio. Ella acudió, entró y ya no salió. En la vivienda, el agresor la atacó con violencia golpeándola en la cara y en el cuerpo, y agrediéndola sexualmente en varias ocasiones. “Si intentas escapar, te corto el cuello”, le dijo. Una amenaza muy creíble ya que partía de un sujeto que tiene numerosos antecedentes por robo con violencia y agresión sexual.

Aterrorizada, y bajo la vigilancia continua de su secuestrador, la víctima consiguió escribir un par de notas en las que indicaba su nombre, el del secuestrador, y los datos de la vivienda. Las notas incluían una advertencia siniestra: si el secuestrador se enteraba la mataría. La mujer arrojó las notas por la ventana y se encomendó a la suerte, que llegaría a las 6:30 de la mañana encarnada en una vecina que salía a trabajar. La vecina llamó rápidamente al 112 y se puso a disposición de la policía local a la que entregó las dos notas manuscritas.

Daniel Rodríguez, jefe de la Policía Local de O Porriño, explicaba cómo el primer paso fue interrogar, junto a la Guardia Civil, a la vecina y confirmar la credibilidad del contenido de las notas. Efectivamente, en ese bloque de viviendas había un piso propiedad de familiares de un sujeto extremadamente violento y ya conocido por su comportamiento delictivo. Esa fue la conexión entre el nombre del supuesto agresor que relataban las notas de auxilio y la vivienda donde permanecía secuestrada la mujer. Además, había una denuncia previa por parte de la familia de la víctima que alertaba de la desaparición de la mujer desde el día 19 de julio. Todo cuadraba.

El rescate de la mujer secuestrada en O Porriño

Guardias y policías se desplazaron hasta el bloque de viviendas, subieron hasta el piso y tocaron la puerta. Nadie contestaba, no se escuchaba ni un solo ruido, lo que les hizo pensar que la víctima quizá había huido. Desde que recibieron el aviso los agentes habían cercado el bloque y vigilaban la entrada y salida de cualquier persona. Tras unos minutos de deliberación, decidieron entrar por la fuerza ya que se trataba de un caso que suponía una situación de riesgo grave para una persona.

Concello de O Porriño, en Pontevedra, donde el acusado mantuvo secuestrada a su expareja.

La entrada de los policías fue fulminante, tres agentes derribaron la puerta de dos golpes secos, entraron en la vivienda con rapidez y localizaron a Manuel mientras dormía en una habitación. No tuvo opción a resistirse. Junto a él, agachada a los pies de la cama, encontraron a la víctima aterrorizada. La mujer lloraba y temblaba de miedo. Fue trasladada al hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo donde, tras un examen forense que detectó las agresiones sufridas, recibió el alta y acudió a poner la correspondiente denuncia.

Manuel, por su parte, se negó a declarar en las dependencias policiales, pasando el asunto a manos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Vigo. Tras pasar 24 horas arrestado en los calabozos de la Guardia Civil, los agentes presentaron al detenido ante la titular del Juzgado número 3 de O Porriño que decretó su ingreso inmediato en prisión provisional. El supuesto violador está investigado por los delitos de detención ilegal, lesiones y agresión sexual.

Según fuentes policiales, Manuel había protagonizado un hecho similar hacía unos meses en un municipio vecino sin que hasta el momento se hubiera conseguido localizarle, motivo por el que también se le buscaba, además de por varios robos con violencia y la orden de entrada inmediata en prisión.

COMPARTIR: