16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTA ESTADOUNIDENSE, de 33 años, FUE DETENIDA POR PROVOCAR LA EVACUACIÓN DE LA FÁBRICA DONDE TRABAJABA SU PAREJA en la localidad de Etna

Una mujer lanza dos amenazas falsas de bomba para pasar más tiempo junto a su novio

Imagen de la planta Puritan donde trabajaba su marido que fue amenazada de bomba
Imagen de la planta Puritan donde trabajaba su marido que fue amenazada de bomba
El amor en algunas ocasiones incita a hacer locuras. Este ha sido el caso de una mujer estadounidense que vio razonable llamar a la empresa de su marido avisando de la colocación de varias bombas en el edificio. La amenaza era falsa y tenía el único propósito de provocar la evacuación de los trabajadores para poder tener una cita con su novio.

Kayla Blake, una mujer de 33 años de la localidad de Etna, en Maine, fue arrestada estos días por varias amenazas de bomba falsas realizadas al lugar de trabajo de su novio. Los avisos de peligro por la existencia de explosivos en el edificio provocaron la evacuación multitudinaria de gran parte de los trabajadores y la interrupción de las operaciones de fabricación en Puritan Medical Products, circunstancias que han sido consideradas como agravantes del delito consumado por esta mujer.

A las 9 de la mañana la mujer llamó a la policía estatal de Maine y alertó de que iba a colocar una bomba en la planta Puritan en 129 North Main St. En un primer momento, la policía no tomó en consideración la llamada por lo que la mujer insistió con una segunda llamada dos horas más tarde en la que aumentaba la cantidad de artefactos a cuatro bombas de tubería

Tras el segundo aviso, la Policía estatal notificó a la policía de Pittsfield de la situación de supuesto peligro comenzando los trabajos de rastreo de llamadas para intentar localizarlas. Los agentes del condado de Penobscot consiguieron encontrar a la mujer gracias a las declaraciones de sus vecinos en Etna. Kayla reconoció que estas bombas no existían y las amenazas eran falsas.

Kayla Blake fue arrestada por la policía gracias a las declaraciones de sus vecinos

Fue trasladada a la cárcel del condado de Somerset acusada de un delito grave. La fianza se fijó en 1.500 dólares y se le impuso una orden de alejamiento con respecto a la empresa Puritan y la prohibición de contactar con la compañía. La empresa tuvo que evacuar sus dos plantas de fabricación en Pittsfiel, próximas entre sí. Los trabajadores del primer turno tuvieron que irse a sus casas y se comunicó a los del segundo turno que quedaban exentos de la jornada laboral. 400 personas se vieron afectadas. La evacuación provocó la pérdida de un día completo de fabricación.

Entre las 400 personas evacuadas de la fábrica se encontraba el novio de Kayla que, en realidad, era su objetivo. Sin embargo, la intención de pasar un día libre con su novio no salió como ella esperaba gracias a la colaboración de los distintos cuerpos de seguridad involucrados en el caso.

COMPARTIR: