28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar del mensaje pacífico de los extremistas, todo hace pensar que se volverá a la prohibición del trabajo de las mujeres fuera de sus hogares

Medio siglo de conflicto en Kabul: Desde la República de Afganistán hasta la vuelta de los talibanes

Imágenes de una televisión catarí sobre la toma del palacio presidencial por los talibanes
Imágenes de una televisión catarí sobre la toma del palacio presidencial por los talibanes
Desde la consecución de las aspiraciones republicanas de Afganistán, este ha sido un país caracterizado por los conflictos internos que han dado paso a los diferentes gobiernos de la nación. En los últimos años el apoyo de las fuerzas internacionales, especialmente de Estados Unidos, había provocado una disminución de las ofensivas talibanes. La salida de las tropas estadounidenses desde el mes de mayo ha derivado en la vuelta al poder del islamismo radical.

La independencia de Afganistán en el siglo XVIII dio paso a un régimen monárquico que se mantuvo hasta el 1973. Pero ese año, un revolucionario llamado Daud derrocó al rey Zahir Shah e instauró la República de Afganistán que, en sus primeros años, estuvo marcada por el conflicto entre el Partido Revolucionario Nacional y el Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA). Este último llevó a cabo una revolución para hacerse con el poder. La ejecución del presidente que tenía buenas relaciones con la URSS provocó el apoyo soviético y el establecimiento de una república socialista.

La Unión Soviética invadió militarmente el país con la intención de establecer las doctrinas de Moscú en el gobierno afgano. Además, su intervención dio lugar al inicio de una guerra interna entre el gobierno y la guerrilla islámica. Este grupo con una profunda ortodoxia islamista fue creciendo en poder gracias a la ayuda y financiación de Arabia Saudí, Pakistán y Estados Unidos. Los estadounidenses llevaron a cabo la “Operación Ciclón” con la intención de reclutar fundamentalistas islámicos para derrotar a la URSS y el gobierno socialista de Afganistán.

Las tropas afganas socialistas que luchaban contra los estadounidenses y los ortodoxos islamistas

Este conflicto entre los socialistas y los radicales religiosos terminó a finales de los 80 con la retirada de las tropas soviéticas de la zona. Los muyahidines consiguieron en 1992 hacerse con el poder y crear el Estado Islámico de Afganistán. Este régimen, caracterizado por la imposición de la Sharia, también se vio golpeado por las luchas internas y los ataques de países vecinos como Pakistán, Irán y Uzbekistán.

El conflicto que daría lugar al siguiente régimen sería étnico entre los talibanes y los señores de la guerra que controlaban el país. La etnia talibán con la ayuda de Arabia Saudí, Pakistán y las fuerzas árabes de Osama Bin Laden tuvo éxito en su enfrentamiento contra los líderes de las regiones. Al igual que en este 2021, los talibanes comenzaron a conquistar ciudades hasta que en 1996 se hicieron con la capital e instauraron lo que posteriormente se denominó el “reino del terror”.

El régimen teocrático de los talibanes se denominó de esta manera por las normas extremas impuestas basadas en la máxima ortodoxia islámica. Las mujeres durante los cinco años que duró su gobierno no pudieron trabajar ni estudiar. Tampoco podían salir de casa si no iban acompañadas y no gozaban de los derechos fundamentales. Las condenas según la ley islámica como la ejecución o la amputación se practicaron. Además, existía la censura artística. La vuelta del islamismo y la posibilidad de recuperar estas políticas provoca el miedo en la población.

Los atentados del 11-S de 2001 perpetrados por militares de Al-Qaeda apoyados por los talibanes despertó la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos. El país norteamericano lanzó un ultimátum a Afganistán para que entregara a Bin Laden y a los miembros del grupo terrorista islámico de Al-Qaeda. La negativa del gobierno talibán terminó con otra invasión internacional. La OTAN con la “Operación Libertad Duradera” derrotó a los talibanes y consiguió la implantación de un modelo prooccidental, pero sin la consolidación de una democracia plena en el país.

Militares de la OTAN durante la operación Libertad Duradera contra el Estado Islámico de Afganistán

La caída del gobierno talibán no acabó con los islamistas. Los talibanes consumaron actos terroristas en el país, ya que seguían controlando algunas partes de Afganistán. A partir de 2011 aumentaron su influencia en otras zonas y eso provocó que el gobierno estadounidense aumentase la cifra de militares. Pese a esto, la influencia islámica no desaparecía del país por lo que se comenzó a creer en una solución pacífica.

El pacto entre Estados Unidos y Talibanes por la paz se firmó en 2020 y los militares norteamericanos se fueron retirando del país para cumplir con ello. Sin embargo, esta retirada de las tropas estadounidenses ha provocado el final del intento democratizador del país y la vuelta de los talibanes al poder por la fuerza. Sin el apoyo internacional, el gobierno de Afganistán no ha podido contener a los militares talibanes que han conquistado todos los emplazamientos importantes del país. Las imágenes caóticas que llegan desde el aeropuerto son una muestra del miedo que supone para muchos la vuelta del islamismo radical al poder.

COMPARTIR: